Aparente contaminación por cromo enferma a todo un pueblo

Niños y adultos son abatidos por cáncer, males respiratorios o insuficiencia renal en Buenavista, Guanajuato. Una fábrica, presunta responsable

COMPARTIR 
27/08/2014 07:38 Texto y foto: Andrés Guardiola / corresponsal
Los vecinos de Buenavista responsabilizan a la empresa por las enfermedades que padecen, debido al cromo hexavalente
Los vecinos de Buenavista responsabilizan a la empresa por las enfermedades que padecen, debido al cromo hexavalente

PURÍSIMA DEL RINCÓN (Gto.), 27 de agosto.- Hace años que la gente enferma y muere en la comunidad de Buenavista. Sin aparente motivo, niños y adultos son abatidos por el cáncer, afecciones respiratorias, o bien, insuficiencia renal.

Se trata de una comunidad rural del municipio de Purísima del Rincón, Guanajuato, en donde no viven más de mil personas, ubicada a menos de 500 metros de la empresa Química Central SA de CV, la cual desde hace casi 40 años produce cromo hexavalente y aceites, entre otros productos.

El resultado de todo este trabajo puede verse acumulado en una montaña de casi 50 metros de altura compuesta por 450 mil toneladas de sales y metales, entre ellas el cromo.

Niños y adultos mueren de cáncer y afectaciones respiratorias o insuficiencia renal en Buenavista

Los desechos tóxicos llevan años expuestos a la intemperie. Sus partículas no sólo han quemado árboles, sino también las estructuras metálicas adyacentes a la misma firma.

La empresa Química Central está instalada en territorio del municipio de San Francisco del Rincón, y es la carretera a León la que divide éste, del municipio de Purísima.

Grupo Imagen Multimedia documentó diferentes casos de cáncer e insuficiencia renal, todos coincidentemente en la comunidad que recibe diariamente, y a cada minuto, partículas de cromo que el viento arrastra desde Química Central.

Isabel Martínez perdió a su hijo José Julián Lara el año pasado, cuando tenía apenas 7 años. Los médicos le diagnosticaron cáncer en el lado derecho del cerebro. Durante un año exacto el niño y su familia sufrieron la enfermedad.

“Me dijeron que puede ser cualquier cosa, hasta lo que come uno, pero qué coincidencia que todos en el pueblo tenemos el mismo problema. ¡Qué maldita coincidencia! Y cuando les dijimos en dónde vivíamos, los doctores sólo se reían de nervios y movían la cabeza, lamentando nuestra fortuna.”

Los cinco hijos que le sobreviven a Isabel padecen de alergias respiratorias y en la piel. “Padezco asmas y alergias, pero uno ya vivió. Pero mi niño que apenas estaba empezando a vivir… No es justo”, lamentó.

A María Montelongo Cisneros la contaminación podría arrebatarle una hija de 14 años. María Yesenia padece de cáncer en los ovarios y estómago.

Asesorados por la organización Acción Ciudadana, los vecinos denunciaron ante las autoridades y la Profepa cerró temporalmente la fábrica hace dos meses, pero ya reabrió.

dgp

Video Recomendado

Comentarios

Lo que pasa en la red