México defiende ante la ONU prevención como fórmula antiviolencia

Elogia la estrategia Aldo Lale-Demoz, director de Operaciones de la ONUDD, por el carácter integral para atacar los orígenes sociales de la violencia

COMPARTIR 
12/05/2014 10:41 EFE / Foto: Archivo

VIENA, 12 de mayo.- México defendió este lunes la prevención como fórmula para atajar la inseguridad, al presentar durante una reunión de la ONU sobre criminalidad en Viena su primer programa nacional para prevenir la violencia y la delincuencia.

“En México estamos convencidos de que la prevención es la mejor forma de actuar en relación al futuro”, aseguró el subsecretario de Gobernación para Prevención y Participación Ciudadana, Roberto Campa, en una reunión de la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (ONUDD).

El objetivo del Programa Nacional para la Prevención Social de la Violencia y la Delincuencia, puesto en marcha en 2013, es contribuir a la seguridad al reconstruir “el tejido social y el fortalecimiento de la convivencia y la cohesión comunitaria”, subrayó Campa, durante su intervención ante el plenario de la Comisión de Prevención del Delito y la Justicia Penal de la ONUDD.

Para ello, destacó, se atenderán "las condiciones sociales, económicas y culturales que propician la violencia y la delincuencia, con una perspectiva integral y focalizada en las mil 500 zonas más vulnerables del país".

Campa indicó que las instituciones del Estado, desde el Gobierno federal a los municipios, las organizaciones civiles, la iniciativa privada y el mundo académico cooperan para "transformar y mejorar la calidad de vida de los ciudadanos, en aras de fortalecer la seguridad en todos los ámbitos de la vida diaria".

Destacó "los esfuerzos contundentes" de la administración del presidente Enrique Peña Nieto para convertir la Procuraduría General de la República en una Fiscalía General de la Nación con "plena autonomía", así como para crear una Gendarmería Nacional.

Aunque en el pasado se han ejecutado planes parecidos en algunas áreas o ciudades, esta es la primera vez que las autoridades llevan a cabo un programa nacional que responde al origen de la violencia de una forma global, según explicó Campa a Efe.

En un acto de presentación posterior, la iniciativa mexicana recibió los elogios de Aldo Lale-Demoz, director de Operaciones de la ONUDD, quien resaltó su carácter integral para responder a los orígenes sociales de la violencia.

Antonio Mazzitelli, representante de la ONUDD en México, mostró su confianza en que en el futuro el país puede ser un modelo por su respuesta a los problemas de la violencia y la criminalidad.

Este programa concentra su acción en mil 500 zonas degradadas en las que hasta hace poco no se internaban ni las fuerzas de seguridad, recordó Campa, y pretende fomentar la recuperación del espacio público y luchar contra el abandono escolar y la falta de oportunidades de los jóvenes mediante diversas iniciativas.

El plan también busca prevenir las adicciones y la violencia machista, así como identificar los problemas de aprendizaje de los menores.

Este año las instituciones involucradas cuentan con unos 10 mil millones de dólares para atender la necesidad de municipios situados en los 32 estados del país.

El plan pone énfasis en la población joven, ya que en México el homicidio es la primera causa de muerte entre los 19 y los 25 años, precisó Campa.

El representante mexicano dijo a Efe que, aunque el año pasado se produjo un descenso del 16% en el número de homicidios en México, siguen produciéndose 50 muertes violentas diarias, "una cifra aún muy alta".

"Confiamos en que va a seguir bajando. La tendencia de este año continúa en el mismo sentido", agregó Campa, quien afirmó que se debe continuar trabajando tanto en la "contención de la violencia" como en su "prevención".

Este plan de prevención, indicó, "requiere de tiempos más largos de maduración" para ver sus efectos, aunque subrayó que hay algunas zonas en las que ya se detecta una reducción de la violencia, como es el caso de Ciudad Juárez, que empezó a tratar las raíces sociales de este fenómeno en 2011.

El plan aplicado en esa ciudad, recordó, "sirvió como ejemplo para la construcción del programa en todo el país".

Para Campa, los problemas sociales y de violencia que atraviesa el estado de Michoacán en los últimos meses son un ejemplo de que "no se puede resolver el problema sólo por la vía de la justicia, la ley y la Policía".

En ese estado, puntualizó, se han producido "tres sustituciones de grupos delictivos", mientras que la actual estrategia del gobierno consiste en favorecer "un cambio en las condiciones sociales" que impida arraigar a la criminalidad.

dgp

Relacionadas

Comentarios