Detienen a padre pederasta en San Luis Potosí

Guillermo Gil Torres es acusado de abuso sexual calificado. El procurador insta a víctimas a denunciarlo

COMPARTIR 
29/06/2014 08:11 Omar Hernández/ Corresponsal
Guillermo Gil Torres era párroco de la iglesia Santa Rosa de Lima (imagen), ubicada en la calle Francisco Villa, en la colonia 21 de Marzo, San Luis Potosí. Foto: Omar Hernández
Guillermo Gil Torres era párroco de la iglesia Santa Rosa de Lima (imagen), ubicada en la calle Francisco Villa, en la colonia 21 de Marzo, San Luis Potosí. Foto: Omar Hernández

SAN LUIS POTOSÍ, SLP. 29 de junio.—  La Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE) informó sobre la detención del sacerdote Guillermo Gil Torres, por el delito de abuso sexual calificado en agravio de un menor de edad.

El procurador estatal, Miguel Ángel García, confirmó que “la Policía Ministerial del estado dio cumplimiento a una orden de aprehensión en contra del sacerdote Guillermo Gil Torres, quien era párroco de la iglesia Santa Rosa de Lima, ubicada en la calle Francisco Villa en la colonia 21 de Marzo, por dicho delito”, indicó el funcionario estatal.

Asimismo, hizo un llamado a denunciar a quienes se consideren afectados por el religioso.

Cabe destacar que la Iglesia católica había sugerido que los pederastas sean considerados como enfermos más que como delincuentes, luego de los casos de curas pederastas, como el exsacerdote Eduardo Córdova.

Se considera a la pederastia como una enfermedad”, señaló Roger Martínez, presbítero de la Catedral Basílica Metropolitana de San Luis Potosí.

Al respecto, la sociedad potosina avaló la actuación de la justicia, señalando las afectaciones que tendrá la institución religiosa.

Yo pienso que está muy bien (la detención), porque no importa que él sea sacerdote, debe ser castigado como cualquier otro civil y nadie tiene un privilegio”, dijo Carlos Díaz, habitante de San Luis Potosí.

Tras la captura, el procurador indicó que aún falta por hacer cumplir la orden de aprehensión en contra del ex sacerdote Eduardo Córdova, quien será buscado por la Interpol.

Tenemos ya la orden de aprehensión, un mandamiento de autoridad judicial, y debido a que no lo hemos localizado... se tiene la presunción de que pudo haber salido del país. Por tal motivo, vamos a solicitar una ficha roja (a Interpol).”

El cura Guillermo Gil enfrentará a la justicia por mostrar pornografía y abusar de un menor, según consta la denuncia en su contra.

Gil Torres fue capturado el viernes, luego de la denuncia que presentó la abuela del menor. La mujer había afirmado que el niño estaba visiblemente triste y nervioso y había pedido que ya no lo llevaran jamás a la iglesia.

Los incidentes comenzaron en noviembre pasado, cuando Gil Torres, quien oficiaba en la parroquia de Santa Rosa de Lima, invitó al menor a que mirara fotografías de viajes que había hecho y presuntamente comenzó a frotarle las piernas, dijo la policía con base en el testimonio de la familia.

La Arquidiócesis de San Luis Potosí no respondió el sábado pasado a las llamadas telefónicas ni a los correos electrónicos que se le enviaron para que hiciera declaraciones sobre el particular.

Según la prensa local, Gil Torres fue suspendido en mayo de sus funciones eclesiásticas, después de la presentación de la denuncia. Fue arrestado mientras conducía su automóvil.

A principios de la semana un juez en el mismo estado ordenó el arresto del sacerdote Eduardo Córdova que también enfrenta denuncias de abusar de menores.

Córdova se desempeñaba recientemente como representante legal de la arquidiócesis. La procuraduría estatal indicó el miércoles que se encuentra prófugo.

Diecinueve personas presentaron denuncias penales contra Córdoba al que acusan de haber abusado sexualmente de ellos.

La Iglesia católica en México anunció en mayo que el Vaticano despojaba a Córdova de todas sus funciones clericales debido a las investigaciones sobre la denuncia de que había abusado sexualmente de un adolescente de 16 años en 2012.

Activistas habían colocado una foto de Córdova en un cartel publicitario de San Luis Potosí con un retrato del sacerdote acompañado de las palabras: “¿Fuiste víctima? ¡Denúncialo!”

Relacionadas

Comentarios