Revelan hacinamiento en centros de Estados Unidos

Durante un recorrido por dos centros de la CBP en Nogales, Arizona, y Brownsville, Texas, se observó que decenas de menores duermen en baños, el piso y sin cobijas

COMPARTIR 
19/06/2014 05:52 AP

PHOENIX, 19 de junio.— Cientos de niños centroamericanos viven hacinados en los centros de detención fronterizos, así lo documentó la agencia de noticias estadunidense Associated Press (AP).

El gobierno estadunidense resaltó que el número de niños que cruzan la frontera sin compañía podría ascender a 90 mil sólo en el año fiscal 2014.

La Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CPB, por sus siglas en inglés) dio un tour a los medios de comunicación por dos de sus centros, uno en Nogales, Arizona, y el otro en Brownsville, Texas, en el que se pudo observar gran cantidad de jóvenes y menores de edad.

La CPB ha procesado a más de 47 mil niños de esos centros que viajan solos desde Centroamérica y México hacia Estados Unidos, desde el 1 de octubre pasado.

Funcionarios del gobierno de Estados Unidos calculan que el número de niños que cruzan la frontera sin compañía podría ascender a 90 mil durante el año fiscal 2014, y el presidente Barack Obama ha calificado el fenómeno de “crisis humanitaria”.

A principios del mes, diversas organizaciones humanitarias denunciaron abusos contra los menores.

Las autoridades migratorias anunciaron que investigarán las denuncias sobre presuntos maltratos sufridos por niños centroamericanos bajo la custodia de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza, pero sostuvieron que mantendrán su deportación como una prioridad.

Honduras prepara albergues para 13 mil

Por tal motivo, el gobierno hondureño prepara albergues para recibir a unos 13 mil niños que serán repatriados desde la Unión Americana, donde se encuentran detenidos tras haber ingresado ilegalmente en busca de sus padres, anunció ayer la Dirección Nacional de la Niñez, Adolescencia y Familia (Dinaf).

“Se están preparando las condiciones necesarias en los albergues (...) para poder prever cuánta capacidad se tiene, la logística que se necesitará para proveer de alimentos, medicina y vestuario” a los menores cuando sean repatriados, explicó la jefa de la Dinaf, Loli Salas.

La funcionaria agregó que el gobierno, consciente de la problemática que afrontan aproximadamente 13 mil niños y adolescentes hondureños, “ha integrado una comisión con el objetivo de reubicarlos en sus hogares” cuando regresen.

La comisión, encabezada por la esposa del presidente Juan Orlando Hernández, Ana García, se trasladará el domingo a Estados Unidos para repatriar a los niños que regresarán, en una fecha no definida, por el  aeropuerto de San Pedro Sula, segunda ciudad del país.

La semana pasada, las autoridades hondureñas reaccionaron alarmadas porque miles de menores que migraron huyendo de la violencia permanecen detenidos en EU, donde han tenido que habilitar albergues hasta en unidades militares.

El embajador de Tegucigalpa en Washington, Jorge Milla, habló hasta de 60 mil menores que se fueron acumulando en albergues de diferentes zonas de EU, luego de entrar por Texas y Arizona procedentes de México.

El problema será objeto de discusión en un encuentro que tendrá en Guatemala el vicepresidente de Estados Unidos, Joe Biden, con los presidentes de Guatemala y El Salvador y un alto funcionario hondureño.

El Salvador buscará el reencuentro de niños y papás

Por su parte, el gobierno de El Salvador trabajará por reunificar con sus padres a los 379 niños migrantes no acompañados que se encuentran en EU, manifestó ayer el ministro de Relaciones Exteriores, Hugo Martínez.

“Debe procurarse la reunificación familiar como una garantía del bienestar de estos niños, con apego a los procedimientos que cada país determine, según su legislación interna, siempre y cuando se garantice el debido proceso y bajo el espíritu de la Convención de los Derechos del Niño.”

