CIUDAD DE MÉXICO, 15 de noviembre.- Don José Sulaimán, presidente del Consejo Mundial de Boxeo, argumenta que al CMB no le gusta meterse en asuntos de otros organismos. Sin embargo, como aficionado él también vio ganar a Juan Manuel Márquez y no entiende qué vieron los jueces Dave Moretti y Glenn Trowbridge para darle el triunfo a Manny Pacquiao, en el MGM Grand de Las Vegas, Nevada.

Luego, suelta el gancho al hígado: “se trata de un asunto de negocios de los promotores que envuelven las barajas a su antojo, que hacen lo que quieren y se pasan a un lado a todos los demás. Ese es el boxeo que se ve en ese ambiente, ahí en Las Vegas”.

Respeta que la Organización Mundial de Boxeo (OMB), que dirige Francisco Valcárcel, se deslinde del veredicto de los jueces en cuestión, pero asegura que en parte los boxeadores mexicanos tienen la culpa.

“Es cierto que la Comisión Atlética de Nevada tiene cierta animadversión por los pugilistas mexicanos, pero ellos no hacen nada para que eso cambie. Van como mansitos a pelear allá sin poner condiciones y dejan toda la responsabilidad al organismo internacional”.

No se explica cómo es que otros organismos permitan que la Comisión Atlética de Nevada imponga a sus jueces, sobre  todo cuando se repite un par de jueces (Moretti y Trowbridge) que calificaron la pelea de Pacquiao ante Mosley. “El CMB ha tenido peleas en Las Vegas y nosotros insistimos en que cuando se pelea allá por lo menos dos de los jueces sean reconocidos por el Consejo”.

Reitera que la OMB sabe lo que hace, pero “nosotros sí metemos las manos cuando sucede algo como en la pelea Pacquiao-Márquez”. Y como ejemplo puso un combate en el que el mexicano Humberto Soto fue descalificado por un réferi. “Cuando nosotros vimos eso, inmediatamente recurrimos a la repetición instantánea en video y se comprobó que no hubo golpe incorrecto de Soto. La Comisión de Nevada había decretado triunfo del rival dominicano, pero el CMB lo desconoció”.

Reconoció que para el tercer combate entre el mexicano y el campeón filipino, le daba pocas esperanzas a Márquez. “Pero vi la mejor de sus peleas y, como a muchos otros, me gustó que me haya callado la boca”.

¿Una cuarta contienda? “El boxeo nunca me hace caso, pero yo le sugeriría a Juan Manuel que se retire y haga felices a su mujer e hijos. Pero si el ofrecimiento económico es atractivo, yo no lo vería mal. Sabe, además, que en el CMB tiene las puertas abiertas”.

“Existe discriminación”

Fernando Beltrán, promotor de Juan Manuel Márquez aseguró no tener el mínimo respeto por la Comisión Atlética de Nevada, la que impone los jueces cada vez que se pelea en Las Vegas. “Hay una discriminación impresionante hacia los mexicanos en todos los sentidos: en las exigencias, requisitos y el trato”.

Y dice que no es la primera vez. Por ello insiste en que los organismos internacionales deberían poner mayor atención. “Fue un robo descarado y por ello Juan Manuel se merece un cuarto enfrentamiento”.

Al respecto, agregó que respetará la decisión de Márquez, si se retira o busca otra pelea por el título ante Pacquiao. “¿Otra pelea en Las Vegas? No necesariamente”.

La filosofía del Púas

La otra voz fue la de un viejo conocido. Rubén Púas Olivares le aconseja a Juan Manuel que en la próxima pelea tiene que noquear al filipino para evitar “dudas” entre los jueces. “Aunque si es en Las Vegas, son capaces de levantar a Pacquiao de la lona y alzarle la mano”.

La OMB se lava las manos

El presidente de la Organización Mundial de Boxeo (OMB), Francisco Valcárcel, se deslindó de los jueces que le dieron el triunfo al filipino Manny Pacquiao sobre el mexicano Juan Manuel Márquez.

Frente a la avalancha de críticas y dudas expresadas por conocedores y público en general, en el sentido de que el resultado del combate fue un “robo” a Márquez, Valcárcel, que fungió como supervisor de la OMB en este encuentro, aclaró que “contrario a lo que se ha indicado, la OMB no nombró los jueces para esta pelea. La jurisdicción para ello (nombrar los jueces) la tiene únicamente la Comisión Atletica del estado de Nevada. La OMB le da una lista a la Comisión y ellos escogen y nombran a los oficiales que trabajarán en la pelea, designando en esta ocasión a tres jueces del estado de Nevada”.

La votación del combate fue de 114-114 para el juez Robert Hoyle, mientras que Dave Moretti registró 115-113 y Glenn Trowbridge dio 116-112, ambos a favor de Pacquiao, que se llevó una bolsa de 22 millones de dólares.

Valcárcel manifestó que tanto los representantes de Pacquiao como los de Márquez conversaron luego del pleito, para celebrar una cuarta reyerta entre los púgiles y que, de llegar a los acuerdos pertinentes, “la OMB estaría completamente de acuerdo en que se lleve a cabo otro combate”.

Tanto Moretti y Trowbridge sirvieron como jueces en la última pelea de Manny Pacquiao y Shane Mosley.

Visita nuestro especial: La tercera batalla: Pacquiao-Márquez