Controles, débiles contra la corrupción: Juan Manuel Portal, titular de la ASF

Propone sancionar públicamente a quienes cometen ese delito; considera que el flagelo es parte de la cultura, pero no de la genética, e invita a la sociedad a no tolerarla

COMPARTIR 
05/09/2014 05:56 Andrés Becerril
Juan Manuel Portal, titular de la ASF, dijo que la institución que dirige no da percepciones sobre la corrupción, sino exhibe hechos: el número de denuncias.

CIUDAD DE MÉXICO, 5 de septiembre.- Juan Manuel Portal, titular de la Auditoría Superior de la Federación (ASF), aseguró que en México es un hecho que en el manejo de dinero público prevalece la corrupción. Prueba de ello es que, reveló, en cuatro años de su gestión, las denuncias penales documentadas pasaron de más de treinta a 400.

En entrevista, el contador público colegiado afirmó que la insuficiencia de mecanismos de control en las dependencias de gobierno, sumada a la proclividad de algunas personas a cometer ilícitos, genera corrupción.

Mencionó que el círculo perverso de este fenómeno social se cierra cuando no hay nadie que lo impida o hay facilidades para cometerlo sin que haya sanción.

“¿Qué es lo que tenemos que hacer? Ir acotando cada una de estas cosas, la primera parte es con cultura. (La corrupción) es parte de la cultura, no de la naturaleza, no de la genética, no. Es parte de la cultura. Por eso se dice: un mexicano que cruza la frontera se porta bien inmediatamente que la cruza; sí, pero eso es cultural, allá sí hay sanción, es lo que tenemos que hacer aquí, crear un instrumento que pueda aplicar sanciones y que se hagan públicas, que todo mundo sepa.”

Portal, quien desde hace cuatro años es la cabeza de la ASF y que en 2017 concluirá su periodo, es el encargado de hacer una evaluación, una auditoría del uso de recursos públicos federales, tanto de ingresos como de egresos.

Con esa responsabilidad conferida por los diputados, el auditor fijó su posición sobre la corrupción: Así como encontramos desviaciones, irregularidades, pueden ser inobservancias, puede que encontremos ilícitos, que encontremos situaciones o mecanismos de corrupción, la mayoría de las veces esto es provocado por una ausencia o una insuficiencia de controles.

Afirmó que el aspecto de la corrupción puede verse desde muchos ángulos. Es, como lo ha definido, multifactorial.

A pregunta expresa sobre la percepción que existe entre la gente de que en el manejo de dinero público es un hecho que prevalece la corrupción, Portal dijo:

“Sí, definitivamente. Hablando de percepción, hay una gran diferencia; usted me pregunta la percepción que puede tener la Auditoría Superior. Tenemos más que una percepción, lo que nosotros, independientemente de lo que pudiéramos ver o percibir, lo único que informamos es lo que podemos constatar, lo que podemos evidenciar, lo documentado.”

Se refirió a que el trabajo que realiza Transparencia Internacional: se trata de percepción a través de entrevistas; dijo que es un mecanismo muy complejo, que en la ASF siguen estudiando la forma como ellos miden la corrupción, incluye a Transparencia Mexicana.

“Nos cuesta trabajo entender, sobre todo, cómo comparan, cómo miden, pero es interesantísimo hacer este ejercicio para ver dónde está fallando nuestro país. A nosotros nos sirve de insumo para ver dónde debemos profundizar, a ver si estas situaciones se pueden acotar, se pueden reducir mediante establecer mejores mecanismos de control.”

—¿Entonces en el manejo de dinero público la corrupción no es una percepción, es un hecho?

—Cuando nosotros lo vemos, es un hecho, definitivamente. Tenemos muchos casos, bueno, para eso existen denuncias penales, tenemos un buen número de denuncias penales cuando son delitos ya que van con un daño a la hacienda pública federal, y si es un delito cae dentro de lo que sería ya una corrupción documentada.

“Ahora, ¿qué es lo que estamos haciendo?, tratando de que se mejore, se cree una cultura de la administración, una cultura de la integridad, una cultura de la legalidad, una cultura en donde todos estemos trabajando conforme a los que tenemos instruido, conforme al mandato que se nos da o a las funciones que nos fueros asignadas. Existe un marco para cada quien. En la medida en que podamos ir cumpliendo con nuestras funciones particulares, departamentales, en una institución, en una dirección, en esa medida estaremos ayudando a cumplir las metas y los objetivos. Y qué es lo que hace el control, ayudar a eso”.

