Caos en El Vaticano por escándalo de filtraciones; va por más soplones

La detención del mayordomo del Papa ocurre precisamente cuando la Santa Sede intentaba demostrar transparencia

COMPARTIR 
28/05/2012 00:00 Notimex y AFP
Caos en El Vaticano por escándalo de filtraciones; va por más soplones

CIUDAD DEL VATICANO, 28 de mayo.— La Santa Sede conduce una escrupulosa investigación sobre los motivos del mayordomo pontificio para traicionar la confianza del papa Benedicto XVI y encaminada a identificar posibles cómplices en la filtración de documentos confidenciales.

Ayer trascendieron detalles del proceso judicial que tiene como protagonista a Paolo Gabriele, de 46 años de edad, “ayudante de cámara” de los aposentos papales y arrestado el pasado miércoles en posesión ilícita de material reservado.

Conocido como Paoleto, el mayordomo se encuentra recluido en una celda del cuartel de la Gendarmería Vaticana.

Según informó el portavoz de la Sede Apostólica, Federico Lombardi, el imputado ya eligió a dos abogados de confianza que lo representarán ante los tribunales vaticanos donde deberá responder por el delito de “robo agravado”.

La prensa italiana revivió ayer la hipótesis de un complot contra el Papa, en el cual estarían involucrados otros empleados de la Santa Sede.

Y aunque todavía no se han verificado otras detenciones, Lombardi no descartó esa posibilidad advirtiendo que “si es necesario ejecutar otros actos, se ejecutarán”.

La Comisión de Cardenales responsable de identificar a los filtradores (se habla de unos 20 en total, distribuidos en diversas oficinas papales) trabaja en estrecho contacto con la Gendarmería Vaticana con el objetivo de llegar a fondo del escándalo.

La prensa italiana señaló la posibilidad de que el mayordomo sea un “chivo expiatorio”, pues siempre fue conocido como una persona devota y fiel al Papa.

De acuerdo con el diario italiano La Repubblica, entre los otros responsables de la filtración estaría una joven mujer, casada, que presta servicio en el Palacio Apostólico.

Agregó que la mujer, que presta servicio al pontífice desde la época de Juan Pablo II y no responde al secretario de Estado del Vaticano, Tarcisio Bertone,
habría acompañado en marzo pasado al Papa en su viaje a México y Cuba.

“Vaticano, caza a los cómplices”, titula en primera página el diario La Stampa. “Los investigadores buscan confirmaciones, pruebas, cómplices y un
eventual nivel superior”, escribe el rotativo.

“El mayordomo habla, el Vaticano tiembla, caza contra los instigadores: hay una mujer”, escribe en primera página La Repubblica.

“También hay una mujer entre los topos del Vaticano, una laica que trabaja en el Palacio Apostólico”, escribe el diario, que la describe como “joven”, “casada”.

“Nadie cree que el mayordomo fuera capaz de orquestar en solitario el VatiLeaks y se mira hacia un nivel superior, eclesiástico”, aseguró.

Un libro publicado hace ocho días contiene documentos confidenciales del Papa, que ilustran numerosos debates internos, por ejemplo: la situación fiscal de la Iglesia o los escándalos sexuales de los Legionarios de Cristo.

Protestan por actuar papal

Decenas de manifestantes criticaron al papa Benedicto XVI por lo que consideraron su falta de interés por la desaparición en 1983 de Emanuela Orlandi, la hija de un empleado del Vaticano.

“¡Vergüenza! ¡Vergüenza! , gritaron los manifestantes en la Plaza de San Pedro, tras la oración dominical, lamentando que el Papa no citara a Orlandi durante los saludos a la oración.

“Venimos de toda Italia para escuchar al Papa pronunciar el nombre de Emanuela Orlandi, pero, una vez más, nos iremos decepcionados”, declaró a la prensa una manifestante. Es como una bofetada para Emanuela”, dijo otra joven.

Relacionadas

Comentarios