Romero Deschamps entra al debate

El líder de los petroleros defiende la productividad de la paraestatal. Se prevé que la próxima semana el pleno discuta las leyes secundarias

COMPARTIR 
09/07/2014 03:12 Leticia Robles de la Rosa/ Foto: Héctor López
Los coordinadores parlamentarios Emilio Gamboa (PRI) y Miguel Barbosa (PRD), en compañía del senador y líder de los petroleros, Carlos Romero Deschamps, durante la sesión de los  integrantes de las comisiones unidas de Energía y Estudios Legislativos, que analizará el tercer proyecto de dictamen en materia de energía. Foto: Héctor López
Los coordinadores parlamentarios Emilio Gamboa (PRI) y Miguel Barbosa (PRD), en compañía del senador y líder de los petroleros, Carlos Romero Deschamps, durante la sesión de los integrantes de las comisiones unidas de Energía y Estudios Legislativos, que analizará el tercer proyecto de dictamen en materia de energía. Foto: Héctor López

CIUDAD DE MÉXICO, 9 de julio.- Sí habla, decían en broma y a voz baja quienes seguían el debate energético en el Senado.

Carlos Romero Deschamps, senador del PRI, líder del Sindicato de Trabajadores Petroleros de la República Mexicana y secretario de la Comisión de Energía del Senado, dejó por un momento el silencio que lo caracteriza para refutar al panista Francisco Domínguez Servién.

El régimen especial de remuneraciones para los trabajadores de Pemex y CFE, decía Francisco Servién, servirá como un motor para hacer que las empresas sean eficientes.

El senador por Querétaro fue interrumpido por el presidente de la sesión, David Penchyna, titular de la Comisión de Energía.

—El senador Romero Deschamps me pregunta si acepta usted una pregunta, dijo Penchyna, como marca el protocolo legislativo, donde están prohibidos los diálogos.

De pie frente al líder sindical, Pancho Domínguez, como le gusta que le digan, aceptó de inmediato.

— Senador, está hablando usted de hacer de Petróleos Mexicanos una empresa productiva. La pregunta es: ¿no  ha sido una empresa productiva?, expresó Carlos Romero.

—Por supuesto que lo ha sido en los últimos 100 años…, bueno, en los últimos 76 años. Usted, como líder puede decirnos más. Yo estoy convencido de que ha sido una empresa productiva.

—Ha sido un modelo competitivo en los últimos 76 años; ha sido competitivo para el país, replicó Romero Deschamps.

—Ha sido competitivo, pero ha tenido sus enromes y, usted puede decirlo, señor senador. En la era de los ochentas producíamos 3.5 millones de barriles de petróleo. Hoy nada más producimos 2.5 millones. Perdimos un millón de barriles diarios de 2008 a 2014. Eso usted me puede decir mejor que yo qué pasó, ¿perdió productividad? Pues nada más los números lo dicen, yo no le tengo que contestar.

Tenemos que hacer cambios profundos en donde estamos discutiendo y yo le pregunto aún más y va a usted: ¿dónde se quedó el dinero de ese millón de barriles de petróleo diarios en la economía de este país? En lo social, en la educación, en la infraestructura. Yo, como una nueva generación, no lo he visto señor senador, y espero que le haya respondido correctamente.

—Pregunta el senador que en dónde se quedó el millón. Que se lo pregunte al gobierno de Felipe Calderón, expresó Romero Deschamps y ya, desde su lugar, el panista mejor guardó silencio.

El intercambio de ideas y reproches entre Francisco Domínguez y Carlos Romero Deschamps fue el único episodio que más se acercó a un debate parlamentario ayer en las comisiones unidas de Energía y Estudios Legislativos, en su regreso al debate para que la próxima semana el pleno del Senado discuta para aprobar ya la reforma energética.

Una sesión con un retorno accidentado, pues fue necesario un receso ante la ausencia de la panista Sonia Mendoza y la decisión de Zoé Robledo de salirse para romper el quórum, porque la ausencia del presidente de la Comisión de Estudios Legislativos, Raúl Gracia, quien insiste en que no debe haber reforma energética, mientras Nuevo León no tenga ley electoral, puso al filo de la ausencia de quórum el reencuentro de la derecha, la izquierda y el PRI.