Al hablar de las causas multifactoriales que rodean la corrupción en México, Portal mencionó que puede haber aspectos personales, que están muy identificados cuando una persona tiene necesidad, cuando lo empujan las circunstancias o el medio, esto hace una especie del ambiente de la persona para tener proclividad a competer ilícitos.

Indicó que le preocupan las debilidades o fortalezas que existen en los sistemas de control.

“Los sistemas de control nos van a permitir prevenir que haya desviaciones o irregularidades. En la medida en que cada uno de los servidores públicos conozca cuál es la tarea asignada, que sea capacitado, que sea competente para ese tarea, que cumpla las leyes, que tenga claro cuáles son sus objetivos, que haya comunicación suficiente, que haya supervisión, todo esto le permite a una persona cumplir dentro de lo que tiene autorizado.

“En el derecho público, un servidor público sólo puede hacer lo que se le autoriza, lo que está facultado, no es que como no está previsto puedo hacerlo, no; únicamente puedo hacer lo que se me instruye en las leyes, normas, reglamentos, a diferencia del sector privado, que lo que no está prohibido está permitido. Aquí es al revés, si todos nos apegáramos a nuestro marco normativo y cumpliéramos nuestras funciones con honestidad estaríamos en un mejor nivel de medición del nivel de corrupción que tenemos en el país.”

El auditor superior dijo que por no ser de su competencia en muy difícil saber cuánto dinero se pierde por la corrupción en el manejo de dinero público. Pero que cuando se trata de ilícitos se documenta y se presenta la denuncia ante el agente del Ministerio Público.

—Hay la percepción de que los funcionarios públicos relacionados directamente con fraudes en los dineros públicos no son castigados por la justicia.

—Así es, es uno de los factores que faltaron mencionar: parte de lo que sería la oportunidad que existe para quien tenga proclividad a cometer un ilícito, esa oportunidad la da la debilidad de los sistemas de control, pero, adicionalmente, lo que cierra este círculo en cuanto a percepción y factores o los que incluyen corrupción, es que si no hay un costo o un riesgo por cometer un ilícito es mucho más fácil hacerlo, y si yo tengo necesidades y existe la posibilidad porque no hay control, no hay nadie que me impida hacerlo, y si no tengo un costo o no hay sanción, pues es muy fácil que esto crezca. Tenemos que ir acotando cada una de estas cosas.

Recordó el auditor del ejemplo que dio un directivo de una empresa privada, en una conferencia internacional, cuando hablaba de códigos de ética, ‘¿y usted que código de ética tiene?’. ‘Yo no tengo código de ética, en mi empresa no tenemos problema de eso, cada vez que agarramos a alguien con la mano en el cajón lo colgamos del asta bandera y lo exhibimos, lo corremos obviamente, pero lo hacemos público, esa persona se lleva lo peor, ni siquiera lo demandamos legalmente, esa persona ya lleva una culpa que a ver cómo se la quita en la sociedad’. Esto es parte de la aplicación de sanciones, pero se requiere un instrumento para ello, agregó.

Juan Manuel Portal le concede a la sociedad una gran responsabilidad en el combate a la corrupción, porque, dijo, la tolerancia a la corrupción la hace casi aceptable o aceptada por todos. “Si yo veo que alguien comete una cosa irregular y no hago nada o no hacemos nada, esto se hace común, pues al rato es aceptado, es como tirar basura, es como no pagar el Metro, hacer cosas que todo el mundo ve, simplemente lo toleramos, el dar una mordida al policía, el hacer un donativo, una gratificación para un trámite, el que no cumplo con ciertos requisitos legales y, muy fácil, soborno, eso es una parte que ayuda a que haya corrupción y esto creo es una participación que todos debemos tener conciencia.”

Recordó que las campañas de Pon la basura en su lugar o del cinturón de seguridad en vehículos al principio costaron mucho trabajo, “pero después se acostumbra uno y se vuelve cultura.

“Qué pasa cuando no hay estos límites, cuando se admira a aquel que hace dinero ilícito fácil y, sobre todo, que no lo atrapan: es una persona lista, no un corrupto.

“Me acuerdo estando en Pemex, se hacían comentarios como ‘qué tonto aquel ingeniero, tantos años que estuvo al frente de las compras y nunca, eh… En cambio, todos sus compañeros se hicieron ricos’. ‘Qué tonto aquel, ¿verdad?’. Es parte de la cultura, del medio que envuelve y a veces presiona.”

Comentarios

Lo que pasa en la red