Celulares robados pueden seguir activos y usarse en extorsiones advierte estudio

De los 3 millones hurtados, dos millones 837 mil no fueron bloqueados, según datos del INEGI

COMPARTIR 
26/08/2014 02:31 Iván Saldaña

CIUDAD DE MÉXICO, 26 de agosto.- En México, poco más de 90 por ciento de los tres millones 150 mil 996 celulares robados durante el año 2012 y registrados por el Instituto Nacional de Estadística (INEGI), pueden seguir activos.

Dicha cifra significa que alrededor de dos millones 837 mil 224 celulares hurtados no fueron bloqueados o inhabilitados permanentemente, “y que pueden ser vendidos en el mercado negro o utilizados para delinquir” porque la mayoría de sus antiguos dueños, quizá, desconocían el proceso.

En entrevista con Excélsior, el presidente del Consejo Ciudadano de Seguridad y Justicia de Puebla e invitado permanente al CNSP, Andrea Ambrogi Domínguez, explicó que el cálculo surge a partir de “cruzar las cifras del INEGI” con un reporte solicitado al Sistema Global para las Comunicaciones Móviles (GSMA, por sus siglas en inglés) que revela que en los dos últimos años, del 7 de agosto de 2012 al 11 de agosto de 2014, sólo se inhabilitaron 627 mil 544 aparatos telefónicos.

“Si consideramos que, de acuerdo con el INEGI, durante 2012 se robaron tres millones 150 mil 996 celulares y que, de acuerdo con la GSMA, sólo se inhabilitaron 313 mil 772 equipos (correspondiente al primer año), tenemos entonces que sólo 9.9% de los celulares hurtados fueron reportados y bloqueados en el país”, resaltó Ambrogi.

Propuestas

Antes de la entrevista, en conferencia de prensa que ofreció como uno de los cinco invitados permanentes del Consejo Nacional de Seguridad Pública (CNSP), Ambrogi justificó que por tales cifras propuso el pasado viernes a dicho organismo federal una campaña nacional para que la gente sepa el proceso de inutilizar su aparato telefónico, principalmente con el objetivo de “inhibir el robo de celulares en el país”.

“Propusimos que se diera una campaña nacional de comunicación a través de los tiempos del gobierno para que todo mundo conozca cómo sacar el IMEI, que es el número de identificación único de cada aparato celular —es la huella digital— y que se reporte en caso de robo a la compañía que le dé el servicio para que el teléfono quede inhabilitado, esto es que no vuelva a funcionar jamás”, dijo desde un hotel de la Ciudad de México.

El mercado ilegal de celulares robados en México podría cruzar fronteras al exportarlos a otros países, en los que su valor por unidad bien podría incrementarse. Andrea Abrogi sostiene que ante dicha expansión de venta el gobierno de este país tiene que cumplir con su parte.

“Ese es el problema, por eso es tan importante que México haga su parte. Todos los países que firman con GSMA tienen la obligación con la base de datos, a la lista negra, nosotros no lo estamos haciendo, pues es la razón que esos teléfonos terminen en otros mercados”, explicó a este diario.

Agilizar bloqueos

La propuesta aprobada que hizo al CNSP prevé quitar “el peregrinar” para bloquear el aparato, y expone que “la segunda parte de la propuesta es concentrar todos los reportes de robos y una vez que el gobierno destine parte de sus tiempos oficiales para la campaña del IMEI, el 088 sea el número al que todo mundo llame. Una campaña que diga: si te roban el celular, repórtalo al 088”.

En días pasados, el dirigente del Consejo Nacional de Seguridad Pública indicó que el robo de celulares representa un mercado para los delincuentes de cuatro mil 726 millones 494 mil pesos al año.

También que cada 3.9 segundos un ciudadano es víctima de robo y cada diez segundos un celular es robado en México, siendo que el robo al transeúnte es el delito número uno en el país y los teléfonos celulares uno de los principales botines de los delincuentes.

Vigilarán actuar de Gendarmería

Los invitados permanentes del Consejo Nacional de Seguridad Pública que dirigen organizaciones civiles calificaron positiva la puesta en marcha de la Gendarmería Nacional, aunque indicaron que vigilarán que dicha división no termine “siendo lo mismo” que las instituciones policiacas actuales.

También solicitaron al gobierno federal que no se quede en la creación de “cuerpos especiales” de la Policía Federal —presentados el pasado viernes—,  sino que se profesionalice a todos los policías del país. 

En conferencia, María Elena Morera, presidenta de Causa en Común, dijo que más allá del reto que conlleva la efectividad de los nuevos elementos federales, la verdadera “prueba de fuego es lograr tener instituciones mucho más sólidas”.

“Con la Gendarmería vamos a esperarnos para ver realmente qué resultados da o si termina siendo lo mismo que hacen fuerzas federales y seguridad regional o hace algo tan distinto que pueda venir a beneficiar a los ciudadanos que viven en el campo, principalmente. ”, dijo.

Por su parte, Alejandro Martí, presidente de México SOS, sostuvo que los resultados de la Gendarmería se deberán notar en el corto plazo.

“En principio esa es la Gendarmería, nosotros esperamos que la nueva división de la Policía Federal funcione y cumpla con los objetivos que le dieron. Desde luego nosotros estaremos observantes de que se asegure el control territorial del Estado en las zonas con mayor debilidad institucional y lo reportaremos. Creo que es muy temprano para decir pero los resultados los veremos muy pronto”, resaltó.

En tanto, el consejero Miguel Bernardo Treviño de Hoyos opinó que el problema de la seguridad debe atacarse de raíz con la profesionalización de las policías, y no sólo con la creación de cuerpos especiales como la Gendarmería.

“Nosotros tenemos la preocupación de unificar y darle calidad, profesionalizar a los policías del país. Nos parece que ahí está el problema raíz”, dijo.

Treviño de Hoyos manifestó que lo anterior es un punto en el que insistirá en el Consejo hasta que se convierta en un acuerdo de trabajo específico.

Los invitados permanentes del Consejo Nacional de Seguridad Pública reiteraron que esperarán ver los primeros resultados de la Gendarmería.

— Iván Saldaña

 

 

Comentarios

Lo que pasa en la red