El ministro aseguró que la red consular salvadoreña en Estados Unidos se encuentra evaluando el caso de cada menor.

El funcionario expresó además que en la reunión que mantendrá el presidente salvadoreño, Salvador Sánchez Cerén, con el vicepresidente de Estados Unidos, Joseph Biden, se pedirá apoyo a proyectos de cooperación para desincentivar la migración, a través de mejorar la seguridad ciudadana y generar más oportunidades de empleo en el país.

Cabe destacar que Joe Biden visitará Guatemala el viernes para destacar que los millares de niños centroamericanos que han llegado solos a EU pueden ser deportados.

Mientras Biden llegará a Guatemala el viernes para reu-nirse ahí con los presidentes Otto Pérez Molina, de Guatemala; El Salvador, Salvador Sánchez Cerén, y Honduras, Juan Orlando Hernández, otras influyentes voces han expresado una postura negativa hacia la situación migratoria de los infantes.

“El que el niño cruce la frontera no significa que se va a quedar”, dijo Hillary Rodham-Clinton, exprimera dama, exsecretaria de Estado, y en lo que parece vísperas de iniciar un camino que terminaría con ella en la presidencia en 2016.

“No queremos enviar un mensaje que sea contrario a nuestras leyes o aliente a los niños a hacer esa peligrosa jornada”, indicó Clinton.

Liberan en EU a indocumentados por sobrecupo

El flujo migratorio hacia Estados Unidos se disparó de gran manera con el arresto de más de 300 personas al día, por lo que los nueve centros de detención en Laredo, Texas, se encuentran saturados.

Por tal motivo, personal federal, quien los tiene bajo custodia, ha decidido dejarlos en libertad con una orden de presentación ante un juez federal, mientras se resuelve su situación.

La orden entregada a los indocumentados, que no sean mexicanos, es por un plazo de 30 días, misma que lleva fotografía, nombre y firma, con el fin de ser identificados y no sean nuevamente arrestados por elementos de la Patrulla Fronteriza.

La central camionera de Laredo, Texas, desde hace dos días, aloja a cientos de inmigrantes de Honduras, Guatemala, Salvador y otros países de Centroamérica, principalmente mujeres y niños pequeños o menores de edad, que comen lo que la gente les da y duermen como pueden.

No tienen a dónde ir, pero esperan pronto tener comunicación con sus familiares que residen en el norte de Estados Unidos para reunirse con ellos.

Cada día llegan cientos de indocumentados, entre ellos, menores de edad, que escoltados por sus padres tratan de cruzar la frontera entre México y EU. El problema de sobrepoblación existe en el centro de detención migratorio en Laredo, Texas, ya que la capacidad es para mil 500 personas y fue rebasada en los últimos meses, por lo que deciden dejarlos en libertad en la central de autobuses de esta frontera para que tomen el camino que más les convenga.

Algunos de los detenidos se quejaron de maltratos en los centros de detención
—por parte de los guardias—  del sector Laredo, ante la desesperación de niños que lloraban por comida.

Además hay mujeres que cargan a  sus hijos de entre los dos  y cinco años, quienes duermen en el suelo, con aire frío, sin tomar en cuenta el estado físico en que llegan.

Los indocumentados denunciaron que los custodios los intimidan y les avientan la comida por debajo de las puertas.

El congresista federal Henry Cuellar, en entrevista con este diario, dijo que se reunió  con el embajador hondureño Jorge Ramón Hernández Alcerro, para hablar de la llegada de sus connacionales a EU y que son detenidos  en centros federales de Laredo, Texas.   

“Están experimentando una crisis humanitaria en la frontera, pero carecen de las políticas necesarias para enfrentarlo. En la reunión establecimos nuestro compromiso compartido de lucha contra la inmigración ilegal de centroamericanos a EU, y nuestro deseo de trabajar conjuntamente para oponerse a las organizaciones de contrabando que han enviado miles de niños que llegan sin compañía de adultos.

Video Recomendado

Comentarios

Lo que pasa en la red