Nuevo Laredo: No nos manden a los niños de Centroamérica

Carlos Cantú Rosas, alcalde de Nuevo Laredo, exigió a EU verificar la nacionalidad de las personas que deportará; Obama solicitó 3,700 millones de dólares para atender la crisis migratoria

COMPARTIR 
09/07/2014 05:20 Juan Manuel Reyes
Funcionarios de las Naciones Unidas están presionando para que centroamericanos que llegaron a EU les brinden el estatus de refugiados. Foto: Juan Manuel Reyes
Funcionarios de las Naciones Unidas están presionando para que centroamericanos que llegaron a EU les brinden el estatus de refugiados. Foto: Juan Manuel Reyes

NUEVO LAREDO, 9 de julio.— La deportación de ilegales por Nuevo Laredo ya preocupa a autoridades municipales, razón por la cual el presidente municipal Carlos Cantú Rosas Villarreal solicitó a autoridades federales de Estados Unidos verificar que los deportados sean ciudadanos mexicanos y no de otra nacionalidad.

A esta frontera son deportados salvadoreños, hondureños y guatemaltecos, quienes una vez que ingresan son enviados a la casa del migrante e inmediatamente buscan cruzar una vez más al vecino país del norte: “Es una obligación del gobierno federal al momento de que hacen la entrega en medio del puente, que se cercioren de la nacionalidad que se tiene de las personas que deportan; si no son mexicanos tienen el derecho de rechazarlos y negarles la entrada a suelo mexicano”, fue su respuesta a Grupo Imagen Multimedia, sobre la pregunta de qué se debe hacer cuando se descubre que no son mexicanos.

En cuanto a los deportados de origen mexicano,  se les apoya con llamadas telefónicas a sus familias, se les alberga y se les ayuda en temporadas de calor con temperaturas extremas de 42 grados o cero grados.

Estamos preparados, tenemos la preparación adecuada con Protección Civil, Servicios Médicos Municipales y el gobierno municipal, a toda la gente se le brinda atención médica, se le da albergue en los tres que tenemos” dijo.

El diputado local por Tamaulipas, Salvador Rosas Quintanilla, aseguró que el gobierno de Estados Unidos deporta por Nuevo Laredo alrededor de 220 personas cada día , sin aportar nombre, ni un perfil.

El diputado señaló que más de mil personas son deportadas por Tamaulipas y, a pesar de que se solicita información de los deportados a inmigración americana, sus agentes los envían tarde en horas que no son apropiadas para una deportación. “El problema de las deportaciones es que cuando una persona es enviada a esta ciudad en horarios no apropiados, provoca que mucha de esa gente se pierda y después no se sepa nada de ellos, no tenemos un padrón para saber a quién deportaron, y a veces lo hacen en la madrugada.”
 

 

Solicita Obama 3,700 mdd

El gobierno del presidente Barack Obama pidió al Congreso tres mil 700 millones de dólares en fondos de emergencia para hacer frente, aunque sin resolver problemas legales, a la marea de niños inmigrantes indocumentados en la frontera sur de Estados Unidos.

La solicitud incluye mil 800 millones de dólares para que el Departamento de Salud y Servicios Humanos atienda adecuadamente a los niños, que mayormente provienen de El Salvador, Guatemala y Honduras.

Igualmente, 1,100 millones para el Departamento de Seguridad Nacional, del que dependen las agencias de Inmigración y Control de Aduanas. 

El presupuesto solicitado por Obama es casi el doble de los dos mil millones que se habían anunciado el lunes. De acuerdo con fuentes legislativas, el paquete completo llega a cuatro mil 300 millones de dólares con la inclusión de 615 millones más para financiar el combate de incendios forestales en el oeste.

Pero el dinero sólo agilizará, sin resolver del todo, el problema que en alguna medida está enraizado en las propias leyes estadunidenses, concretamente la llamada Ley de Protección de Víctimas de Tráfico William Wilberforce, contra la trata de blancas, firmada por el presidente George W. Bush el 23 de diciembre de 2008.

Wilberforce fue un político inglés de fines del siglo XVIII y principios del XIX que encabezó una campaña contra la esclavitud.

La legislación, promovida por grupos evangélicos, estableció una serie de derechos para los niños indocumentados que llegan a Estados Unidos desde otros países, en especial la prohibición de enviarlos de regreso de manera inmediata.

La legislación estableció que los niños deben tener la oportunidad de aparecer en una audiencia de inmigración, acceso a un abogado y ser capaces de entrevistarse con un defensor.

La ley requiere además que los niños sean puestos al cuidado del Departamento de Salud y Servicios Humanos, que debe albergar a los menores de edad “en el entorno menos restrictivo que sea en el mejor interés” de cada niño. También debe tratar de
reunir a los niños con sus padres o familiares.

El gobierno de Obama afirma que la ley es la razón por la que no puede simplemente reunir a los niños indocumentados, ponerlos rápidamente y enviarlos de vuelta al otro lado de la frontera, o directamente a sus propios países.

La lideresa de la minoría demócrata en la Cámara baja, Nancy Pelosi, recientemente envió una carta al presidente republicano de la misma, John Boehner, para subrayar que el Congreso debe asegurarse de que los reglamentos sobre trata de víctimas “sean totalmente cumplidos”, incluso el debido proceso para niños no acompañados y protección a su seguridad y bienestar.

