Denuncian a tequilera por la muerte de peces en la laguna Cajititlán

El ayuntamiento de Tlajomulco acusa ante la PGR que se vertieron al vaso acuífero desechos de melaza

COMPARTIR 
02/09/2014 05:36 Adriana Luna/ Corresponsal
Laguna de Cajititlán
Hasta el momento se han retirado 53 toneladas de peces muertos de la laguna de Cajititlán, ubicada en el municipio de Tlajomulco de Zúñiga (Foto Cuartoscuro)

TLAJOMULCO DE ZÚÑIGA, Jal., 2 de septiembre.— Ante la Procuraduría General de la República hay una denuncia interpuesta en contra de la empresa Tequila Reserva del Señor. El ayuntamiento de Tlajomulco la acusa de haber vertido desechos de melaza (miel de caña líquida) a la laguna, lo que al parecer habría provocado la muerte masiva de popocha.

Anoche acudió un agente del Ministerio Público y tomó muestras del agua en la laguna de Cajititlán para iniciar rápidamente las diligencias. Se practicarán los exámenes al vital líquido para poder determinar el grado de responsabilidad.

Este día el alcalde de Tlajomulco citó a una rueda de prensa a las 11 horas para dar mayores detalles en torno a las posibles causas de la mortandad de peces.

El municipio ha padecido un crecimiento exponencial urbano, industrial y agropecuario, lo que compromete espacios y recursos naturales, advierten ambientalistas.

Recogen 53 toneladas de peces

Son 53 toneladas de peces muertos las que han sido retiradas de la laguna de Cajititlán, reconoce la Secretaría de Medio Ambiente y Desarrollo Territorial (Semadet). La dependencia subraya que la especie popocha está muriendo debido al alto grado de contaminación que hay en el vaso lacustre. En tanto, las autoridades municipales insisten en que detectan un tinte político en el “acelere” de funcionarios estatales para determinar contingencia ambiental en la laguna.

En tan sólo tres días se ha limpiado 90% el agua de los peces muertos, dijo el alcalde de Tlajomulco, Ismael del Toro, y recrimina que las autoridades estatales quieran aparentar eficiencia.

“Se quieren poner la camiseta de héroes. Fue un trabajo coordinado de 120 elementos del ayuntamiento de 160 que estuvieron trabajando. Hemos recogido 90% de los peces que aparecieron muertos el fin de semana”.

El edil está convencido de que hay tintes políticos que están enturbiando el caso, especialmente cuando se cambia la versión de que la mortandad de peces es por causas naturales y cíclicas, como se dijo en octubre del año pasado.

“Creo que fue un acelere (de la Semadet) el salir a determinar una contingencia ambiental, el salir a decir que había un alto grado de contaminación, el salir a decir que no se politizaba el tema, pero sin ningún elemento de prueba cambiar la versión que la propia Semadet y todos los agentes técnicos que han hablado del tema han venido sosteniendo.

“En materia de cuidado de los cuerpos de agua hay responsabilidad compartida en los tres órdenes de gobierno. Lo que hay que ver técnicamente es qué dicen los expertos. Hay que hacer una revisión puntual: cuál es la causa de la muerte de los peces y si hay algo que se tenga que hacer conjuntamente, todos los que tenemos responsabilidad en materia del cuidado del agua, lo hagamos. En el tema de Cajititlán hemos manifestado la responsabilidad del gobierno de continuar con la infraestructura del saneamiento de las aguas. Nos hemos intentado coordinar con las instancias corresponsables en materia del cuidado del agua”, añadió Del Toro.

Autoridades de la Procuraduría Estatal de Protección al Medio Ambiente y la Comisión Estatal del Agua sostienen que se está ocultando un manejo inadecuado de las plantas de tratamiento en el municipio, por lo que estarían cayendo en un delito ambiental, pero el presidente municipal lo desmiente.

“Otra mentira: tan no se les ha prohibido que los hemos invitado a venir; el 27 de agosto la CEA tuvo conocimiento de la solicitud por parte del CIAT que conocieran el manejo residual de las plantas de tratamiento, porque así marca la propia norma. No nos hemos negado, hemos marcado la agenda de coordinación en las distintas instancias.”

Por lo pronto, los peces muertos que han sido retirados de la laguna serán enterrados en una fosa para evitar más focos de infección.

La Secretaría de Medio Ambiente informó que continúa la contingencia ambiental en la laguna de Cajititlán y que los trabajos de la extracción de peces muertos se hace mediante la operación de un mando unificado, en coordinación con la Secretaría de Desarrollo Rural (Seder), la Unidad Estatal de Protección Civil del Estado, así como la del municipio.

Cabe recordar que ésta es la cuarta mortandad masiva de la especie en lo que va del año en la laguna. Los expertos atribuyen el fenómeno a la falta de oxígeno en el agua.

“Este fenómeno no puede ser visto como fenómeno ni natural, ni cíclico. Ahí es donde definitivamente debemos deslindar responsabilidades con respecto a cada una de las autoridades, y nosotros como autoridad estatal estamos actuando en consecuencia”, declaró la titular de la Semadet, Magdalena Ruiz Mejía.

Grupo Imagen Multimedia, hace más de un año, tras recorrer parte de Cajititlán, confirmó canales de aguas negras que iban directamente a la laguna en el poblado de Coexcomatitlán, plantas de tratamiento sin actividad y canales a cielo abierto repletos de lirio y basura, mientras que en el malecón se percibían olores putrefactos, por lo que alertó al público sobre la grave contaminación  de las aguas.

El apoderado legal de los ejidatarios de Cajititlán, Ignacio Rodríguez, mostró estudios de la Universidad de Guadalajara que señalaban focos rojos, porque “el agua está altamente contaminada”.

Mientras que la investigadora ambientalista de la UdeG, Raquel Gutiérrez, lamentó que “todo lo que son las descargas orgánicas, las descargas por arrastre de agricultura, plaguicidas, todo lo que viene a ser descargas causales por industrias que estén asentadas alrededor. Los fraccionamientos que se están generando alrededor de la laguna o casas campestres de fines de semana se están dando sin un ordenamiento, verdad, un poco más planificado, territorial de la laguna y del municipio de Tlajomulco”.

Desde entonces el alcalde de Tlajomulco sostiene que la calidad de agua en la laguna no pone en riesgo la salud pública de los pobladores y que los parámetros de calidad de agua están en norma.

Los pobladores de Cajititlán insisten a las autoridades que se violenta su derecho a vivir en un medio ambiente limpio: “El gobierno tiene la obligación de darnos agua limpia, que nuestro ambiente sea sano y que nos podamos desarrollar”. Petición que hasta el momento no se ha cumplido.

Cajititlán es el segundo ejido a nivel nacional que es dueño de agua, 400 hectáreas del agua de la laguna, por lo que los ejidatarios acusan de que les están causando un daño a propiedad privada.

Video Recomendado

Comentarios

Lo que pasa en la red