Abren periodo extra para telecom

Confían en sacar la minuta el fin de semana; convocan a 128 senadores

COMPARTIR 
04/07/2014 05:46 Leticia Robles de la Rosa

CIUDAD DE MÉXICO, 4 de julio.- La Comisión Permanente del Congreso de la Unión convocó al Senado a una sesión extraordinaria este viernes para analizar y aprobar las nuevas leyes en materia de telecomunicaciones, y decidió esperar al lunes para saber si la Cámara de Diputados tendrá las condiciones para ir también a un extraordinario en este tema.

Para evitar los problemas generados en los dos periodo extraordinarios anteriores, porque el Senado decidió cerrar sus sesiones sin esperar a la Cámara de Diputados, por si hacía alguna modificación y eso llevó a aprobar reformas que después debieron modificarse, esta vez la convocatoria incluyó la instrucción de que el Senado tiene que esperar a que concluya todo el proceso legislativo.

El dictamen aprobado por el voto mayoritario de senadores y diputados federales del PRI, PAN, PRD y PT sólo precisa que el periodo extraordinario abrirá este viernes, pero no pone fecha de conclusión, pues al tratarse de un dictamen que tiene decenas de reservas, no hay certeza del momento en que pueda terminar o si será necesario abrir más días de discusión todo el fin de semana.

Por eso, la Comisión Permanente decidió no convocar desde ahora a la Cámara de Diputados al periodo extraordinario que se tiene previsto para el próximo martes 8 de julio, como lo aprobó su Junta de Coordinación Política el miércoles.

La convocatoria a la Comisión Permanente es el próximo lunes al mediodía, pues ya para entonces se conocerá si la Cámara de Diputados tuvo tiempo para debatir y aprobar el dictamen de la minuta que le envíe el Senado o si será necesario tomar algunos días más, pus varios legisladores del PAN y el PRD quieren hacer cambios.

La convocatoria a la sesión extraordinaria precisa que la presidencia de la Mesa Directiva del senado convocará a sesiones en las fechas que sean necesarias, a fin de atender los asuntos para los que fue convocada.

“La Cámara de Senadores realizará la correspondiente clausura de las sesiones extraordinarias una vez que y tenga conocimiento de lo resuelto al proyecto de derecho motivo de esta convocatoria, en términos de lo dispuesto en el artículo 72 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos.

“(…) la declaratoria de clausura podrá realizarse mediante notificación del presidente de la Mesa Directiva de la Cámara de Senadores dirigida a los senadores de la República”, precisa el dictamen aprobado ayer.

El artículo 72 constitucional se refiere a la dinámica que debe prevalecer en el Congreso de la Unión sobre el llamado diálogo legislativo, que consiste en que una Cámara aprueba una ley o reforma y la otra la revisa para mejorarla o apoyarla en sus términos.

El pleno de la Comisión Permanente rechazó incluir como parte del extraordinario de este viernes el tema del derecho de los partidos chicos a la distribución de votos cuando van en coalición, que se quedó pendiente el periodo extraordinario pasado, como recordó el perredista Alejandro Encinas, pero esta vez ni los diputados priistas, que incluso interpusieron una controversia constitucional, apoyaron esta posición.

En la sesión de este jueves, con 25 a favor, tres contra y seis abstenciones se aprobó el periodo extraordinario luego de que las comisiones unidas de Comunicaciones y Transportes; Radio, Televisión y Cinematografía; y de Estudios Legislativos, aprobaron la víspera el dictamen correspondiente.

El PRI apostó capital político para reforma

De la reforma en materia de telecomunicaciones, el Partido Revolucionario Institucional (PRI) no espera una ganancia partidaria, sino demostrar que está actuando con responsabilidad “y si ello entraña correr riesgos o apostar capital político, vamos, lo hacemos con la dosis suficiente de audacia, secundando, por supuesto, decisiones vitales, fuertes, de Enrique Peña Nieto”, sostuvo César Camacho Quiroz, presidente nacional de ese instituto político.

En entrevista para Excélsior Televisión, con Pascal Beltrán del Río, el líder priista no descartó que la nueva legislación en telecomunicaciones traiga repercusiones para 2015; no obstante, enfatizó que ante los beneficios que se obtendrán de ésta, su partido está dispuesto a asumir el costo político.

“Yo creo que inevitablemente tendrá efectos; yo espero que más que atribuirle los méritos a alguien en especial o los deméritos a otro, lo que adviertan los mexicanos es que los partidos fuimos capaces de ponernos de acuerdo”.

Camacho citó las declaraciones hechas por el secretario de Comunicaciones y Transportes, Gerardo Ruiz Esparza respecto a las pérdidas que ha tenido México por no contar con una reforma en materia de telecomunicaciones y que según la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) ascienden a cien mil millones de dólares en los últimos cuatro años.

Mencionó que uno de los objetivos de esta reforma es precisamente “meter en orden” a algunas empresas que con el paso de los años y ante la falta de una regulación jurídica en el sector de las telecomunicaciones, crecieron al grado de llegar a convertirse en preponderantes.

“Entonces la idea es que sin hacerles estrictamente daño, se les someta a condiciones que permitan no abusar de nada, de nadie, y a los competidores que empiezan, darles incentivos para que se sumen a esta competencia sana que a todos nos hace mejor”.

—¿Es decir, que aquí no hay una suma cero, de que lo que pierde uno lo gana el otro?

“Yo creo que no es social y políticamente bueno hablar de  pérdidas y ganancias, yo creo que todos los mexicanos ganamos, porque este país que necesita crecer económicamente hablando, ha tenido en una deficiente regulación del sector de las telecomunicaciones y la radiodifusión, cierto déficit que acaba por no permitir una mayor generación de riqueza, contenidos más profundos, que se logren cambios cuantitativos como el hecho de que a partir del 1 de enero (de 2015) nadie va a pagar ya las llamadas nacionales, todas serán llamadas convencionales, llamadas domésticas”.

Subrayó que no se trata de perjudicar a nadie y sí de generar beneficios para todos los mexicanos, pues simplemente en materia de telefonía, con la eliminación de las tarifas de larga distancia se alcanzarían ahorros por 19 mil millones de pesos al año, cifra suficiente para adquirir 40 mil viviendas de interés social, es decir, una ciudad completa.

“¿Y de esto quién se beneficia? Todos nosotros, los usuarios; genera mayor integración, permite mejores condiciones para hacer negocios, para comercial servicios. Crea un clima de más confianza y de mayor integración”.

Indicó que una mayor competencia en este sector, obligará a las empresas a brindar servicios de mejor calidad, y a precios competitivos.

Video Recomendado

Comentarios

Lo que pasa en la red