Barack Obama dijo en días pasados que se sujetaría a decretos para tratar de resolver el problema migrante. Foto: AP

 

De acuerdo con la Casa Blanca, el presupuesto extra ayudará a ampliar los grupos de trabajo de seguridad fronteriza y a pagar los costos de transporte asociados con el aumento de los niños no acompañados.

La Casa Blanca emitió el pedido como parte de lo que definió como “una respuesta agresiva” a la crisis de la frontera, que se ha convertido en un problema político a sólo cuatro meses de las elecciones legislativas de 2014.

Pese a todo, el paquete de pedidos podría ser mal recibido por los republicanos, que son la mayoría en la Cámara de Representantes (diputados) y alegan de hecho que la llegada de los niños —muchos de ellos solos— ha sido alentada por políticas del gobierno, Obama, en concreto la de no deportar a niños que fueron traídos a EU.

Los republicanos también han exigido el envío de la Guardia Nacional a la frontera.

Michael Steel, un portavoz del diputado republicano John Boehner, presidente de la Cámara baja, dijo hoy que el Comité de Asignaciones y otros miembros revisarán la propuesta del gobierno.

Boehner “sigue apoyando el despliegue de la Guardia Nacional para brindar apoyo humanitario en las zonas afectadas, que esta propuesta no aborda”, apuntó.

En su conferencia de prensa diaria, el portavoz de la Casa Blanca, Josh Earnest, cuestionó esa preocupación y afirmó que los inmigrantes que ingresan al país sin autorización “no están tratando de evadir la detección” sino más bien la buscan, en la creencia de que se les permitirá permanecer en Estados Unidos.

El Departamento de Estado reconoció que la Oficina de Refugiados de la ONU cree que muchos de los niños deben ser considerados como refugiados, pero sólo EU puede definirlo.

-José Carreño Figueras

 

Lanzan mensajes para desalentar inmigración

Mientras el presidente Barack Obama solicitaba una partida de casi cuatro mil millones de dólares para solucionar la crisis humanitaria en la frontera, el gobierno de Estados Unidos intensificó una campaña de miles de mensajes tanto en los países centroamericanos entre comunidades migrantes para desalentar la migración.

Se trata de por lo menos seis mil 500 mensajes para televisión, radio, periódicos, revistas y volantes  a distribuirse en centros de reunión como centrales camioneras, mercados, clínicas y otros, de acuerdo con la Aduana y Protección Fronteriza (CBP por sus siglas en inglés).

Todos son mensajes adecuados a los modismos, al hablar y a la cultura particulares de Guatemala, Honduras y El Salvador.

Ay güirro, dejá de perder el tiempo... tengo el pisto”, dice uno de los videos dedicados a la comunidad hondureña.

Todos son mensajes de advertencias a los padres de menores de edad, acerca de los riesgos que corren los niños y adolescentes cuando los envían con traficantes de personas o coyotes, interesados en sus ganancias personales y sin importarles el bienestar de los menores.

Miles de migrantes atraviesan  México para llegar a Estados Unidos, desde Centroamérica. Foto: Diego Mateos

 

Pero al mismo tiempo las autoridades han iniciado una campaña dentro de Estados Unidos, para desalentar a familiares de los menores que pensaban acogerlos, sobre riesgos y complicaciones.

Jaime Ruiz, portavoz de CBP, dijo que si los niños no tienen familiares dentro de Estados Unidos es probable que sean deportados, pero si los menores sí tienen familiares, y son indocumentados, cuando los adultos los acompañen a las audiencias podrían ser detenidos y deportados.

—Manuel Ocaño

 

 

EU aplaude apertura de la frontera sur

La embajada de Estados Unidos en México dio la bienvenida al anuncio hecho el pasado lunes por el presidente  Enrique Peña Nieto sobre la apertura temporal de la frontera sur.

El gobierno mexicano ha trabajado en el tema por más de un año, y de manera constante ha mantenido al tanto al gobierno de los Estados Unidos con respecto a sus objetivos”, manifestó.

Según la embajada, bajo la Iniciativa Mérida Estados Unidos cuenta con programas disponibles para apoyar los planes del gobierno mexicano para su frontera sur.

Durante los últimos meses, ambas naciones han acordado conjuntamente continuar con cooperación en áreas de procuración de justicia en la frontera y la mejora de los sistemas biométricos y otros sistemas de información de México, aseveró.

Ambos países compartimos la responsabilidad de proteger a los que cruzan nuestras fronteras —especialmente los más vulnerables. Los Estados Unidos junto con México y los países de América Central están implementando acciones en contra de aquellas redes que distribuyen desinformación sobre el viaje y el proceso legal en Estados Unidos, y obtienen ganancias derivadas de poner a los menores y a otros en grave riesgo.”

La representación diplomática, a cargo de Anthony Wayne, afirmó que la procuración de leyes migratorias “nos permite eliminar esta ola de inmigración peligrosa, prevenir tragedias incontables y el sufrimiento de muchos migrantes”.

—De la Redacción

Relacionadas

Comentarios