DAEGU, 28 de agosto.- El jamaquino Yohan Blake puso fin el domingo a tres años de monopolio de Usain Bolt en competencias de velocidad al ganar el título mundial de los 100 metros llanos en Daegu, donde el campeón defensor quedó dramáticamente descalificado por una largada nula.

Bolt, dueño del récord mundial en la prueba, se rasgó las vestiduras tan pronto como el segundo disparo indicó su largada nula y abandonó desconsolado la pista, poniendo fin a tres años de dominio sobre la prueba más corta del atletismo.

Sin embargo, el campeón olímpico renunció a la autocompasión tras ver a su compatriota jamaiquino llevarse el título.

"¿Quieren verme llorar?", preguntó. "Eso no va a suceder", sostuvo.

Blake, de 21 años y compañero de entrenamiento de Bolt, fue el mejor en ausencia del corredor estrella y extendió los brazos mientras cruzó la meta en 9,92 segundos para reclamar su primer gran título.

"Es una sensación maravillosa. He rezado toda mi vida por este momento", manifestó Blake. "Le digo a la gente que cualquiera puede hacerlo, sólo hay que estar concentrado y rezar. Mi compañero de entrenamiento Bolt no estaba y yo hice el trabajo", continuó.

El estadounidense Walter Dix superó a Kim Collins y consiguió la medalla de plata con un tiempo de 10,08 segundos. Collins, campeón del 2003 y oriundo de San Cristóbal y Nieves, logró el bronce del campeonato del mundo con 10,09.

La presea plateada de Dix es la primera que consigue en un Mundial, aunque ya había ganado el bronce en los 100 y 200 metros en los Juegos Olímpicos de Pekín 2008.

Bolt era considerado vulnerable después de una temporada poco estelar en relación con sus habituales marcas, pero el jamaiquino tuvo alentadores resultados en las rondas clasificatorias y la semifinal.

Pese a la frustración por haber quedado eliminado en la prueba más importante, Bolt tendrá la posibilidad de volver a casa con una medalla de oro cuando defienda su título mundial en los 200 metros más adelante en el campeonato.

pal