Sofistican las tomas ilegales de gasolinas

El centro subterráneo de extracción de combustible tenía operando más de 10 años; Ejército incauta 200 mil litros de hidrocarburos almacenados

COMPARTIR 
25/06/2014 05:50 Carlos Coria/ Corresponsal

CHIHUAHUA, Chih., 25 de junio.— Un sofisticado centro de extracción clandestina de combustible de ductos de Petróleos Mexicanos (Pemex) fue localizado y asegurado en Chihuahua por el Ejército mexicano.

La Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) , a través de la 42/a. Zona Militar, informó que derivado de los reconocimientos terrestres y labores de inteligencia militar en las inmediaciones del poblado de San Pedro de Conchos, municipio de Rosales, localizó una toma clandestina de combustible, en donde personas involucradas en hechos delictivos almacenaban el producto en contenedores subterráneos.

De acuerdo con la infraestructura del sitio e informes preliminares, este centro clandestino de extracción de combustible tenía operando más de 10 años.

La Sedena informó que “se logró el aseguramiento de 15 vehículos de diferentes características, algunos para el almacenamiento y transporte de combustible, tres tanques subterráneos para almacenar combustible; 200 mil litros de diesel y gasolina almacenados en diversos contenedores.

Cabe señalar que éste es el segundo golpe que las fuerzas castrenses dan a este tipo de delincuentes, pues apenas el sábado se consiguió el aseguramiento de un camión cargado con combustible robado en la carretera Delicias-Satevó.

El campamento de robo de combustible se ubica a más de una hora de la carretera que conduce de Delicias a Satevó, al sur del estado, a la altura del kilómetro 31, en un camino de terracería en buen estado.

El centro de robo estaba en las inmediaciones del rancho La Rosita, donde había dos tractocamiones tipo quinta rueda.

En el sitio había maquinaria para la modificación de vehículos y para su reparación, una vulcanizadora, un taller de soldadura y uno mecánico, mangueras, conexiones, válvulas y cientos de llantas para vehículos pesados.

A cuatro kilómetros de los contenedores enterrados está la toma clandestina principal de la que se dividen dos líneas de combustible, una de diesel y otra de gasolina, cerca de la zona están unas instalaciones oficiales de Pemex.

Comentarios

Lo que pasa en la red