OCDE, 20 años aprendiendo del "club de los ricos"

Formar parte de la organización para la cooperación y el desarrollo económicos le ha permitido a méxico avanzar en buenas prácticas y homologación de políticas públicas

COMPARTIR 
18/05/2014 04:28 Felipe Gazcón

CIUDAD DE MÉXICO, 18 de mayo.- México ha aprovechado de diversas formas sus 20 años como integrante de la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE), que se cumplen hoy, y aunque algunos analistas critican que el país se ubica en los últimos lugares en los indicadores de bienestar y distribución de riqueza del llamado "club de países ricos", Gabriela Ramos, jefa de Gabinete de la organización expresa que “es mejor compararse con los países de mayor desarrollo, que ser el primero en la lista de los más rezagados”.

En entrevista con Excélsior, detalló que, entre los principales beneficios que el país ha recibido en dos décadas de membresía, está el poder compartir con este grupo las buenas prácticas, y remarcó que el lazo es el interés de tomar mejores decisiones para impactar positivamente en el nivel de vida de la población.

Hace 20 años, cuando México ingresó, muchas de sus estadísticas no eran comparables y desde ahí comienza el buen gobierno, homologando las estadísticas para hacerlas comparables y teniendo información clara, mejorando la base estadística para la toma de decisiones, eso ha sido muy positivo”, expresa.

Experiencia compartida

“Hay muchísimos ejemplos de cómo la experiencia internacional ha sido aprovechada por los mexicanos para mejorar procesos en muchas materias: hoy México tiene una de las más avanzadas leyes de competencia, que ha estado todo el tiempo actualizando y mejorando conforme evoluciona la práctica en materia internacional, pero esto ha sido de la mano con la OCDE y obviamente México también ha podido aportar sus conocimientos al resto de los países miembros”, afirmó.

La Ley de Protección al Medio Ambiente ha sido un rubro que se ha enriquecido por la participación de la OCDE, lo mismo los temas de educación, de su evaluación y de las instituciones que se han creado para ello, dijo.

Y por qué no decirlo, en la OCDE nos ha motivado mucho el poder contribuir a apoyar recientemente la serie de reformas ambiciosas en materia de telecomunicaciones, de energía y en los rubros donde siempre hemos estado apoyando un avance.”

Méritos propios

Sobre la estabilidad macroeconómica de México, Ramos comentó que ésta forma parte de un círculo virtuoso, “no podemos decir que las buenas políticas y las buenas prácticas que el país ha tomado son gracias a que es miembro de la organización, lo que sí podemos decir es que debido a que es miembro de la OCDE las decisiones que ha tomado se han reforzado”.

Ello, porque el organismo tiene a un grupo de países que comparten decisiones, experiencias y además se someten a una revisión entre pares, detalló.

No es una cuestión menor el saber que están siendo observados por sus compañeros y que cuando acuden a sus comités de macroeconomía, agricultura, educación o medio ambiente, las decisiones que se toman pueden ser cuestionadas por los demás países, porque esta organización ayuda a apuntalar las buenas decisiones, remarcó.

Por algo, la frase de la organización es: “políticas públicas para una vida mejor”.

Soberanía ante todo

Respecto a las dificultades que enfrenta México para acatar ciertas recomendaciones de la OCDE como en el caso de avanzar con la reforma del IVA, afirmó que la organización “no está para decirle lo que debe hacer.

Las recomendaciones de la OCDE son  más bien indicaciones de lo que sabemos que está funcionando en otros países, para que México lo considere, pero los mexicanos están bien capacitados para saber que quieren hacer con el país.”

Recordó que cuando ese organismo multinacional ha emitido recomendaciones clave, México ha sido de los países ejemplares que ha tratado de aprovecharlas y de avanzar aunque, dijo, no es sencillo ya que hay diferentes niveles en esta discusión.

Para la experta, el primero es identificar cuál es la mejor práctica, pero también se debe tomar en cuenta que los procesos políticos son complicados.

