Narcoviolencia vuelve a Jalisco; hallan 18 cuerpos en dos vehículos

El estado es disputado por los cárteles de Sinaloa-Golfo contra Zetas-Milenio; autoridades y analistas coinciden en que los asesinatos de ayer son una respuesta a los 23 de Nuevo Laredo, del 4 de mayo

COMPARTIR 
10/05/2012 07:07 Aurora Vega
Narcoviolencia vuelve a Jalisco; hallan 18 cuerpos en dos vehículos

CIUDAD DE MÉXICO, 10 de mayo.- Jalisco se convirtió en parte del escenario donde la narcoviolencia ha repuntado.

Autoridades del estado reportaron ayer el hallazgo de 18 personas decapitadas en dos camionetas en el municipio Ixtlahuacán de los Membrillos. La mayoría de los cuerpos estaba en avanzado estado de descomposición.

De acuerdo con autoridades federales, los casos de violencia extrema en el país han dejado 67 muertes en sólo 11 días por enfrentamientos Armados entre organizaciones criminales y por tiroteos contra el Ejército.

Por su relevancia destacan las 26 personas sin vida registradas como resultado de diversas balaceras en Sinaloa, entre el 28 de abril y el 2 de mayo.

Asimismo los 23 cuerpos encontrados en un puente en Tamaulipas, el pasado 4 de mayo.

De acuerdo con información preliminar con la que cuenta el gobierno federal, la rivalidad delincuencial se focaliza en el norte del país y en algunos municipios considerados puntos neurálgicos para el trasiego de estupefacientes, de indocumentados y de contrabando.

En Jalisco, las organizaciones que se disputan el territorio son el cártel de Sinaloa, que encabeza Joaquín El Chapo Guzmán, en asociación con el cártel del Golfo, contra Los Zetas, quienes formaron una alianza con las reminiscencias del cártel del Milenio.

Cárteles llevan a Jalisco vendetta

La violencia en el país repuntó  en los días recientes por la rivalidad delincuencial, ya que sólo en 11 días 67 personas han sido asesinadas por enfrentamientos armados o vendettas entre grupos del crimen organizado, según reportes oficiales de la Procuraduría General de la República (PGR), luego de haber iniciado averiguaciones previas y actas circunstancias por diversos eventos criminales.

En un acto de violencia, ayer  en el municipio de Ixtlahuacán de los Membrillos, Jalisco, fueron encontrados 18 personas asesinadas en dos vehículos, la mayoría de ellas en avanzado estado de descomposición.

La Procuraduría de Justicia del estado de Jalisco informó que se habían contabilizado 18 cabezas y diversas partes de cuerpos desmembrados.

Las autoridades estatales informaron a la PGR que en los vehículos donde fueron encontrados los cadáveres había un mensaje firmado por la alianza Zetas–Milenio, como parte de una venganza de las 23 personas que fueron ejecutadas hace cinco días en Nuevo Laredo, Tamaulipas, donde se encontró a nueve de ellas colgadas de un puente.

El asesinato de las 18 personas quedó asentado en el acta circunstanciada PGR/JAL/AG1M1/1886/2012, que abrió la dependencia federal como constancia de hechos.

Los muertos en Nuevo Laredo se presume que pertenecen a la organización delictiva de Los Zetas, en tanto que los muertos en Jalisco se presume que pertenecen al cártel del Golfo y de Sinaloa, asesinatos que obedecen a la lucha por el apoderamiento de las plazas y de las rutas para el trasiego de la droga, según revela información preliminar de la PGR.

De acuerdo con información preliminar con la que cuenta el gobierno federal de las Fuerzas Armadas, la rivalidad delincuencial se focaliza en el norte del país y en algunos municipios donde se consideran puntos neurálgicos para el trasiego de estupefacientes, de indocumentados y de contrabando.

