Niñas que se convierten en madres, un fenómeno que implica riesgos

En México ocurren poco menos de medio millón de casos al año; las niñas truncan su vida profesional y se ven obligada a formar una familia sin tener la capacidad física y emocional para ello

COMPARTIR 
10/05/2014 15:32 Rodrigo Aguiar
Las adolescentes que se embarazan no tienen la capacidad física ni emocional para formar un hogar. FOTO: Especial
Las adolescentes que se embarazan no tienen la capacidad física ni emocional para formar un hogar. FOTO: Especial

Dafne, de tan solo ocho años, dio a luz a un bebé el año pasado en la ciudad de Guadalajara. El parto tuvo que ser por cesárea luego de que los médicos consideraran de que se trataba de lo “más seguro” para la madre y el bebé.

El padre del bebé que tuvo Dafne en el Hospital General de Occidente de Guadalajara fue un joven de 17 años. La niña madre identificó al joven como su novio y dijo que la relación fue consensuada.

El caso de Dafne es uno del casi medio millón que ocurre en México cada año. De cada mil niñas, 69 llegan a ser madres antes de adquirir la mayoría de edad, según datos del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef, por sus siglas en inglés).

Los casos como el de Dafne, según especialistas, están muy ligado al estrato social de las niñas.

Las niñas y los niños conocen las medidas preventivas, pero no tienen conciencia de las consecuencias que esto lleva, que un embarazo les limita la vida”, dijo a Excélsior la especialista Doris González Rhode, directora de Salud y Bienestar Integral del Tecnológico de Monterrey, Campus Santa Fe.

En ese nivel socioeconómico no hay un plan de vida claro, no tienen muy bien definido sobre sus metas, cómo se quieren desarrollar personalmente”, dijo la especialista.

Las jovencitas acostumbran repetir patrones. “¿Ya no quiso estudiar? Que se case”, es una frase muy recurrente en algunos niveles socioeconómicos donde todavía “se tiene muy presente el concepto de ser madres y de únicamente dedicarse a las labores del hogar”.

Según la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición de 2012, el 23% de las niñas de 10 a 19 años tiene relaciones sexuales y de ellas el 51% han quedado embarazadas al menos una vez.

El problema de las niñas madres disminuye conforme cambia el estrato social.

Por ejemplo, en el estrato social de clase media y media alta, se está dando el fenómeno de que las mujeres ahora se casan mucho después de los 30 años”, sostiene González Rhode.

El problema, según las estadísticas, parece estar disminuyendo. Mientras que en el 2009 eran 71 madres por cada mil niñas, en 2012 la cifra bajó a 69, según datos de Unicef.

En América Latina, las cifras no son muy distintas a las de México, según la Unicef. El 38% de las mujeres se embarazan antes de cumplir los 20 años.

Los riesgos de ser madres

Para las mujeres, el convertirse en madres a temprana edad se convierte en un obstáculo.

Por ejemplo, más del 80% de las adolescentes que quedan embarazadas en secundaria o preparatoria dejan la escuela. La mayoría por cuestiones de salud o bien por temor al rechazo o al acoso escolar.  

Ante la falta de ingresos y el tener una boca más que mantener, las jovencitas se ven forzadas a buscar trabajo y dejar los estudios.

El riesgo físico es aún mayor, según González Rhode.

Las niñas no tienen la capacidad física ni emocional para formar un hogar. Por eso es precisamente que tenemos familias muy disfuncionales”, sostiene. 

Comentarios

Lo que pasa en la red