Migra retiene a niño de Estados Unidos

El chico fue llevado a una oficina donde permaneció hincado, aunque presentó su pasaporte estadunidense; agentes de California impiden a un menor de origen mixteco, por unas horas, cruzar la frontera

COMPARTIR 
24/06/2014 05:53 Manuel Ocaño/ Especial
Investigadores de temas migratorios del Colegio de la Frontera Norte consideran que la crisis humanitaria en la frontera se crea porque EU recibe ahora más menores de los que estaba preparado para atender.

CIUDAD DE MÉXICO, 24 de junio.- Autoridades fronterizas en California impidieron que un niño de nacionalidad estadunidense, hijo de inmigrantes mixtecos, cruzara la frontera aun cuando se identificó con un pasaporte de Estados Unidos.

Hermitaño González, de 13 años, nacido en Salinas, California, regresaba de visitar a sus abuelos en San Martín Peras, Juxtlahuaca, en el estado de Oaxaca.

Para identificarse en la garita de San Ysidro tenía su pasaporte y una carta notariada que autorizaba a un adulto, mixteco residente en California, a acompañarlo para entregarlo a sus padres.

Sin embargo, al cruzar la garita, inspectores federales detuvieron al adulto como sospechoso, y al niño lo llevaron a una oficina donde permaneció hincado mientras entre cinco y seis oficiales lo interrogaban.

La madre del menor, Pánfila Flores, dijo telefónicamente a Excélsior desde Oxnard, California, que ella y su hijo hablan mixteco y muy poco español; ella no habla inglés y Hermitaño lo entiende, pero no lo habla.

Acusan discriminación

El director del Frente Indígena de Organizaciones Binacionales en el sur de California, José González, opinó que el menor fue víctima de discriminación.

“Si es un ciudadano estadunidense, aunque no hable inglés, y se está identificando con un pasaporte de su país, ¿por qué le impiden el paso y lo regresan con su abuelo a México?”, cuestionó el dirigente.

Hermitaño dijo que los agentes lo tuvieron horas en esa oficina, le preguntaron lo mismo varias veces, que dónde había conseguido ese pasaporte, pero los oficiales platicaban en inglés que el pasaporte era legítimo y el niño mencionó una escuela a la que asistía a clases en Oxnard y otros datos locales de esa zona de California.

Sin embargo los agentes decidieron que si la madre de Hermitaño no se presentaba a recogerlo, no lo dejarían pasar a California.

“Yo no fui a recogerlo no porque tenía miedo, aunque soy indocumentada, porque se trata de mi hijo; no fui porque no encontré transporte”, pues era de madrugada y la señora Flores vive en una zona rural de California.

Finalmente, un agente le advirtió a la madre que si se negaba a ir a recoger a su hijo, el mismo oficial podría ir a buscarla para detenerla.

Ahora el menor se siente atemorizado de que en realidad puedan detener y deportar a su madre.

José González dijo que su organización elabora una queja en la que menciona que la amenaza contra la señora trabajadora agrícola y madre de un estadunidense parece ser una forma de encubrir errores de los inspectores.

El dirigente regional intervino para que las autoridades permitieran al menor seguir a Oxnard, en el condado de Ventura, en compañía de otro mixteco adulto.

En California viven por lo menos cien mil indígenas mixtecos, de acuerdo con cálculos extraoficiales del frente indígena.

Exmilitar deportado da clases a víctimas

Uno de los exsoldados estadunidenses que han sido deportados a México, Mario de la Cruz, informó que a partir de esa semana enseña defensa personal a mujeres víctimas de abuso físico.

De la Cruz, instructor de un gimnasio de  Las Vegas hasta que lo deportaron y quien fue efectivo de la Guardia Nacional durante más de seis años, imparte las clases de manera gratuita a en un refugio para militares deportados en la zona centro de Tijuana.

La idea surgió luego de que la semana pasada la coordinadora de Madres Deportadas USA en Tijuana, fue perseguida por un tipo que intentaba atacarla.

“Pude huir, pero me dijo que en la primera oportunidad que tenga me va a agredir”, dijo Yolanda Varona.

De la Cruz nació en Tijuana, pero su madre lo llevó al valle central de California cuando apenas tenía seis meses y desde entonces vivió en Estados Unidos.

 Aunque fue deportado recientemente, su expulsión se basó en que en 2007 peleó contra tres personas que trataban de agredirlo, y aunque salió ileso y se determinó que fue en defensa propia, las autoridades de migración se basaron en el hecho de que fue arrestado, mientras se investigaba el pleito.

Los únicos requisitos que el exmilitar ha pedido a las damas que deseen aprender a defenderse es que vistan ligero, coman por lo menos una hora antes de hacer ejercicio y lleven su botella con agua.

 Dijo que si el grupo de personas que acuden a la instrucción aumenta, solicitará al ayuntamiento de Tijuana permiso para dar las clases en un parque cercano, también en la zona centro de Tijuana.

En el olvido

El director del Colegio de la Frontera Norte, Tonatiuh Guillén, comentó que Centroamérica, México y EU carecen de un marco legal para el flujo de menores migrantes.

  • Al inaugurar una conferencia sobre el tema, Guillén dijo a Excélsior que “hay un aumento en el flujo de menores de Centroamérica y México que cruzan la frontera sin compañía de adultos, pero lo que vemos es un aumento en la capacidad de detención” de las autoridades migratorias a esos menores.
  • Los niños “como otros aspectos del tema migratorio, no están cubiertos por un marco jurídico adecuado ni en los países centroamericanos, ni en México ni en Estados Unidos, marco que es necesario para atender la problemática.”
  • Alejandra Castañeda, una investigadora de temas migratorios del Colegio, dijo que la crisis humanitaria en la frontera se crea porque Estados Unidos recibe ahora más menores de los que estaba preparado para atender.
  • De acuerdo con cifras oficiales del Departamento de Seguridad Interior, hasta 47 mil menores sin compañía de adultos cruzaron la frontera entre el primero de octubre e inicios de este mes.
  • Castañeda consideró que el flujo de menores creció debido a rumores de que el gobierno de Estados Unidos regularizaría la condición migratoria de los menores.
  • Su colega Rogelio Sáenz de la Universidad de Texas en San Antonio, comentó que los centros de detenciones que Estados Unidos adecua para los menores “no tienen un historial de ser los mejores lugares para ellos, entonces lo que las autoridades garantizarían sería lo básico, alimentación, servicios, pero nada más”.
  • Los menores “son ahora una de las poblaciones más vulnerables” entre los inmigrantes en Estados Unidos, dijo.

HUYEN DE LA VIOLENCIA

  • De acuerdo con un estudio del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR),  para el que se entrevistó a 400 niños de Honduras, Guatemala, El Salvador y México, 58 por ciento confesaron haber abandonado sus países a causa de la violencia, y 48 por ciento narraron cómo fueron afectados por los cárteles de la droga.
  • Según la agencia de Naciones Unidas para los Refugiados son niños que, de hecho, podrían necesitar de protección internacional y calificar como refugiados.
  • Para Karla Gallo, oficial de protección a la infancia del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia en México (Unicef) los más de 47 mil niños detenidos en la frontera apenas reflejan la punta del iceberg de un problema más grande que rebasa fronteras, idiomas y culturas: la violencia.

Comentarios

Lo que pasa en la red