Castillo de Chichén Itzá se dividirá en dos, señalan

El 21 de junio, en pleno solsticio de verano, el recinto tendrá una mitad iluminada y la otra permanecerá en penumbra como parte de una maravilla arqueoastronómica

COMPARTIR 
10/06/2014 19:31 Notimex
El sábado 21 de junio, luego del amanecer, entre las 7:30 y 8:30 horas, el costado norte y oriente está completamente iluminado, mientras que la parte sur y poniente “está en tinieblas”. Foto: Archivo

MÉRIDA, Yuc.10 junio.- El Castillo de Chichén Itzá se dividirá en dos el 21 de junio, cuando la mitad del mismo se ilumine y la otra parte permanezca en penumbra.

El descubridor de este fenómeno, Eddie Salazar Gamboa, destacó que esta maravilla arqueoastronómica es un marcador del solsticio de verano, el cual ha sido validado con fotografías tomadas por la NASA.

El académico del Instituto Tecnológico de Mérida (ITM) expuso que este acontecimiento pudo representar a los mayas el anuncio del periodo de la cosecha de semillas y frutos, y que su máximo acercamiento al norte establecía el día más largo del año.

Al menos en la Península de Yucatán, se registra un suceso peculiar, ya que el solsticio de verano se registra 28 días después del paso del Sol sobre el cenit, es decir, el equivalente a una lunación

Indicó que desde el punto de vista astronómico, la Tierra tendrá su máxima inclinación a las 5:51 horas, de 23 grados y 30 minutos.

Los sacerdotes astrónomos de diversas culturas constataron que en esta fecha, el Sol tiene su máxima declinación al norte, y es en esta fecha “cuando el Sol parece detenerse al llegar a su máximo desplazamiento sobre el horizonte”.

Incluso, es el día más largo del año, y en esta ocasión, tendrá una duración de 13 horas con 25 minutos, ya que el Sol aparece sobre el horizonte a las 6:18 horas y se oculta a las 19:43 horas.

Al menos en la Península de Yucatán, se registra un suceso peculiar, ya que el solsticio de verano se registra 28 días después del paso del Sol sobre el cenit, es decir, el equivalente a una lunación.

El astrónomo yucateco indicó que desde el punto arqueoastronómico, se registran fenómenos de luz y sombra en edificios de diversas ciudades precolombinas mayas, tal el caso de Dzibilchaltún y Chichén Itzá, principalmente.

Recordó que en 1997 descubrió el fenómeno arqueoastronómico del solsticio de verano en El Castillo de Chichén Itzá, pero fue hasta el 21 de junio de 2007 cuando el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) le dio el respectivo reconocimiento.

Refirió que “no se promueve este singular acontecimiento, y lo peor de todo, no me permite el acceso para observarlo”.

Anunció que el sábado 21 de junio, luego del amanecer, entre las 7:30 y 8:30 horas, el costado norte y oriente está completamente iluminado, mientras que la parte sur y poniente “está en tinieblas”.

Salazar Gamboa explicó que este acontecimiento demuestra la simetría que tiene este edificio prehispánico, por lo que “no es coincidencia, es intencionalidad”.

Además que “es un indicador de que el constructor de El Castillo sabía también de astronomía”, pues en el caso del solsticio de invierno, el fenómeno ocurre a la inversa, pues se observa al atardecer. El costado sur y poniente quedan iluminados, mientras que el norte y oriente permanecen en sombras.

jgl

Comentarios

Lo que pasa en la red