México, a la vanguardia en prevención de desastres

Se convertirá en el primer país del mundo en contar con el único Atlas Nacional de Riesgos georreferenciado, gracias a la creación del Sistema Nacional de Monitoreo

COMPARTIR 
29/06/2014 05:29 Carlos Quiroz

CIUDAD DE MÉXICO, 29 de junio.- México se convertirá en el primer país del mundo en contar con el único Atlas Nacional de Riesgos georreferenciado con capacidad para evaluar, planear, preparar, mitigar y prevenir riesgos derivados de fenómenos naturales.

Lo anterior, gracias a la creación del Sistema Nacional de Monitoreo que estará instalado en la nueva sede de la Coordinación Nacional de Protección Civil, que depende de la Secretaría de Gobernación, y que podría entrar en operaciones en los próximos tres meses.

El Atlas ya va a dejar de ser en forma definitiva un documento”, afirma Luis Felipe Puente, coordinador nacional de Protección Civil, quien señala que se requiere de “un cambio de mentalidad de la observación de la tierra para determinar la vulnerabilidad real de la población”.

En ese sentido, nuestro país se pondrá a la vanguardia en materia de Protección Civil, al cambiar la visión que se tenía sobre la elaboración, sistematización y uso de los atlas de riesgo a nivel municipal y estatal, que hoy se reconoce no sirvieron de mucho a pesar de los recursos que se entregaron su elaboración, durante la pasada administración para.

Muchos de estos atlas de los que se venían financiando con el Fopreden (Fondo para la Prevención de Desastres Naturales) y los que se venían financiando con Sedatu (Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano), que antes era dependiente de Sedesol (Secretaría de Desarrollo Social) en esa área, no sirven. ¿Por qué? Porque no se comunican entre sí, porque no se hablan de la misma manera, porque muchas veces te llegan y te dicen: ‘A mí ya me financiaste mi atlas, que aquí te lo traigo’, y te dan 20 ejemplares del atlas, y qué haces con un libro, pues de consulta y a tu cajón”, consideró José María Tapia Franco, director general para la Gestión de Riesgos, de la Coordinación Nacional de Protección Civil.

A nivel estatal, sólo 28 de las 32 entidades federativas han entregado su Atlas Estatal de Riesgos, mientras que Baja California, Sinaloa, Quintana Roo y Colima aún lo están elaborando, sin embargo, no están homologados y mucho menos cuentan con elementos para ser considerados por el nuevo sistema.

El entregar documento en papel y decir aquí está mi atlas no sirve, si lo queremos meter en esta plataforma, éste es un formato especial georreferenciado, entonces es un proceso, otra vez está cambiando”, comentó Carlos Valdés González, director del Centro Nacional de Prevención de Desastres (Cenapred).

El planteamiento que hace la Coordinación Nacional de Protección Civil se basa en modificar el sistema de un atlas construido para analizar el comportamiento del desarrollo humano, a un atlas que visualice diariamente, a través del monitoreo, desde cualquier parte, todos los elementos del territorio y su comportamiento, incluso más allá de nuestras fronteras.

La realidad es que un atlas de Riesgo es simple y sencillamente un mejor monitoreo de las condiciones que guarda la infraestructura nacional, las carreteras, los aeropuertos, los sistemas de cuencas, los drenajes, los desazolves de los ríos y la operación que tienes de la cuenca misma.

Un Atlas Nacional de Riesgos no es un documento, ya deja de ser un documento y se convierte en un sistema de monitoreo permanente y análisis del territorio estatal, federal y municipal”, subraya Luis Felipe Puente.

De ahí que ya no hay necesidad de que los municipios elaboren sus propios Atlas de Riesgo, ya que al mismo tiempo que se monitorea se estará elaborando política pública para prevenir sobre las debilidades de cada territorio.

Por ello, el coordinador nacional de Protección Civil hace énfasis en la necesidad de contar con mejores sistemas de monitoreo en todo el país, con el fin de interconectarlo con la plataforma nacional.

Tenemos que tener un mejor sistema de monitoreo de sismos, ampliar la red sísmica del país, un mejor sistema de monitoreo hidrometeorológico, sensores en las presas en los ríos que nos permita identificar las condiciones que guardan antes, durante y después de la época de lluvia, las condiciones que guarda el ordenamiento territorial, ése es un Atlas de Riesgos.

Hasta el momento, el nuevo Sistema de Monitoreo cuenta con 600 capas de información, como se les denomina, en comparación con las seis mil que había durante la pasada administración, sin que se haya registrado alguna inversión.”

Aunque se está en espera de que la Secretaría de Hacienda y Crédito Público acepte financiar la nueva plataforma, que básicamente requiere de inversión en compra de equipos para incrementar la capacidad de monitoreo y la interconexión entre dependencias federales.

 

CASI LISTO

El nuevo sistema ya registra ligeros avances, pero aún no está listo para funcionar.

  • Cuenta con 600 capas de información, en comparación con las seis mil que había durante la pasada administración, sin que se haya registrado alguna inversión.

 

  • Se está en espera de que la Secretaría de Hacienda y Crédito Público acepte financiar la nueva plataforma, que básicamente requiere de inversión en compra de equipos para incrementar la capacidad de monitoreo y la interconexión entre dependencias federales.

 

POSIBLE ESCENARIOS

El Cenapred dio a conocer lineamientos para llevar a cabo actos de prevención.

 

  • Evento químico. Se define por los términos relativos a los principales accidentes: derrame, fuga, incendio o explosión. El potencial del desastre depende de la vulnerabilidad de los sistemas expuestos.

 

  • Riesgo volcánico. El peligro volcánico puede representarse de varias formas. La más utilizada es en forma de un mapa, donde se muestran los alcances más probables de las diferentes manifestaciones volcánicas.

 

  • Riesgo por inundación. Un escurrimiento súbito frecuentemente produce inundaciones, las cuales ocurren inmediatamente después de que se inicia la precipitación, o poco después de la falla de una presa o del desbordamiento de un río. Pueden clasificarse de acuerdo con el tiempo de duración de la inundación (lentas o rápidas) y el mecanismo que las genere (pluviales, fluviales, por marea de tormenta o por falla o mala operación de obras hidráulicas).

 

Relacionadas

Comentarios