Reconocen la necesidad de apoyo a curas

El párroco Tomás Roque afirma que se le da más realce a una caída que a un acto de fidelidad

COMPARTIR 
15/06/2014 05:05 Emmanuel Rincón/Corresponsal

PACHUCA, Hgo. 15 de junio.— “Sí hay casos de exceso de bebida, hay casos de concubinato, sí, sí los hay, no los  voy a negar, pero, si vemos el porcentaje de sacerdotes, son más los que se mantienen fieles que los que caen, por desgracia, pero se le da mucho realce a una caída que a un acto de fidelidad.”

Así lo reconoció en entrevista para Excélsior el párroco Tomas Roque Cruz, encargado de la basílica menor La Villita de Pachuca, grado otorgado al recinto religioso por el papa Juan Pablo II, de quien el sacerdote mantiene una imagen en su oficina.

“Hay ciertamente fallas, sí las hay, no tengo el dato concreto, pero si el sacerdote está sujeto  a la debilidad humana, su lucha es mantener la unidad con Cristo”.

Franco, responde que en el caso de aquellos sacerdotes que incurren en el concubinato, “se le tiene que pedir (al sacerdote incurrente) que deje la Iglesia, porque está dando mal testimonio a los feligreses”.

En tanto que en el caso de quienes son débiles con vicios como el consumo de bebidas embriagantes, dijo que se es más tolerante y éste es enviado a un centro de rehabilitación.  

“El centro de rehabilitación está en la Ciudad de México, y no precisamente para cuestiones de alcohol, sino también para limitaciones humanas: casos de soledad, casos de depresión, pero sí, sí hay centros de atención a los sacerdotes”, confió.

Cuestionado sobre si en la entidad hidalguense se cuenta con un centro de rehabilitación propio para los sacerdotes, contundente señaló  que “en la entidad no lo hay, para observar se necesitarían muchas cosas, mucho personal para atenderlo y no se tiene los recursos ni humanos ni materiales”.

El sacerdote además se refiere a que se han malinterpretado y sacado de contexto las declaraciones del papa Francisco, en torno a la  posibilidad de que el celibato sea optativo para los párrocos.

El Papa se ha referido a que el celibato es una condición optativa, porque ésta se decide en el momento en que se va a ingresar al seminario, desde ese momento cualquier aspirante define si quiere dedicar su vida y obra a la labor de Cristo o no, pero nunca a  que los sacerdotes puedan unirse en matrimonio y seguir en el sacerdocio. Eso  es y seguirá siendo la vida célibe, ya lo ha dicho el Papa .  

Hoy en día con todas las posibilidades que hay, estamos muy atentos a lo que dice el Papa, hoy los medios de información son abundantes y puede uno entrar a la página de la Santa Sede para leer en su contexto original las palabras del Papa; a veces por algo que se dice viene la interpretación y entonces están los malos entendidos”, dijo.

“Tentaciones las hay por todas partes y el sacerdote vence las tentaciones en unión con Cristo, si no, no hay fidelidad al sacerdocio.”

Remató que “hay sacerdotes sumamente santos, que nunca van a aparecer en los periódicos, pero cae uno y se llenan los periódicos de la noticia”.

Sobre las dificultades de mantenerse célibe, dijo que “es difícil si el centro de la vida no es Cristo, peros, si el sacerdote está unido a Cristo, sí tienen sus dificultades de dominio personal y de entrega, pero con Cristo se lleva en paz la vida celibataria y con alegría”.

Pidió a los feligreses a que la gente ruegue mucho por sus sacerdotes.

“Somos humanos débiles, frágiles, y necesitamos del respaldo de la oración del pueblo para contar con la gracia de Dios, para que nos ayude a mantenernos fieles”, concluyó.

Comentarios

Lo que pasa en la red