La sesión fue interrumpida dos horaspor el juego de futbol entre Brasil y Alemania.

Dos recesos que obligaron prolongar el inicio de la sesión cinco horas, pues estaba programada para las 12 del día, pero su comienzo formal fue hasta las 17:20 horas y terminó a las 10:40, para continuar hoy.

 

Avanza ley energética y plan anticorrupción

Aunque sin debate dinámico, senadores del PRI, PAN y PRD mostraron ayer posiciones distantes respecto a las disposiciones para combatir la corrupción en Petróleos Mexicanos (Pemex) y la Comisión Federal de Electricidad (CFE), incluidas en el dictamen que crea las leyes de cada una de estas empresas energéticas y avalado ayer en lo general en las comisiones unidas.

Los legisladores federales, que regresaron al debate energético después de 20 días de ausencia, mostraron sus posiciones sobre al tercer paquete de dictámenes, de los cuatro que conforman la reforma secundaria en materia energética, y aunque no hubo debate formal, sino una serie de monólogos en favor y en contra, los senadores mostraron sus posiciones sobre temas como el combate contra la corrupción.

Ayer, Excélsior, informó que el proyecto de dictamen dispone que los directores generales de Pemex y CFE tendrán la responsabilidad de “prevenir, detectar y canalizar con las instancias y autoridades competentes, los actos y omisiones que puedan constituir prácticas de corrupción”.

También dispone la creación, en ambas empresa del Comité de Adquisiciones, Arrendamientos, Obras y Servicios de los respectivos Consejos de Administración, para que sea esta instancia colegiada la máxima autoridad en materia de compras de las empresas.

Establece que los Consejos de Administración, “a propuesta de su director general, emitirá las disposiciones y políticas necesarias para que Petróleos Mexicanos y sus empresas productivas subsidiarias cuenten con mecanismos que les permitan prevenir, identificar, subsanar y sancionar actos y omisiones irregulares, ilícitos, negligentes o cualesquiera otros que en el marco de los procedimientos de contratación y de la implementación y ejecución de los contratos pudieran afectar o repercutir en la operación de las empresas”.

Orden de contratistas

Añade que el combate contra la corrupción debe incluir “los mecanismos y procedimientos para identificar, sistematizar y administrar los factores o puntos de riesgo que puedan presentarse o actualizarse durante los procesos de contratación o en la ejecución de los contratos, así como los procedimientos y acciones que deban seguirse ante la detección de irregularidades en ambos casos, incluida su suspensión”.

Ordena que los proveedores y contratistas de Pemex y CFE deben contar con capacidad técnica y financiera para la ejecución del proyecto; la experiencia previa que acredite la capacidad para la ejecución de las obligaciones contractuales y el estado de sus obligaciones fiscales y laborales.

Ayer, Luis Sánchez, del PRD, dudó que este plan sea efectivo; dijo que “la concentración del poder, es el elemento clave para detonar los procesos de corrupción, tan añejos en la administración pública en México; sólo queda afirmar que el motor que mueve estos cambios está muy lejano de velar por el bien de la nación. El motor que mueve a aniquilar a Pemex y CFE, es la corrupción, la posibilidad de hacer negocio, de crear más adelante sus propias empresas o asociarse con las empresas que vendrán a competir con la nuestra.

En contraste, Jorge Luis Lavalle, del PAN, comentó que “la parte de responsabilidades mantiene el hecho de que queremos un régimen no sólo transparente y que rinda cuentas, sino que todos y cada uno de los servidores públicos y los empleados que trabajen en cada una de estas empresas, nos rindan cuentas a cada uno de los mexicanos y precisamente acabemos con los problemas de corrupción que hemos visto en el pasado”.

Carlos Alberto Puente, del Partido Verde, añadió que “es acertada la incorporación de medidas para garantizar la integridad en las contrataciones y que incluyen mecanismos para identificar a los responsables de la toma de decisiones durante los procedimientos de contratación en la ejecución de los contratos; el sistema de denuncias y quejas anónimas para poder identificar conductas ilícitas; obligaciones de contar con un sistema de información sobre sus proveedores, los recursos mínimos para ser contratados y el historial de su cumplimiento, a fin de prevenir favoritismos”.

