Dan cadena perpetua a asesino de personal consular de EU

El lugarteniente del grupo delictivo de Barrio Azteca, asesinó a una empleada del Consulado en Ciudad Juárez, su esposo y al marido de otra

COMPARTIR 
24/04/2014 20:41 Notimex
El lugarteniente del grupo delictivo de Barrio Azteca, asesinó a una empleada del Consulado en Ciudad Juárez, su esposo y al marido de otra.

CIUDAD DE MÉXICO, 24 de abril.- Arturo Gallegos Castrellón, lugarteniente del grupo delictivo conocido como Barrio Azteca, recibió sentencia de cadena perpetua por los asesinatos de un empleada del Consulado en Ciudad Juárez, su esposo y el esposo de otra.

"Benny”, “Farmero”, “51”, “Güero”, “Pecas”, “Tury” y “85”, está identificado como el responsable de ordenar los tres homicidios en marzo de 2010.

La Embajada de Estados Unidos en México ratificó, en un comunicado esta información que dieron a conocer en Estados Unidos varios funcionarios del Departamento de Justicia, la Fiscalía del Distrito Occidental de Texas y la Agencia Antidrogas (DEA, por sus siglas en inglés).

El individuo, conocido también como “Benny”, “Farmero”, “51”, “Güero”, “Pecas”, “Tury” y “85”, tiene 35 años de edad y está identificado como el responsable de ordenar los tres homicidios en marzo de 2010.

Al respecto, la embajada recogió las declaraciones del subprocurador General en funciones de la División Criminal del Departamento de Justicia de Estados Unidos, David A. O´Neil.

El funcionario estadunidense señaló a Gallegos Castrellón como responsable de mil 600 homicidios, en la guerra por el control de las rutas del narcotráfico de México hacia la Unión Americana.

Además, indicó que junto con otros asesinos cometió el crimen contra la empleada del Consulado de Estados Unidos en Ciudad Juárez, su esposo y el esposo de otra trabajadora de la misma representación diplomática.

Su pandilla de asesinos aterrorizó y victimizó a hombres y mujeres en ambos lados de la frontera, pero gracias al duro trabajo de nuestros socios en procuración de justicia, ahora él pasará el resto de sus días en la cárcel pagando por sus crímenes”, dijo O´Neil.

En el mismo anuncio, Michele M. Leonhart, administradora de la DEA, ratificó el compromiso de la dependencia a su cargo por sacar de las calles a individuos como estos, que “asesinan a sangre fría a víctimas inocentes”.

La sentencia fue dictada hoy por la juez de distrito Kathleen Cardone en el Distrito Occidental de Texas. Además, la Juez Cardone ordenó a Gallegos Castrellón el pago de 998 mil 840 dólares en restitución y el decomiso de 785 mil 500 dólares.

Tras su extradición de México el 28 de junio de 2012, un jurado federal encontró culpable a Gallegos de seis cargos de asesinato y conspiración para asociación delictuosa, narcotráfico, importación de narcóticos, asesinato en un país extranjero y lavado de dinero.

La evidencia entregada en el juicio probó que Gallegos Castrellón fue líder del Barrio Azteca, una violenta pandilla callejera que comenzó a operar a final de los años 80 y se convirtió en una organización criminal transnacional.

Barrio Azteca formó alianza con La Línea, parte del cártel de Vicente Carrillo Fuentes, para luchar contra el de ‘El Chapo’ por el control de la ruta de narcotráfico a través de Ciudad Juárez.

La ruta, conocida como la “plaza de Juárez” es importante para las organizaciones del narcotráfico porque es una ruta principal de entrada a Estados Unidos.

La evidencia en el juicio también probó que el ahora sentenciado estaba a cargo de los equipos de sicarios de Barrio Azteca, que ayudó a crear y supervisó de 2008 a 2010.

Su equipo asesinó hasta 800 personas entre enero y agosto de 2010, para un total de mil 600 víctimas ultimadas a lo largo de varios años.

También se comprobó que Gallegos Castrellón ordenó el homicidio triple en Ciudad Juárez el 13 de marzo de 2013 de la empleada del Consulado de Estados Unidos Leslie Enríquez, su esposo Arthur Redelfs, y Jorge Salcido Ceniceros, esposo de otra empleada.

Un total de 35 personas enfrentan cargos en la tercera acusación y se presume que cometieron varios actos criminales.

De los 35 acusados en la causa, 26 han sido sentenciados, uno se suicidó antes de concluir su juicio, y dos están fugitivos, entre ellos Eduardo Ravelo, uno de los 10 fugitivos más buscados por el Buró Federal de Investigaciones (FBI, por sus siglas en inglés).

Este caso lo lleva el fiscal Joseph A. Cooley, de la Sección de Crimen Organizado y Pandillas de la División Criminal; el fiscal Brian Skaret, de la Sección de Derechos Humanos y Casos Especiales de la División Criminal, y el Subprocurador John Gibson, de la Oficina del Departamento de Justicia para el Distrito Occidental de Texas.

jpg

Comentarios

Lo que pasa en la red