Antigua, ciudad llena de historias de jade y vestigios

Luego de varios terremotos, este lugar enclavado en las entrañas de Guatemala ofrece un recorrido para conocer sus ruinas

COMPARTIR 
24/07/2011 00:00 Isabel Gordoa
Agencia Foto
Las ruinas más antiguas de la ciudad son las de El Monasterio de la Merced. Foto Cortesía Instituto Guatemalteco de Turismo

CIUDAD DE MÉXICO, 24 de julio.- Edificaciones coloniales que fueron destruidas por terremotos durante los siglos XVI y XVII, dejaron la ciudad en ruinas, un lugar rodeado de volcanes y montañas con un encanto que atrae a los indagadores de historia, cultura y religión. Sus calles empedradas, construcciones coloridas, así como sus monasterios, plazas e iglesias fueron restauradas y ahora reciben a los turistas con una nueva cara en Antigua, Guatemala, declarada Patrimonio de la Humanidad.

Este destino se ubica a una hora de la capital y ofrece a los turistas más de 33 ruinas y 16 edificios restaurados, convertidos en hoteles, restaurantes y centros nocturnos.

Entre leyendas y conventos

Durante el siglo XV, era tradición que los padres de familia eligieran el futuro de sus hijas una vez cumplidos los 15 años de edad. Había dos opciones: casarlas con un buen prospecto o enviarlas a un convento para dedicar el resto de sus vidas a Dios. De esta anécdota, surge una de las rutas más atractivas de Antigua Guatemala, la de los conventos.

La travesía comienza en el Arco de Santa Catalina, icono de la ciudad. Su historia se remonta a 1613, cuando autorizaron la construcción del Convento de Santa Catalina Virgen y Mártir. Ahí vivían las catalinas, a quienes sus votos eclesiásticos les impedían salir a la calle y tener vistas.

Debido al crecimiento del convento fue necesario construir otra propiedad, sin embargo esta se encontraba al otro lado de la calle, por lo que se edificó el Arco de Santa Catalina, donde se encontraba un corredor cerrado por el cual las monjas pasaban, sin ser vistas. El convento sufrió daños por el terremoto del siglo XVI. Posteriormente se remodeló una parte del inmueble y actualmente funciona como hotel. Esa avenida se conoce como la Calle del Arco.

El recorrido continúa hacia las ruinas más antiguas de la ciudad: el Monasterio de la Merced. En este templo vivía la orden de las Mercedarias, una de las más antiguas de América, y fue uno de los conventos más importantes de Centroamérica, antes de quedar en ruinas, después de los terremotos. Conserva la iglesia de la Merced, mejor conocida como La Sobreviviente, ya que fue una de las construcciones con menor daño sísmico. En su interior albergar la imagen de la Virgen de la Merced, patrona de la ciudad.

Otro punto de visita es la iglesia Santa Tereza, antiguo hogar de las Carmelitas Descalzas. Con los años el templo fue deshabitado y derrumbado por varios terremotos, luego se reconstruyó y, de 1954 al 2008, se utilizó como cárcel para hombres. Actualmente se puede ver la fachada de la iglesia, la escultura de Santa Tereza y la prisión.

Siguiendo con la anécdota, una vez que las quinceañeras eran elegidas para integrarse alguna orden, también elegían la clase social a la que pertenecerían. Al Convento de las Capuchinas, por ejemplo, ingresaban jóvenes de la clase más alta de la ciudad. La propiedad contaba con un espacio para 300 monjas, pero solo vivían 33. Para ingresar al convento era necesario donar un bien. Ahí se encontraba la torre del retiro, con una estructura circular, única en América. También estaba formada por celdas que tenían baños particulares y área de estudio, por lo que se llegó a considerar como el primer edificio con departamentos. 

Gran parte de la edificación se conserva en muy buen estado y  ahora es uno de los sitios más visitados de la ciudad. Además, ha sido sede de diferentes actividades culturales desde que el Consejo para la Conservación de La Antigua Guatemala instalara sus propias oficinas en el sitio.

La ruta sigue por el Convento de Santa Clara, hogar de 46 monjas clarisas originarias de Puebla, México. El sitio está en ruinas, pero todavía conserva su jardín con una fuente central y sus patios con grandes arcos de piedra de dos pisos. El último punto de la ruta es la Catedral de San José de la Antigua Guatemala, considerada la más importante de Centroamérica y una de las más antiguas. En su interior se encuentran las imágenes del Señor Sepultado de San José y Nuestra Señora del Socorro. Bajo la Catedral están las criptas utilizadas para conservar los restos de los fieles.

Este sitio ha sufrido varios cambios debido a los terremotos y queda poco de su construcción original. Su fachada fue reestructurada, pero el 75 por ciento se encuentra en ruinas.

Museo del Jade

Otra parada imperdible en este destino es el Museo de Jade. Cuenta con dos salas donde es posible apreciar las características y producción de esa piedra preciosa, así como una tienda para adquirir un souvenir color verde. Hay artículos desde 50 y hasta 13 mil dólares.

Guatemala es considerado uno de los mejores productores de jade a escala mundial, y la ciudad de Antigua cuenta con el único sitio para su elaboración en ese país.

Guía útil

¿Cómo llegar?

Aeroméxico ofrece cuatro vuelos diarios entre las ciudades de México y Guatemala por alrededor de cuatro mil a 10 mil pesos por persona en viaje redondo. Antigua Guatemala se localiza a 40 kilómetros de la capital de Guatemala.

¿Dónde hospedarse?

Casa de la Posada Don Rodrigo
Calle del Arco no.17 5a. Avenida.
Teléfono: 00 502 7832-9858.
www.posadadedonrodrigo.com

Hotel Casa Santo Domingo
3a Calle Oriente No. 28 A.
Teléfono: 00 502 7820-1220.
www.casasantodomingo.com.gt

¿Dónde comer?

Fonda de la Calle Real
Calle del Arco 5a. Avenida Norte No. 5
Teléfono: 00 502 7832-2696.
www.lafondadelacallereal.com

Restaurante El Sereno
4a. Avenida Norte 16.
Teléfono: 00 502 7832 0501.
www.elsereno.com.gt

Recorridos:

Museo del Jade
4ª Calle Oriente #10, Edificio Casa Antigua “El Jaulón”
Teléfono: 00 502 7932-5700.
www.aroundantigua.com/stores/casadeljade

 

Relacionadas

Comentarios