 

Protegen talento nacional

Con el respaldo de los senadores del PRI, PAN y Partido Verde, las comisiones unidas de Energía y Estudios Legislativos del Senado respaldaron anoche en lo general el dictamen que crean las nuevas leyes de Petróleos Mexicanos y la Comisión Federal de Electricidad, que incluyen un régimen especial de salarios elevados, para evitar que las nuevas empresas se lleven el talento mexicano.

Ayer, después de dos recesos decretaron por la falta de quórum y por el juego de futbol Brasil-Alemania, el Senado avanzó el proceso legislativo del tercero de cuatro paquetes de dictámenes, a fin de que la próxima semana los sometan a votación forma, pues ayer las comisiones sólo avalaron, sin emitir votación oficial sobre los proyectos.

Amén de la fortaleza de los Consejos de Administración de Pemex y CFE, que constituye una de las fortalezas de los cambios hechos a este paquete de dictámenes, respecto a la iniciativa original del presidente Enrique Peña Nieto, el tema que llamó la atención de los senadores fue el referente al régimen especial de remuneraciones para los trabajadores de ambas empresas.

Los salarios

Los proyectos de ley de Pemex y CFE establecen que los Consejos de Administración tendrán un Comité de Recursos Humanos, para que decida sobre los salarios de todos los trabajadores de ambas empresas.

El dictamen dice que este Comité de Recursos Humanos y Remuneraciones tendrá como funciones “proponer al Consejo de Administración el mecanismo de remuneraciones del director general y de los directivos de los tres niveles jerárquicos inferiores a éste”, así como la “política de contratación, de evaluación del desempeño y de remuneraciones del resto del personal de Petróleos Mexicanos (o CFE), porque las redacciones son idénticas para ambas leyes), de sus empresas productivas subsidiarias y, en su caso, de sus empresas filiales”.

Desde tribuna, los senadores de izquierda Dolores Padierna, Zoé Robledo, Rabindranath Salazar, Fidel Demédicis y Fernando Mayans destacaron que este régimen especial de remuneraciones puede prestarse a un manejo discrecional.

Divergencias

En contraste, los panistas Jorge Luis Lavalle y Francisco Domínguez, así como el priista José Ascensión Orihuela y Carlos Puente, del Partido Verde, destacaron que este régimen de remuneraciones permitirá que las grandes empresas transnacionales no conquisten el talento mexicano.

Por lo que hace a las remuneraciones, es necesario que sean atractivas para captar a personas altamente capacitadas en materias sumamente especializadas y técnicas. También para evitar la fuga de personal hacia las empresas competidoras; las remuneraciones deben equipararse a las de la industria nacional e internacional como lo establece el dictamen.

Otorgar percepciones extraordinarias por el cumplimiento de metas, incentivará y elevará el desempeño del personal”, dijo Carlos Alberto Puente, del Verde.

El panista Jorge Luis Lavalle añadió que “si nosotros no abrimos y no generamos este régimen especial, lo que va a pasar es que las demás empresas se van a llevar al capital intelectual que tenemos en las empresas productivas del Estado”.

El también panista, Francisco Domínguez, añadió que este régimen especial de remuneraciones tiene como objetivo cuidar a lo más valioso que tiene Petróleos Mexicanos y la Comisión Federal de Electricidad, que son los trabajadores, y busca fomentar mayor productividad.

Contratación

Otro tema recurrente en el debate fue que la izquierda, en voz de Luis Sánchez, Dolores Padierna, Fidel Demédicis y Fernando Mayans, insistieron en que los proyectos de las nuevas leyes de Pemex y CFE sólo buscan desmantelarlas para dejar a México sin sus empresas; pero los senadores José Ascensión Orihuela, David Penchyna, Oscar Rosas, Francisco Domínguez y Jorge Luis Lavalle rechazaron esa visión y destacaron que, por el contrario, se fortalecen ambas como empresas del Estado.

Se establece con claridad que esas empresas contarán, entre otras facilidades, con autonomía técnica de gestión, así como un régimen especial de contratación de bienes y de libertad de endeudamiento. Con el modelo del dictamen, Pemex participará con las mejores condiciones en toda la cadena de valor y CFE pasará de ser una empresa de electricidad a una de energía”, dijo el priista.

Relacionadas

Comentarios