Freno a cédula pega a Talleres Gráficos

Segob reporta material caduco, máquinas detenidas y gastos por acondicionamiento de instalaciones

COMPARTIR 
26/08/2014 02:13 Aurora Zepeda Rojas
En abril de 2013 se suspendió la expedición de la Cédula de Identidad para menores de edad. El objetivo era que se fabricaran casi siete millones de credenciales, pero al final sólo se produjeron 3.5 millones. Foto: Especial

CIUDAD DE MÉXICO, 26 de agosto.- El retraso en la expedición de la Cédula de Identidad ha significado una merma millonaria para Talleres Gráficos de México.

Datos de la Auditoría Superior de la Federación revelan que el proyecto de crear un nuevo documento de identificación —que se ideó en 2008 y está detenido desde abril de 2013— ha representado para Talleres Gráficos de México paro de maquinaria, material en bodega que ya caducó y acondicionamiento físico de instalaciones.

Según el Informe de Resultados de la Fiscalización Superior de la Cuenta Pública 2011 el monto de inversión que hizo ese órgano desconcentrado de la Secretaría de Gobernación para producir más de 91 millones de cédulas de identidad para los mexicanos es de 234 millones 258 mil pesos, los cuales no han tenido una aplicación plena debido a las demoras en el proyecto.

Por el momento, ese programa está suspendido y sólo alcanzó a producir 1.1 millones de cédulas para menores de edad. Es decir, de un costo de 10 pesos por credencial que se tenía ante la expectativa de producir 91 millones, estos 1.1 millones de plásticos ya emitidos han costado al erario casi 213 pesos por pieza.

En las conclusiones se recomienda a Talleres Gráficos utilizar la maquinaria y materiales para la Cédula, en otro tipo de servicios.

En abril de 2013 se suspendió la expedición de la CEDI para menores de edad, ante las negociaciones del Pacto por México sobre la reforma político-electoral. Sin embargo, en la misma, no se definió cambio alguno, por lo que, mientras Segob no expida la Cédula, la credencial del INE seguirá utilizándose como identificación oficial.

Cabe señalar que en la Cuenta Pública de 2012 no se registra auditoría alguna a Talleres Gráficos que revele el estado de estos insumos, maquinaria e instalaciones y, actualmente, está revisándose la cuenta pública de 2013, misma que será dada a conocer en 2015.

En adición al tema de la CEDI (Cédula de Identidad), la auditoría identificó “cinco factores de riesgo” en ese año, dentro de Talleres Gráficos, entre los que resaltó “Información confidencial de los clientes filtrada indebidamente.”

Se propuso entonces, poner cámaras de vigilancia y candados electrónicos que restrinjan el acceso a la información confidencial de los clientes.

El estudio presenta, además, que en ese año, (previo a la elección de 2012) el IFE fue el principal cliente de Talleres Gráficos, al ordenar la producción de materiales electorales por 118 millones 270 mil 800 pesos. Se agrega que los márgenes de utilidad de Talleres Gráficos por el trabajo realizado al IFE en ese año, fue de 68% mientras que para otras instancias gubernamentales el margen fue menor (Diario Oficial de la Federción, 38.6%) y, en algunos casos, hasta con pérdidas, en productos como “fólders” (229% de pérdidas. No se especifica para qué dependencia).

En el informe de la Auditoría a Talleres Gráficos resalta un apartado especial para el tema de la CEDI.

Se recuerda que los contratos con Gobernación fueron firmados en 2009, luego que en el Acuerdo Nacional por la Seguridad, la Justicia y Legalidad del 25 de agosto del año previo, la Segob fue comisionada para llevar a cabo la expedición de esa identificación.

Los contratos multianuales preveían la producción de 91 millones de Cédulas que se realizarían durante 2010 (31 millones), 2011 (30 millones) y en 2012 (30 millones) por un monto de más de mil millones de pesos.

Posteriormente se realizaron convenios modificatorios en los que se estipulaba un mínimo de 4.5 millones de credenciales y un máximo de 30 millones en cada año mencionado, y Segob otorgó un anticipo a Talleres de 90 millones de pesos para los estudios técnicos convenientes.

Una vez aprobadas las especificaciones técnicas Talleres Gráficos realizó licitaciones para la adquisición del material y maquinaria, así como adecuaciones a sus instalaciones que sumaron 234 millones 258 mil pesos, con la esperanza de cobrar cerca de mil millones por todo el trabajo.

Según el informe, en el 2011, había en bodega 57 millones 788 mil pesos en materias primas que “de acuerdo con la fecha de caducidad su vigencia ha expirado, por lo cual la entidad realizó la provisión contable por obsolescencia, asimismo, la mayor parte de esta materia prima sólo puede ser utilizada en el proyecto de la Cédula de Identidad.”

Resalta que en los contratos celebrados con la Segob “no existe cláusula alguna que formalice obligaciones y penalizaciones para la Segob” ante un posible incumplimiento.

Ante esta situación, Talleres Gráficos solicitó a la UNAM un estudio de los materiales para dictaminar su condición. La UNAM contestó que aún con la fecha de caducidad vencida, pueden ser utilizados.

La Auditoría recomendó entonces a Talleres Gráficos, que promocione sus servicios a “efecto de utilizar los insumos adquiridos y la capacidad instalada de la maquinaria destinada para la elaboración de las Cédulas de Identidad, y así cumplir con los objetivos y metas relacionadas con las ventas y producción, ya que a la fecha, dicha maquinaria no ha sido aprovechada para otros fines”.

En adición se recomendó iniciar procedimientos administrativos a los servidores públicos que no cobraron a la Secretaría al menos el costo mínimo de 4.5 millones de cédulas producidas, con valor de 10 pesos, cada una.

Relacionadas

Comentarios