Mexicanos prefieren que gane las elecciones Barack Obama

El demócrata es identificado por 95% de la población, mientras que sólo 25% conoce a Mitt Romney, según la encuesta BGC-Excélsior

COMPARTIR 
05/11/2012 11:47 Ulises Beltrán y Alejandro Cruz/ BGC, Ulises Beltrán y Asocs., S. C.

CIUDAD DE MÉXICO, 5 de noviembre.- Al igual que hace cuatro años, Barack Obama, actual presidente de Estados Unidos, es el preferido de los mexicanos para que gane las elecciones de su país. Su contrincante, el republicano Mitt Romney, es poco conocido en México y, por tanto, no genera amplia simpatía, según se desprende de la encuesta telefónica nacional BGC-Excélsior sobre los próximos comicios en la Unión Americana.

Las elecciones presidenciales de Estados Unidos son un tema que sólo interesa a la mitad de la población de nuestro país (46%). La otra mitad se muestra indiferente (49%). El presidente Barack Obama es, por mucho, el preferido de la opinión pública mexicana para que gane, pues 58% se inclina por él, contra sólo 16% que se pronuncia por Mitt Romney. El gusto por Obama es casi similar al que se expresó en 2008 (63%), cuando compitió contra John McCain (gráfico 1).

La mayor preferencia por Obama en México está influida fuertemente por el hecho de que mientras él es altamente identificado por la población mexicana (95% sabe de él), Romney es bastante desconocido (sólo 25% lo ha oído nombrar). Además, el Presidente estadunidense es bien visto aquí: 61% cuenta con una opinión buena o muy buena de él y un porcentaje similar piensa que ha gobernado bien a su país (gráfico 2).

Por este fuerte contraste entre la presencia de Obama y la de Romney, no sorprende que se piense que lo que más le conviene a México es la reelección del actual mandatario norteamericano (58% menciona a Obama contra 18% que señala a Romney).

De igual manera, en cada aspecto relevante de la relación entre México y EU, se piensa que el candidato demócrata es el prospecto más idóneo (gráfico 3). Así, a Obama se le cita como el más indicado para que haya una mejor relación bilateral (66%), para obtener mayores facilidades para exportar productos mexicanos (59%), para alcanzar un acuerdo migratorio (56%), para apoyar más la estabilidad económica de México (54%), para apoyar el combate al narcotráfico (53%) y para reducir el tráfico de armas hacia nuestro país (50%).

En suma, para los mexicanos, si Obama se reelige, a nuestro país le irá mejor (gráfico 4), incluso comparado con el primer periodo de gobierno del actual mandatario (56%). En cambio, Romney es un enigma para 42%, pues no se sabe cómo resultará para nuestro país, y únicamente 20% cree que con candidato republicano como presidente, México se beneficiará más que en los cuatro años que ha gobernado su rival demócrata
(gráfico 5).

Este optimismo de los mexicanos hacia Obama no deja de ser paradójico, pues los resultados de la gestión de este Presidente en los temas más críticos de la relación bilateral dejan que desear entre la opinión pública de nuestro país (gráfico 6); la mayoría cree que ha hecho poco o nada para mejorar la situación de los migrantes indocumentados mexicanos (82%), para colaborar en el combate a los cárteles del narcotráfico (73%) y para aumentar el intercambio comercial entre los dos países (71%). Aún así, se tiende a pensar que en comparación con el gobierno de George W. Bush (gráfico 7), a México le ha ido mejor con Obama (49%).

La expectativa es que gane Obama (68% lo menciona como previsible vencedor). En cualquier caso, sea quien sea el que gane las elecciones presidenciales en la Unión Americana, la población mexicana ve con optimismo el trato que llevará el triunfador con el próximo mandatario mexicano, Enrique Peña Nieto.

En contraste con la relación que ha tenido Calderón con Obama, 41% piensa que será mejor la de Peña con Romney, y 55% opina de esa manera de la eventual relación entre Peña y Obama.

El futuro mandatario norteamericano tiene enfrente el reto de mejorar la percepción que se tiene en México de su país. La percepción general que los mexicanos expresan de la relación bilateral oscila entre regular (41%) y positiva (38%).

En lugar de que prevalezca la admiración y un sentimiento fraternal hacia Estados Unidos, sigue habiendo indiferencia y hasta desconfianza. El problema que por mucho es el más mencionado como principal en la relación bilateral es el asunto migratorio (61%). El narcotráfico sólo es citado por 8%, pese a la implicación de Estados Unidos como principal foco de demanda de drogas y del comercio de armas hacia México.

Comentarios

Lo que pasa en la red