Mamá con hijos nacidos en EU cruza ilegal y... la detiene migración

Marlen Baeza Hernández llegó a la frontera de Nuevo Laredo y al intentar cruzar fue detenida; del lado americano la esperaban su esposo y sus dos hijos

COMPARTIR 
10/05/2014 18:10 Juan Manuel Reyes Cruz / Corresponsal

NUEVO LAREDO, 10 de mayo.- A las 15:00 horas tiempo de México, Marlen Baeza Hernández, una mexicana que fue deportada hace 7 años, madre de dos hijos nacidos en Estados Unidos y esposa del naturalizado estadounidense Gustavo  Salmerón, llegó ante oficiales de aduana y protección fronteriza, para solicitar asilo político, aun sabiendo que podría ser arrestada por entrar de manera ilegal al país vecino, por segunda ocasión.

En el lado americano la esperaban sus dos hijos y su esposo con un ramo de rosas

En el lado americano, con un ramo de rosas y una carta con palabras de amor, Gustavo, esperaba ansioso  a su esposa, que teniéndola frente a él, no les fue permitido acercarse uno al otro por cuestiones legales.

Acompañados de las notas musicales los himnos nacionales -México y EU- con grupos religiosos, representantes y activistas como Francisco Chavira, y Sergio Chavira, de la red de migrantes, además de representantes del cabildo texano, poco a poco, llegaron para solidarizarse con la familia Salmerón-Baeza. 

A las 16:00 horas, oficiales federales americanos, entregaron dos de sus tres hijos a Gustavo, quien los recibió, pero no pudo platicar con Marlen, ya que ella fue llevada al interior de las oficinas de inmigración de los Estados Unidos.

El mensaje de Marlen fue contundente:

Vengo con la intención de quedarme a vivir en Estados Unidos. Me negaron la residencia hace 7 años, y no supe por qué. Mis hijos son ciudadanos americanos y mi esposo también, sé que me pueden arrestar, pero no tengo miedo, quiero vivir con mi esposo y mis hijos, que no nos separe nada. Nadie nos va a separar. Es injusto que el presidente Obama no apruebe la reforma migratoria y quiero que nos hagan justicia”, dijo a IMAGEN MULTIMEDIA, Marlen Baeza, mientras sus dos hijos menores de edad lloraban.

Por su parte Gustavo Salmerón, dijo al pie del puente internacional número uno:

Ninguna Nación nos va a separar. Obama ayúdame, firma la nueva ley. Este dolor que siento no se lo deseo a nadie, siento frustración y coraje. Mis hijos sienten temor de vivir en México. Quiero que el Congreso deje de jugar con la gente, que Obama deje de engañar y deje de matar ilusiones”, fue lo que dijo con micrófono y bocinas, frente al edificio de seguridad nacional y aduana de Laredo Texas.

El alcalde Texano, Raúl Salinas, dijo en nombre de su cabildo, que él apoya a los migrantes, que le parece injusto que traten así.

Esto no es democracia.  Es importante una reforma migratoria.  Que no haya excusas, ya que los Migrantes llegan a trabajar, no son terroristas. Los estudiantes ilegales que llegaron desde muy pequeños, ni sabían que eran de otro país, los  educan y luego los quieren deportar. Ya es tiempo de que  no nos den atole con el dedo. No nos rajamos en apoyar a los migrantes, y no se vale que se separe a las familias”, fue el mensaje del alcalde laredense.

El mexicano por nacimiento y naturalizado americano, Gustavo Salmerón, reconoció que su esposa, la primera ocasión que cruzó lo realizó de manera ilegal, y que en Ciudad Juárez, después de la revisión de la documentación, la castigaron por 20 años.

Tratamos de seguir todo al pie de la letra, fuimos engañados por un abogado hace 7 años, nuestra separación fue con mucho dolor, y cada vez que voy a visitarlos a México, escucho balaceras, asaltos  y eso me da mucho miedo”, indicó Salmeròn.

Gustavo actualmente trabaja como educador en una escuela de Chicago Illinois. En los últimos tres años se han deportado a más de dos millones de personas, de los cuales, 200 mil son niños o menores de edad.

asc

Relacionadas

Comentarios