Calificó como muy eficiente la conformación de coaliciones y de alianzas para pasar las reformas en la administración del presidente Enrique Peña Nieto,  en comparación con otros países miembros, como Francia y Estados Unidos, en donde simplemente no se puede avanzar reformas, subrayó.

Aplicación de las leyes

Reveló que el grupo de países integrantes está ahora poniendo más atención en la implementación de las reformas,  “hemos aprendido que buenas decisiones y buenas reformas requieren también muy buena implementación”, abunda.

La crisis económica reveló que incluso en los países más avanzados no sólo no hubo una buena legislación para protegernos contra los excesos de los mercados financieros, sino que también la implementación fue bastante deficiente.

“Ahora todos nos estamos fijando en la capacidad de implementación, en las habilidades de los diferentes estados para poder lograr que las decisiones que se toman en las leyes puedan traducirse en un impacto real en la población y logren los objetivosplanteados”, reiteró.

La membresía en la OCDE ha permitido a México participar en todas las grandes discusiones de las nuevas reglas internacionales en materia de impuestos, de transferencia de utilidades, de inversión, de comercio, de medio ambiente, en la lucha contra el lavado de dinero y los paraísos fiscales, así como la corrupción y el soborno, entre otros temas.

Acerca de críticas en el sentido de que durante los 20 años de membresía en la OCDE la pobreza en México aumentó, lo mismo que la concentración de la riqueza, respondió que es injusto culpar a la Organización de ello, al señalar que también se debe considerar que hace unos años no sólo México sino el mundo entero sufrió una de las peores recesiones económicas de la historia, que ocasionó un aumento generalizado de la desigualdad.

Puntualizó que México está haciendo su tarea y confió en que en los próximos años mejoren las condiciones de la distribución de la riqueza y se logre un crecimiento más incluyente. La clave para ello es la educación de calidad y más igualitaria.

El Plan Marshall, en el origen del organismo internacional

La OCDE nació de la Organización Europea de Cooperación Económica (OECE), la cual se creó en 1947 con el apoyo de Estados Unidos y Canadá para coordinar el Plan Marshall para la reconstrucción de Europa tras la Segunda Guerra Mundial.

Creado como un socio económico para la alianza atlántica militar OTAN, desde 1961 la misión de la OCDE ha sido ayudar a los gobiernos de sus países socios a alcanzar un crecimiento económico sostenible y del empleo, aumentar los niveles de vida de sus habitantes, manteniendo al mismo tiempo la estabilidad financiera y contribuyendo así al desarrollo de la economía mundial.

La Convención que da lugar a su creación llama a asistir a las economías en expansión de sus países miembros y otros países en vías de desarrollo económico, y a contribuir al crecimiento del comercio mundial desde una base multilateral y no discriminatoria.

Se trata de un foro único en donde los gobiernos de 34 economías democráticas trabajan conjuntamente para enfrentar los desafíos económicos y sociales de la globalización y al mismo tiempo aprovechar sus oportunidades.

Con sede en París, está integrada por Australia, Austria, Bélgica, Canadá, Chile, República Checa, Dinamarca, Estonia, Finlandia, Francia, Alemania, Grecia, Hungría, Islandia, Irlanda, Israel, Italia, Japón, Korea, Luxemburgo, México, Holanda, Nueva Zelandia, Noruega, Polonia, Portugal, Eslovaquia, Eslovenia, España, Suecia, Suiza, Turquía, Reino Unido y Estados Unidos.

La organización proporciona un espacio donde los gobiernos pueden intercambiar sus experiencias políticas, buscar respuestas a problemas comunes, identificar buenas prácticas y coordinar políticas locales e internacionales.

Es un foro donde la presión que ejercen entre sí los países miembros puede actuar como un incentivo poderoso para mejorar las políticas e implementar "leyes flexibles", que son instrumentos no obligatorios que en ocasiones pueden conducir a acuerdos formales o negociaciones.

–Felipe Gazcón

 

Relacionadas

Comentarios