Tesorera asesinada denunció amenazas ante Fiscalía de Morelos

El hermano de la funcionaria, Fredy Sánchez Ramos, lamentó que la Fiscalía estatal no haya tomado en cuenta la queja; muestra pruebas de sus afirmaciones

COMPARTIR 
19/05/2014 20:07 Pedro Tonantzin / Corresponsal
Fredy Sánchez Ramos, hermano de la tesorera Jenny, lamentó que la Fiscalía Estatal no haya hecho nada por investigar las amenazas contra su hermana (Foto Pedro Tonantzin)

MORELOS, 19 de mayo.- Fredy Sánchez Ramos, hermano de la tesorera Jenny, lamentó que la Fiscalía Estatal no haya hecho nada por investigar las amenazas contra su familiar, pese a que presentaron una denuncia en la Fiscalía Especializada en Delitos contra la Libertad de las personas, la cual quedó radicada en la carpeta FLPM 76/2014.

Con esta denuncia en mano acudieron a alertar a las autoridades de mayor rango en Morelos, toda vez que se trata de una familia cuyo padre, Gregorio Sánchez, fue asesinado en el 2004, cuando la Policía Estatal disparó contra vecinos del pueblo de Tlanepantla que mantenían tomado el ayuntamiento.

Hubo una denuncia que se le hizo saber al mismo Secretario de Gobierno, Messeguer, se le hizo saber al Subprocurador, se le hizo saber a todo mundo, hasta el mismo Gobernador estuvo enterado y nunca tomaron acciones, para resolverlo”, precisó Fredy.

La denuncia fue presentada el pasado 4 de abril, después de que la tesorera de Tlanepantla, Jenny Sánchez, recibió durante un mes llamadas y mensajes que amenazaban su vida y pretendían obligarla a que entregara dos millones de pesos de la cuenta pública del municipio.

El grupo delictivo que la amenazó, nunca reveló su nombre, “nunca dijeron quiénes eran, sólo le decían que querían dos millones de pesos o que iban a matar a ella o a mí hermano, entonces por eso se hizo la denuncia y pues digo hasta ahorita, estos son los resultados que el gobierno nos da”.

Las amenazas inicialmente fueron telefónicas, cuando dejó de contestar le enviaban mensajes de texto con insultos; los teléfonos de los cuales se hicieron las llamadas para amenazarla nunca fueron rastreados, para saber quién se encontraba detrás pese a que ya se había hecho la denuncia.

Insultándola le decían que contestara, que creía que se iba a burlar de ellos, que tenía que contestar, entonces lo único que yo le dije es que nunca contestara hasta que hicimos la denuncia y pues ya posteriormente nos hicieron unas indicaciones y pues ya hasta ahí llegó”.

Su hermano insistió, “tuvimos una reunión con el mismo Secretario de Gobierno, donde yo personalmente con una persona que me hizo el favor de sacarnos la cita, se lo pedimos personalmente él nos dijo que estaba tomando cartas en el asunto, hasta el día que pasó esto, nos enteramos que simplemente era un carpetazo más”.

La Fiscalía se comprometió a realizar el rastreo de los números de los cuales marcaban para amenazarla, pero nunca se realizó la localización de dichos números telefónicos.

De acuerdo a su hermano, el asesinato de la tesorera tuvo como propósito sembrar el terror en la gente, este grupo dijo, dejó en claro que sí podía hacerlo y meterse hasta el ayuntamiento para darle muerte, además los sicarios se llevaron sus celulares.

asc

Relacionadas

Comentarios