Chiapas 2 en 1, ofrece ecoturismo y adrenalina

En medio del Cañón del Sumidero, el parque Amikúu ofrece actividades de aventura y recreación: tirolesa y kayak, son sólo algunas

COMPARTIR 
22/05/2011 01:00 Laura Llerena
Agencia Foto
La tirolesa mide 300 metros de longitud ofrece otra forma de vivir el Cañón del Sumidero, una experiencia excitante en medio de la naturaleza y una vasta vegetación. Foto Cortesía Parque Amikúu

CIUDAD DE MÉXICO, 22 de mayo.- Además del imperdible recorrido en lancha por sus aguas, el Cañón del Sumidero aguarda con otra sorpresa ecoturística: el parque Amikúu.

La marina Amikúu es el punto de partida para llegar hasta el parque, donde luego de ponernos los chalecos salvavidas es momento para hacer el recorrido por las aguas del río Grijalva y el imponente acantilado de más de mil metros de altura convertido en icono del estado chiapaneco.

Luego del paseo, en medio de aquel espectáculo natural, se asoma el muelle del parque Amikúu.

Al bajar de la lancha, el personal  del lugar ya nos espera con una bebida regional lista para refrescarnos. 

El parque está divido en tres diferentes áreas: Descubre el Cañón, Colores de Chiapas y Área de Aventura.

En la primera, en el muelle de acceso, se muestra la historia del Cañón del Sumidero por medio de  una exposición y un video con información histórica y geológica. Aquí también se localiza una tienda de souvenirs.

Antes de ingresar al interior del parque, la tirolesa, que se observa desde el muelle, nos invita a vivir una primera experiencia cargada de adrenalina.

Ya con el arnés puesto nos adentramos en la húmeda selva chiapaneca. Una caminata de cerca de diez minutos por senderos entre la maleza son suficientes para llegar hasta el punto más alto de la tirolesa.

Desde aquí, el Cañón del Sumidero tiene otra connotación, pues no sólo se muestra bello e imponente, sino también divertido y excitante. 

La tirolesa mide 300 metros de longitud y atraviesa una pequeña parte del río Grijalva. La  vista del Cañón, desde lo alto, con el aire en el rostro y la adrenalina que provoca el solo hecho de
estar colgado de un cable sobre un acantilado, resulta una actividad imperdible dentro del parque.

Conciencia ecológica

Luego de la dosis de adrenalina, nos dirigimos a conocer el pequeño museo Colores de Chiapas, donde se exhiben los típicos trajes indígenas e instrumentos musicales autóctonos, una introducción a la cultura de Chiapas y sus tradiciones vivas.

Siguiendo el recorrido, tras un puente colgante, desde donde se admira el paisaje de la selva chiapaneca, se localiza el parque de Aventura. Cuenta con un herpetario, un  aviario, un jaguarario y un cocodrilario, todos con áreas de contacto animal.

El cocodrilario tiene tres estanques, cada uno con ejemplares de diferentes tamaños donde en ocasiones incluso es posible observar cómo se les da de comer. Actualmente hay cinco especies de cocodrilos de río. Aquí es posible cargar a un pequeño cocodrilo, tocar su piel y tomarse la foto del recuerdo.

En el jaguarario también se puede cargar a un cachorro de jaguar o bien en el herpetario, sostener a una gran víbora y sentir su piel escurridiza sobre el cuello y los brazos.

También cuenta con un aviario, con cerca de 18 diferentes especies de aves. Igual que en los anteriores sitios, en este espacio se puede sostener a una guacamaya o un tucán.

Además del contacto con los animales y la naturaleza, el parque ofrece más actividades ecoturísticas, como caminatas ecológicas, rappel, escalada y kayak. Tiene una alberca y un chapoteadero, con la impresionante vista del Cañón del Sumidero de fondo, un bar con venta de alimentos y bebidas y el restaurante panorámico Bellavista.

Asimismo, cuenta con áreas para realizar banquetes hasta para 400 personas y una sala de junta.

El Parque Amikúu se inauguro el 12 de septiembre de 2009 y surgió como una idea de empresarios chiapanecos en conjunto con compañías de renombre nacional, quienes han invertido más de 120 millones de pesos en este proyecto.

Un sitio que invita a disfrutar de las bellezas naturales del lugar, con espacios destinados a la apreciación de la cultura local, la flora y fauna nativas, sin dejar de lado a la diversión.

Comentarios

Lo que pasa en la red