Retrato hablado: Rogelio Zambrano, el heredero que seguirá el 'Cemex Way'

El nuevo presidente del Consejo de Administración de Cemex, considerado como el ideal para tomar el lugar que dejó Lorenzo Zambrano, mantendrá la línea de crecimiento y la reestructuración de deuda

COMPARTIR 
01/06/2014 04:46 Eréndira Espinosa
Ilustración: Abraham  Cruz
Ilustración: Abraham Cruz

CIUDAD DE MÉXICO, 1 de junio.- Rogelio Zambrano Lozano, presidente del Consejo de Administración de Cemex, está decidido a ir tras el balón tanto en la cancha de futbol como en la de los negocios, pues a decir de quienes lo conocen tiene lo que se necesita para ganar, ya que lo describen como empresario tenaz, disciplinado, elocuente, sencillo y relajado.

Zambrano Lozano, el principal pilar de Cemex, que nació el 3 de diciembre de 1956,  juega futbol desde los diez años, deporte que no ha dejado de practicar.

Quienes conocen su afición, afirman que es bueno para el balón y que suele jugar regularmente.

Pero además de dedicarle tiempo al deporte, también da clases de emprendedurismo en el Tecnológico de Monterrey.

Según los alumnos, sus clases son claras y fáciles de entender, por lo que esto le ha valido una calificación de diez en las evaluaciones de control escolar, cifra que no es fácil de conseguir, pues son pocos los maestros que obtienen esas notas.

Además, el empresario suele motivar a los estudiantes: “Tengo la certeza de que con sus conocimientos, habilidades, capacidad de trabajo, dedicación y compromiso pondrán en marcha un vigoroso esfuerzo dirigiendo sus objetivos al éxito de su desarrollo personal, familiar y de su comunidad”, dijo cuando un grupo de ellos concluyó con sus estudios profesionales.

De tal forma que a Rogelio Zambrano le gusta dedicarle tiempo a los negocios, pero también a su vida personal.

Es un hombre casado, tuvo cuatro hijos: una mujer y tres hombres. Inclusive, tiene nietos.

Aprendiendo el negocio

Rogelio Zambrano fue primo de Lorenzo Zambrano, aunque la diferencia de edad entre ellos era de más de diez años, siempre fueron muy cercanos.

También aprendió el negocio de su abuelo Lorenzo Zambrano Gutiérrez, fundador de la empresa, e igualmente siguió los pasos de su padre Marcelo Zambrano, quien fue presidente del consejo de 1985 a 1995.

Además, fue presidente del comité de Finanzas de Cemex desde 2009.

Inclusive, los trabajadores cercanos al empresario siempre pensaron que si alguna vez había un cambio en la dirección de Cemex, Rogelio sería uno de los más indicados para el puesto.

Y es que si se trata de conocer el negocio, el actual presidente del Consejo de Administración de Cemex tuvo su primer acercamiento a los 21 años. Su primera tarea fue desarrollar un simulador por computadora para hacer más eficiente un sistema de logística en la empresa.

La familia Zambrano es de emprendedores, y Rogelio no fue la excepción, por lo que en 1983 decidió crear su propio negocio, hoy se llama Carza, empresa desarrolladora de inmuebles, localizados en Nuevo León y en el Estado de México.

Rogelio Zambrano Lozano se graduó como ingeniero industrial y de sistemas del Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey y cuenta con una maestría en administración de la escuela de negocios Wharton Business School de la Universidad de Pennsylvania.

El nuevo presidente también es integrante del consejo consultivo de Banamex y miembro de los Consejos de Administración de Carza, S.A. de C.V. e Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey, entre otros.

El camino a seguir

En su primera conferencia de prensa como presidente del Consejo de Administración de Cemex, tras el inesperado fallecimiento de Lorenzo Zambrano, Rogelio afirmó que el nuevo equipo directivo al frente de la regiomontana mantendrá las prioridades de su antecesor.

La visión que Cemex tiene en estos momentos proviene de la misma estrategia que hemos venido siguiendo y no pretendemos cambiarla, Cemex tiene claro lo que necesita: seguir haciendo cemento, concretos agregados para ofrecer mejores productos al mercado”, declaró Zambrano Lozano.

Así, el plan del ingeniero y maestro en administración es devolverle el grado de inversión a la cementera, reduciendo su deuda.

Su meta es “bajar la palanca”, e incrementar el EBITDA o flujo de operación, con lo que la situación financiera de la empresa se volverá más flexible.

Video Recomendado

Comentarios

Lo que pasa en la red