En Jalisco, las organizaciones criminales que se disputan el territorio son el cártel de Sinaloa, que dirige Joaquín Guzmán Loera, El Chapo, en una asociación con el cártel del Golfo, a través del grupo denominado cártel de Jalisco Nueva Generación, y su brazo ejecutor denominado Matazetas, también autonombrados como La Resistencia, y quienes se hacen llamar Cárteles Unidos,   contra Los Zetas, quienes formaron una alianza con las reminiscencias del cártel del Milenio.

De acuerdo con información de las Fuerzas Armadas, el abatimiento de líderes del narcotráfico como Nacho Coronel, ha provocado en muchos casos la fragmentación de grupos criminales que se han diseminado por el territorio mexicano creándose células criminales que delinquen para poder obtener beneficios económicos o que se han integrado a otras estructuras del crimen organizado, como es el caso de Jalisco y Zacatecas.

Las organizaciones criminales mantienen una intensa lucha en varios estados del país. Son los casos de Sinaloa, Sonora y Baja California donde se disputan la plaza el cártel de Sinaloa contra la asociación Beltrán Leyva –Zetas y Arellano Félix; en Chihuahua el cártel de Juárez contra el de Sinaloa; y en Tamaulipas y Nuevo León la disputa entre Zetas y cártel del Golfo. 

Especialistas en derecho y seguridad nacional coinciden en que derivado de la extrema violencia que se vive en el país, el Presidente de la República junto con el Congreso de la Unión deben decretar la suspensión de garantías en varios municipios y entidades del país para frenar la violencia que perjudica a la población en general.

El doctor José Luis Prado Maillard, director de la Facultad de Derecho y Criminología de la Universidad de Nuevo León afirma que los cadáveres encontrados, tras haber sido torturados en una forma extrema de violencia,  obedece a la rivalidad que sostienen las organizaciones criminales en todo el país.

“Lo que estamos viendo en este momento es una guerra entre cárteles después de una tregua que duró sólo un tiempo. Vemos que hay muertos en Jalisco y es un grupo criminal tomando la venganza por las acciones de otro por lo ocurrido en Tamaulipas donde fueron colgados varios cadáveres,  y es muy claro que es una guerra entre ellos, pero generan una gran inestabilidad, temor, sicosis y mucha inseguridad en la sociedad, que pide frenar esta situación”, señaló Prado Maillard.

El especialista afirma que el Presidente junto con el Poder Legislativo tendría que analizar esta ley para aplicar el artículo 29 constitucional donde se prevé la suspensión de garantías bajo circunstancias especiales.

En tanto, el general retirado Luis Garfias Magaña afirma que el Ejecutivo federal junto con el Poder Legislativo tienen que aplicar de manera urgente el artículo 29 constitucional para la suspensión de garantías en algunos estados de la República donde se vive una extrema violencia.

A consideración del general, los estados de Tamaulipas, Sinaloa, Sonora, Chihuahua, y Jalisco, tendrían que ser objeto de análisis del Presidente de y de los legisladores federales para aplicar la medida en algunas zonas de esas entidades para proteger a la población civil.

“En México sólo se ha impuesto esa medida en 1942, sólo una vez, pero ante la extrema violencia que vemos y que nunca había vivido este México es necesario restringir la actividad de los delincuentes, quienes aplican para ellos mismos suspensión de garantías para protegerse, por lo que es necesario que nuestras autoridades apliquen las medidas que sean para terminar con esta violencia”, dijo el general Garfias Magaña.

Para el militar retirado, la aplicación de suspensión de garantías no es una medida que se tiene que tomar a la ligera, ni con tintes partidistas, ya que en este momento los mexicanos tienen que tener la seguridad de que el gobierno federal está velando por su seguridad más allá de medidas populistas

“Cualquiera que vea como se encuentra el país tiene que tomar decisiones fuertes para aplicar las medidas que sean para proteger a la gente.”

Síguenos en Twitter @Excelsior_Mex

No te pierdas: Las más leídas 

Relacionadas

Comentarios