Fernando Romero Foster: Una historia de lucha y logros

El Dr. Romero Foster se ha dado a la tarea de ayudar a los habitantes de comunidades pobres chiapanecas desde hace más de 20 años

COMPARTIR 
04/06/2014 20:10 Redacción

CHIAPAS, 4 de mayo.- Las comunidades indígenas de Chiapas son algunas de las más pobres y desprotegidas del país, ya que el apoyo no alcanza a llegar hasta donde se encuentran. Por tal motivo, Fernando Romero Foster se ha dado a la tarea de ayudar a los habitantes de dichas comunidades desde hace más de 20 años.

Médico internista de origen colimeño, Fernando Romero Foster supo a temprana edad que quería estudiar medicina para ayudar al prójimo. No obstante, nunca se imaginó que tres décadas más tarde estaría dedicándose de tiempo completo a hacerlo.

Fernando no conoció a su padre, pero tuvo en Doña Carmen a una madre que les dio a él y a sus tres hermanos educación y sustento. Así mismo, les inculcó valores que, en 1991, lo llevaron a decidir dejar su práctica, su ciudad y su estilo de vida, para ayudar a los más necesitados.

La solidaridad, el servicio, la entrega, la humildad y la empatía son esenciales para este trabajo. Aquí nuestra opinión cuenta, pero la de la gente es más importante, porque nadie mejor que ellos sabe cuáles son sus necesidades y que tipo de apoyo requieren para salir adelante”, señaló Fernando Romero Foster.

En 1993, Fernando y su familia crearon la fundación Foster AC y se mudaron a la comunidad indígena donde han construido escuelas, viviendas y hospitales. Así mismo, Fernando Romero Foster es un ejemplo de gentileza, nobleza y generosidad, ya que; a pesar de las dificultades que ha tenido que enfrentar; nunca ha claudicado en su lucha por mejorar la calidad de vida de los indígenas chiapanecos.

Actualmente, Fernando Romero Foster ha logrado levantar una docena de centros educativos, un centenar de casas y dos centros de salud. Cabe mencionar que estos son los  únicos dos hospitales que hay en la región, por lo que gran parte de la población se beneficia de sus servicios.

Por otro lado, el altruismo del Dr. Fernando Romero Foster le ha ganado la admiración de miles de personas que cada año viajan hasta la sierra para hacer voluntariado en los colegios, los nosocomios, las obras y los eventos de repartición de donativos.

En el 2003, la Sra. Romero Foster dijo:

Mi marido se enamoró de ésta causa durante un viaje de servicio comunitario, es por eso que me alegra ver que tantas personas se unen a ella de la misma manera. No habríamos logrado sacar adelante a la comunidad sin el indispensable apoyo de los voluntarios”.

Por otro lado, tras el fallecimiento de Doña Carmen en 2005, Fernando Romero Foster afirmó que las enseñanzas de su madre le han dado la fortaleza para luchar por ésta causa que tantas satisfacciones le ha brindado. Además, explicó que nunca sacrificó su vida por ayudar a ésta gente, porque ésta gente es su vida.

Hoy en día, Fernando Romero Foster, de 65 años; y la Sra. Amalia Carrasco de Romero Foster; de 63, siguen viviendo en la comunidad indígena donde continúan trabajando siete días a la semana, para sacar adelante a quienes hoy consideran su familia.

Relacionadas

Comentarios