Cossío destaca transformación de sistema judicial

El ministro de la SCJN llama a vigilar a los jueces. Resaltó que el derecho no puede imponer el modelo de familia

COMPARTIR 
08/06/2014 04:56 Redacción
El ministro de la SCJN José Ramón Cossío Díaz hizo un recorrido por las instalaciones de Excélsior. En la imagen, posa en la rotativa. Foto: Elena Ayala
El ministro de la SCJN José Ramón Cossío Díaz hizo un recorrido por las instalaciones de Excélsior. En la imagen, posa en la rotativa. Foto: Elena Ayala

CIUDAD DE MÉXICO, 8 de junio.- Desde que tenía cinco años le dijo a su madre que quería ser abogado. Hoy, a los 53 años, José Ramón Cossío Díaz es ministro de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), ha escrito 21 libros sobre derecho y considera que el sistema judicial está en una de las más grandes transformaciones.

Durante el programa Entre Mujeres/La entrevista, de Excélsior Televisión, donde platicó con las conductoras Fabiola Guarneros, Paola Virrueta y Jessica Pacheco, el ministro destacó la importancia que representan los juicios orales para el sistema judicial en México.

Creo que el sistema judicial está en una de las más grandes transformaciones por los juicios orales, está con los cambios de los derechos humanos, estamos con el cambio del juicio de amparo, es decir, estamos en un momento de una enorme transformación judicial que muchas personas no se percatan que estamos en esa movilidad.”

Por otra parte, sobre el tema de jueces corruptos, dijo que “ése es un problema muy grave y por una razón: si el juez se corrompe, entonces un mecanismo de problemas sociales se quiebra, y entonces el derecho en lugar de ser un mecanismo que ayuda a solucionar los problemas los incrementa, los exacerba y esto hace que se acumule la crisis.

Creo que es más grave que se corrompa un juez que otra persona. Las soluciones son muy simples: hay que vigilarlos, no sé cuál sea el nivel de gastos, el nivel de ingresos. A nosotros los jueces nos pagan bien, pero no podemos recibir ningún otro ingreso adicional: por dar clases, por escribir un libro. Entonces es muy fácil, si usted gana 50 y vive con un ingreso como si fuera de 100, ya no salió la ecuación.”

A pregunta sobre si prefiere aplicar el derecho o la justicia, Cossío Díaz asegura que prefiere aplicar la segunda.

Yo aplico la justicia, trato de construir una solución para el caso concreto, trato de ser profundamente empático con las partes, independientemente de lo que diga el derecho.”

Admite que también puede haber quienes opten por aplicar el “derecho duro y puro”, y que piensen que “lo que le pase a la persona, pues es problema de la persona.

Esa disyuntiva es muy delicada, pero el marco de los derechos humanos hoy de verdad que nos permite tratar de modelar, de ajustar, de construir estas relaciones de un modo muy satisfactorio”, expuso.

En el tema de la despenalización del aborto, el ministro afirma que “la solución única que tenemos de lo que llaman sistema de plazos sólo está en el Distrito Federal. En el resto del país tenemos soluciones mejores o peores, dependiendo del punto de vista de cada quien; desde luego yo tengo una posición mucho más amplia en el sentido de la decisión de las mujeres”.

Aseguró que él votó en favor, incluso, “me tocó ser ponente en varios de los asuntos. Llevé estos casos de la píldora del día siguiente en Jalisco, me tocaron varios casos de aborto, en fin, de este tipo de temas, porque mi percepción es que es una sociedad, insisto, muy compleja y resulta muy difícil decirle a quienes (los practican) cómo deben llevar los asuntos de su vida”.

José Ramón Cossío Díaz resaltó que el derecho no puede imponer el modelo de familia, “debemos aceptar que hay distintos modelos de familia. Hay papás, mamás, tres hijos, pero hay otras muchas formas de ir llevando la vida”.

El ministro, quien se considera discípulo del maestro Héctor Fix Zamudio, comenzó a dar clases a los 21 años, “empecé dando historia universal, historia de México y la verdad nunca he dejado de dar clases, es algo que me gusta muchísimo y lo disfruto.

Todavía me sigo levantando los jueves a dar clases a las 7:00 de la mañana y sí, sí es verdad que he tenido muchísimo apoyo. Siempre me he considerado como un académico; estuve muchos años en el ITAM, antes en la Universidad Nacional, sigo dando clases, trato de dar conferencias, realmente me concibo así en mis actividades, como profesor, como investigador, como académico, ésa es la configuración que tengo de mí mismo”.

Finalmente, envió un consejo a los jóvenes, “si están en la carrera, entusiásmense, lean, ahora hay una cosa muy interesante que cuando yo estudié la carrera no había: todo lo que uno puede obtener en internet. Yo sé que no todo mundo tiene acceso, pero haciendo un esfuerzo las universidades dan estas facilidades, entonces para quien esté estudiando derecho creo que hay una enorme cantidad de recursos en esos medios que son asequibles para que las personas se sigan formando, se sigan bien.

Me entusiasma mucho lo que hago. Creo que esto es una diferencia central entre una forma y otra forma en la vida. Ver un problema y entenderlo como problema y estudiar sus posibilidades y tratar de modelarlo, hablar con mucha gente, leer lo que uno pueda.”

Actualmente, el ministro de la Suprema Corte de Justicia de la Nación se encuentra escribiendo un libro sobre los procesos que se dieron en el movimiento del 68, “a José Revueltas, básicamente , con motivo de los acontecimientos de ese año. Estoy muy interesado en entender muchas cosas: qué pasó, quiénes estaban, por qué entró, cómo vivió, pero a través del derecho”.

Comentarios

Lo que pasa en la red