Los temas que tenía Zambrano bajo llave

Hablar de futbol, a pesar de ser partidario de los Tigres e inversionista en el equipo, era algo que le molestaba

COMPARTIR 
13/05/2014 05:34 José Yuste

CIUDAD DE MÉXICO.- Lorenzo Zambrano, amable, educado, siempre contestaba de todo. Estaba acostumbrando, al fin y al cabo era un empresario global.

Había logrado presencia empresarial en los cinco continentes. Pero había un tema que cuando se lo tocabas, simplemente no quería responder nada.

Lo evitaba. Sabía sus consecuencias. No era un tema de deuda, ni de política, ni del sector empresarial. El tema que le preocupaba a Zambrano era el fútbol.

Decía que el balompié era lo único que podía dividir empresas, deshacer equipos de administración, que su pasión ponía en riesgo cualquier equipo profesional en los corporativos.

Lo sabía bien: siempre se dijo que sus directivos empezaron a meter mano en la alineación de los Tigres, el equipo de futbol que manejan, y de ahí vino un rompimiento del equipo que llegó hasta la salida del director financiero de la multinacional mexicana.

Después de eso, Zambrano nunca quiso hablar abiertamente de fútbol.

Es importante recordar que fue en 1996 cuando Cemex obtuvo los derechos para administrar dicho equipo, tras lo cual el empresario dejo de asistir a uno que otro partido para brindarle apoyo.

Tras conocerse la noticia del fallecimiento de Zambrano, su equipo, reconoció al empresario como “un gran impulso del futbol como medio de transformación social”.

El otro tema que lo ponía furioso era la acusación de la Comisión Federal de Competencia por evitar la competencia.

“Realmente estoy enojado”, dijo cuando el organismo antimonopolio los acusó por evitar la entrada del buque Mary Nour, la cual traía 26 mil toneladas de cemento ruso.

Utilizamos las herramientas legales para impedir cemento que considero es contrabando, nos decía.

Y vaya que apeló y le enojó la investigación de la Comisión Federal de Competencia.

Sin embargo su apertura era tal que estaba activo en Twitter.

También conocedor de su influencia fue uno de los empresarios pioneros y con gran actividad en la red social. Ello le permitía hacer llamadas a guardar la calma en Monterrey justo en momentos de alta inseguridad, pero también a reflexionar sobre las reformas estructurales, o simplemente a responder cuando publicabas algo con lo cual no estaba de acuerdo.

A Don Lorenzo le gustaba leer, y la educación era una de sus grandes preocupaciones, por lo que buscaba que sus trabajadores contaran con los medios para seguirse preparando y mejorar profesionalmente.

 

Relacionadas

Comentarios