Atención médica más eficaz y transparente

El combate al sobrepeso y obesidad infantil, el tema principal

COMPARTIR 
31/08/2014 02:42 Laura Toribio

CIUDAD DE MÉXICO, 31 de agosto.- Más allá de la simple afiliación al Seguro Popular, este año se lograron modificaciones a la Ley General de Salud en materia de transparencia y rendición de cuentas, que promueven un gasto más eficiente y efectivo para la atención de los mexicanos inscritos al programa.

Entre los cambios logrados con las reformas aprobadas el pasado 28 de abril, destacan la obligación de los estados de abrir cuentas bancarias específicas para que la Federación deposite el dinero para la prestación de servicios médicos y la oportunidad de transferir a los estados recursos en especie y no sólo en dinero.

Esto permite, por ejemplo, que hacer compras consolidadas de medicamentos, vacunas y equipo médico, una estrategia que implica ahorros y evita mal uso de recursos.

En el último trimestre del año, el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) coordinará el proceso de compra consolidada para 2015, en el que participarán el ISSSTE, Petróleos Mexicanos (Pemex), las secretarías de la Defensa Nacional (Sedena) y de Marina (Semar), así como 10 institutos nacionales de salud, cuatro hospitales regionales y un hospital federal, además de 19 secretarías de salud estatales.

El principal objetivo de las reformas es que los recursos destinados se ocupen en salud y lleguen hasta los pacientes, evitando el desvío, como sucedió en Tabasco con el anterior gobernador, Andrés Granier.

Junto con el tema de la transparencia, este año la política pública en materia de salud, según la dependencia federal, se ha centrado en el avance de la universalidad de los servicios, para lograr la garantía efectiva del derecho a la protección de la salud de todos los mexicanos.

Para ello, la cobertura de atención sigue creciendo con el Seguro Popular, que ya tiene 56 millones de afiliados y la meta es de 57.3 millones al final del año.

El Padrón General de Salud, que pretende eliminar la fragmentación y duplicidades y hacer una realidad la portabilidad, es decir, la posibilidad de atención de los afiliados en cualquier entidad, cuenta ya con casi 99 millones de derechohabientes.

El combate a las epidemias

El 31 de octubre pasado, el gobierno federal presentó la Estrategia Nacional para la Prevención y el Control del Sobrepeso, la Obesidad y la Diabetes, cuyo principal objetivo es estabilizar la prevalencia de estas epidemias, que amenazan con colapsar al sistema de salud, para luego iniciar su disminución, y reducir, además, el riesgo de mortalidad prematura por estas causas.

La salud pública, la atención médica oportuna, así como la regulación sanitaria y política fiscal son los tres pilares que integran la estrategia contra el sobrepeso y la obesidad, que afectan a 70 por ciento de mexicanos.

A propuesta del Ejecutivo, se decidió gravar las bebidas azucaradas para reducir su consumo y regular la publicidad de alimentos y bebidas dirigida a la infancia.

A partir del 15 de julio quedaron restringidos los anuncios de refrescos, botanas, confitería y chocolates en horarios infantiles de televisión y cine, de 2:30 pm a 19:30 pm, de lunes a viernes, y de siete a 19:30 horas sábados y domingos.

El objetivo es que niños de cuatro a nueve años vean 39 por ciento menos anuncios de comida chatarra, y los de 10 a 15 años tengan 28 por ciento menos de exposición.

La medida se basa en la consulta a especialistas que advierten que entre los seis y 12 años, los niños no cuentan con conocimiento, experiencia y madurez para evaluar la información publicitaria relacionada con las características, propiedades y modo de uso de alimentos y bebidas para una dieta correcta. Hoy, una tercera parte de niños en México tiene sobrepeso u obesidad.

Sin embargo, tan sólo en el primer día de prohibición, la Secretaría de Salud, a través de la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris), tuvo que ordenar la suspensión de tres comerciales e inició el procedimiento de sanción en contra  de Nestlé, Coca Cola y Pepsico.

Para el 24 de julio, bajo la coordinación de la Secretaría de Salud, las 32 entidades iniciaron sus propias estrategias para la Prevención y Control del Sobrepeso, la Obesidad y la Diabetes, a fin de hacer operativa la estrategia nacional en los niveles estatal y municipal.

Como parte del combate a esta epidemia entró también en operación otra fase de la regulación de alimentos y bebidas al interior de las escuelas, misma que obliga a la oferta exclusiva de frutas, verduras, cereales integrales y agua de lunes a jueves, y los productos que se expendan los viernes sean alimentos recomendables para los escolares, bajos en azúcares, grasas y sal.

Mientras organizaciones civiles calificaron esta regulación como letra muerta, la Secretaría de Salud no pudo informar su cumplimiento, al argumentar que apenas iniciaba el ciclo escolar.

Vacunas y medicamentos

Este año la Cofepris fue reconocida por la Organización Mundial de la Salud (OMS) como Agencia Reguladora Funcional en materia de vacunas.

Dicho nombramiento le da el reconocimiento por ser capaz de fabricar, revisar, distribuir y comercializar vacunas a nivel global.

Esto le permitirá satisfacer la demanda interna de vacunas y otros productos biológicos y, por ende, incrementar el acceso efectivo y oportuno de la población a los insumos.

En el mismo contexto, la Cofepris aprobó en 2014 el paquete más grande de medicamentos innovadores, que incluye 32 nuevas medicinas para tratar padecimientos metabólicos, oncológicos, infecciosos, mentales, cardiovasculares y reumáticos.

Relacionadas

Comentarios