Estimulan los vínculos madre-hijo

El Conafe ofrece un mecanismo para que poco a poco las mamás mejoren las prácticas de crianza con sus hijos

COMPARTIR 
10/05/2014 06:13 Lilian Hernández/Enviada
La iniciativa del Conafe representa un mecanismo para que las mamás de comunidades tengan una mejor relación con sus hijos. Foto: Diego Mateos

ACAXOCHITLÁN, Hgo. 10 de mayo.— Aunque no existe una escuela para mamás, en comunidades de muy alta y alta marginación es necesario estimular los lazos afectivos entre madres e hijos desde que nacen, ya que entre los cero y cuatro años es cuando necesitan de esa armonía para su crecimiento.

La supervisora del Programa de Educación Inicial en 10 comunidades del municipio de Acaxochitlán, en Hidalgo, Azucena López Cuevas, explicó que esta iniciativa que realiza el Consejo Nacional de Fomento Educativo (Conafe) representa un mecanismo para que poco a poco las mamás vayan mejorando sus prácticas de crianza, porque no basta con alimentarlos, sino hay que intercambiar muestras de cariño para incentivar su autoestima.

A través de una sesión semanal de dos horas, las promotoras de ese programa les enseñan cómo pueden cuidar mejor a sus hijos, desde cómo prevenir accidentes en las casas hasta la manifestación de cariños, cantos y juegos.

El Programa de Educación Inicial está enfocado a que los niños tengan mejor calidad de vida, no en cosas económicas, pero sí en la parte emocional, porque eso los proveerá para que en un futuro tenga mejores herramientas y mejor desarrollo, porque en las comunidades indígenas las mamás se ocupan de sus cosas domésticas o del campo y no les dan tanta atención, tanto afecto”, comentó Azucena, quien lleva ocho años en el programa.

Al hacer una comparación entre la conducta de las mamás cuando inician el curso y cuando lo terminan, la supervisora consideró que uno de los principales logros es que “son mamás más amorosas, quizás todas lo sean, pero no les prestan tanta atención”.

En las comunidades indígenas es común el uso de fogones en el piso, por lo que es frecuente que ocurran accidentes como quemaduras, y uno de los temas del curso es cómo evitarlos.

Es cierto que no hay una escuela para padres, pero hay Educación Inicial, que es un programa que nos proporciona a todas las que somos mamás esa oportunidad de mejorar, de ver crecer a nuestros hijos más seguros de sí mismos, más independientes, más autónomos, porque desarrollan mejor su lenguaje, interactúan con otros niños y adultos, tienen mayor autoestima”, afirmó.

Comentó que incluso en una de las comunidades que supervisa, también asiste el papá, porque a ambos les ha interesado aprender a convivir con sus hijos.

Detalló que los primeros cuatro años de vida son básicos para la formación, ya que se estimula el lenguaje, la comunicación y la conexión afectiva en un periodo en el que aprenden a hablar, a caminar, a vestirse y a ser independientes.

La instructora enfatizó que desea que mediante esas sesiones se pueda influir en la disminución de los golpes y gritos, porque es una oportunidad para educar a los niños en un ambiente de menos agresividad.

Comentarios

Lo que pasa en la red