PAN: apunta a Nuevo León filtración de video

Luis Alberto Villarreal presentará denuncia por espionaje ante la PGR; de acuerdo con investigaciones del partido, hay tres hipótesis sobre la intención de grabar la reunión

COMPARTIR 
16/08/2014 05:50 Andrés Becerril

CIUDAD DE MÉXICO, 16 de agosto.- Dos de las tres hipótesis que manejan en el Partido Acción Nacional (PAN) sobre quién mandó grabar la fiesta privada de algunos diputados en Puerto Vallarta, Jalisco, y la filtró, apuntan hacia los sistemas de inteligencia del gobierno priista de Nuevo León. La otra al alcalde de Puerto Vallarta, el expanista Ramón Guerrero.

De acuerdo con información recabada por el PAN, muy probablemente el gobierno de Nuevo León espiaba al diputado federal Martín López Cisneros, supuestamente por ser uno de los fuertes prospectos a contender por la alcaldía de Monterrey el próximo año, y que iba de la mano de la popularidad de Margarita Arellanes Cervantes, actual alcaldesa, quien se perfila para competir por la gubernatura y ganarla.

Hasta antes de la difusión del video donde se ve que López Cisneros acaricia las nalgas de una de las anfitrionas, el diputado federal se perfilaba como fuerte aspirante a la candidatura panista para la alcaldía de Monterrey, donde ya ha sido regidor.

López Cisneros era administrador de la bancada que conducía Villarreal hasta el pasado miércoles, separado del cargo por instrucción del dirigente nacional, Gustavo Madero.

Cabe destacar que dentro de dos meses arranca formalmente el proceso electoral del próximo año y el 7 de junio de 2015 habrá elecciones en 16 entidades. En Nuevo León se diputará la gubernatura, 42 diputaciones locales (26 de mayoría y 16 plurinominales) y 51 alcaldías.

De acuerdo con el análisis que hace el PAN para configurar una denuncia penal ante la Procuraduría General de la República  (PGR) contra quien resulte responsable del delito de espionaje, existen sospechas de que el objetivo es “dinamitar” al blanquiazul en las elecciones de Nuevo León, donde, según estimaciones panistas, llevan la delantera para la gubernatura y la alcaldía de Monterrey.

El diputado Luis Alberto Villarreal, que el miércoles pasado fue destituido como coordinador de la bancada panista en la Cámara de Diputados, será quien presente la denuncia en el transcurso de la próxima semana. El legislador por el estado de Guanajuato dijo en una entrevista después de su destitución que: “Me parece una bajeza de quien lo filmó de manera ilegal y tampoco es legal que se haya publicado. Yo estoy tranquilo”.

Desde el pasado lunes, día de la difusión del video de la fiesta privada que se llevó a cabo el 23 enero de este año, los panistas han realizado decenas de análisis tanto de la grabación como del contexto en que se presentó.

Los panistas deducen de sus análisis que fueron al menos cuatro cámaras las utilizadas. Dos de ellas colocadas a una altura de un metro con 40 centímetros, es decir, a la altura del pecho, y dos más a 80 o 90 centímetros, a la altura de la cintura. También se tiene la hipótesis de que las encargadas de grabar fueron algunas de las veinte mujeres contratadas para acompañar a los diputados el día de la fiesta.

En ese sentido, en la denuncia que se haga se solicitará que citen a declarar a todas las mujeres que estuvieron en la fiesta y a todos los invitados —legisladores o no— que fueron grabados y a los demás convidados que no aparecen en el video, y presumen que muchos son neoleoneses.

En la hipótesis de que el gobierno de Rodrigo Medina mandó grabar la fiesta y filtró el video, los panistas no descartan que el enviado a espiar pudo haber sido Edelmiro Sánchez Hernández, ya que este empresario está relacionado con el asesinato del exdiputado local de Nuevo León, Hernán Belden Elizondo, ocurrido hace dos años, y en todo caso tiene cuentas pendientes con la justicia local de Nuevo León.

En 2004, Sánchez Hernández fue relacionado con el narcotráfico, cuando en su camioneta la policía de Nuevo León encontró 87 kilos de mariguana, pero fue liberado con la declaración de su acompañante, quien se responsabilizó de la propiedad de la droga.

Asimismo, los análisis panistas no descartan que, en su defecto, Sánchez Hernández, operador político de la campaña interna del PAN por la candidatura presidencial de Ernesto Cordero en 2012, haya prestado sus servicios al gobierno neoleonés para espiar a los legisladores en su fiesta, a cambio de que lo dejen de perseguir por el asesinato de Belden Elizondo.

En 2012, luego del asesinato de Balden Elizondo, Sánchez Hernández fue ligado con Jorge Villalobos, el vicecoordinador panista en la Cámara de Diputados también destituido del cargo, pero que sigue como presidente del Comité Estratégico de Elecciones del Comité Ejecutivo Nacional (CEN) panista y al mismoVillarreal. En realidad, Edelmiro llegó al PAN por conducto de Ángel Sierra Ramírez, que entonces era coordinador del Fondo Nacional de Apoyo para las Empresas en Solidaridad (Fonaes).

Sierra fue el encargado de acercar a Edelmiro con Francisco Conejo, empresario de Jalisco quien era el coordinador ejecutivo de la campaña interna de Cordero y que en 2006 trabajó para la campaña de Felipe Calderón.

Los panistas que reconstruyen la relación entre Edelmiro y Cordero señalan que Sierra fue quien promovió ante Conejo que Edelmiro fuera el operador de Cordero en el Bajío.

Los diputados panistas que participaron en la fiesta grabada en Puerto Vallarta aseguran que Edelmiro fue quien se encargó de organizar y pagar la fiesta en Villa Balboa con todo y las mujeres que aparecen en el video, ya que desde hace tiempo Sánchez Hernández vive en Puerto Vallarta.

Sobre  Guerrero Martínez, la hipótesis más débil que tiene en el PAN apunta sobre dos vertientes, una de ellas hacia que el expanista mandó grabar la fiesta y la filtró como una venganza, ya que él había sido militante del PAN toda su vida hasta hace dos años, cuando no fue postulado por ese partido a la alcaldía de Puerto Vallarta y ganó el cargo con los colores de Movimiento Ciudadano y el PT.

Guerrero Martínez, conocido como El Mochilas, fue alcalde de Ayutla, Jalisco, y diputado local, por el quinto distrito, en ambos casos por el PAN.

En febrero de 2012 perdió la contienda interna por la alcaldía de Puerto Vallarta, frente a Humberto Muñoz Vargas.

Sin embargo, esta hipótesis se debilita más cuando se sabe que en mayo pasado Guerrero Martínez se reunió con Gustavo Madero, el líder panista, para acordar acciones para fortalecer al PAN, de cara a las elecciones del próximo año en Jalisco.

Y la otra vertiente es que Guerrero Martínez y Edelmiro Sánchez, que se sabe son muy amigos, en todo caso se habrían asociado para tender la velada que acusó Luis Alberto Villarreal se les tendió a él y a los diputados el pasado 23 de enero en Puerto Vallarta, donde tanto el presidente municipal como Sánchez Hernández tiene todo bajo su control.

Relacionadas

Comentarios