Limitar deportaciones sería un paso, pero no es suficiente: Dolores Huerta

La cofundadora y vicepresidenta del Sindicato de Trabajadores Agrícolas de América llamó a presionar a los republicanos que tienen detenida la reforma inmigratoria en la cámara baja

COMPARTIR 
22/04/2014 23:45 Rodrigo Aguiar
La activista Dolores Huerta dijo que se preparan acciones para presionar a los republicanos que tienen detenida la reforma inmigratoria en la Cámara de Representantes. FOTO: Héctor López/Excélsior
La activista Dolores Huerta dijo que se preparan acciones para presionar a los republicanos que tienen detenida la reforma inmigratoria en la Cámara de Representantes. FOTO: Héctor López/Excélsior

CIUDAD DE MÉXICO, 23 de abril.- Los cambios a las directivas en materia de inmigración que analiza el gobierno estadunidense, que limitarían las deportaciones a solo personas que sean una amenaza contra la seguridad, representarían un avance, pero es poco comparado con lo que se lograría si es aprobada una reforma inmigratoria, afirmó este martes la activista Dolores Huerta.

El cambio, si es adoptado, beneficiaría a decenas de miles de inmigrantes que son deportados cada año porque cometieron violaciones a la ley de inmigración de forma reiterada, como reingresar a Estados Unidos luego de ser deportados, no cumplir con una orden de deportación o no acudir a una cita de una corte.

Pero para Huerta, cofundadora y vicepresidenta del Sindicato de Trabajadores Agrícolas de Estados Unidos (UFW, por sus siglas en inglés), es más necesario aprobar una reforma inmigratoria integral.

La activista recordó que aunque el presidente Barack Obama ya emitió una orden pidiendo que no se deportara a personas que tienen hijos en Estados Unidos, a estudiantes y a personas sin récord criminal, en la práctica dicha orden no se está cumpliendo.

Se suponía que no iban a deportar personas que tenían hijos en Estados Unidos, que no iban a deportar estudiantes, pero lo siguen haciendo", dijo Huerta, en entrevista con Excélsior.

Los funcionarios de inmigración siguen haciendo lo que les da la gana. Ni al presidente le hacen caso", sostuvo.

Según Huerta, medidas aprobadas por Obama como la llamada acción diferida, que evita que jóvenes que fueron llevados a Estados Unidos cuando eran niños sean deportados, "debe de ser ampliada a sus familiares".

El programa de acción diferida, aprobado en 2012, ha ayudado a 600,000 personas, pero activistas quieren que se amplíe para incluir a más personas, incluidos quienes han estado en Estados Unidos por más de cinco años o a quienes desde su llegada han tenido hijos.

La activista de 84 años subrayó que aunque hay leyes aprobadas en varios estados, como California, donde se pide que no se deporte a personas sin antecedentes criminales o a estudiantes, los alguaciles siguen actuando a discreción.

Paradójicamente, dijo, al tiempo que se está deportando a gente, se pretenden traer a “braceros” solo para trabajar, “sin darles nacionalidad, como esclavos sin tomar en cuenta a quienes ya se encuentran en Estados Unidos”.

Reforma inmigratoria o boicot

Huerta dijo que la actual situación en la que vive la comunidad latina en Estados Unidos hace imperiosa la necesidad de aprobar una reforma inmigratoria integral.

Ahora mismo tenemos una ley propuesta por los demócratas que está detenida por un comité, tenemos los votos para que pase pero no quieren sacarla”, dijo, en referencia a la parálisis legislativa en la Cámara de Representantes, de mayoría republicana.

Según Huerta, los demócratas preparan una petición de descargo para que se presente la ley ante el pleno y sea votada, algo que no ha sido posible debido a la oposición de 18 republicanos.

La semana pasada el presidente Barack Obama dijo que no actuará unilateralmente en el tema migratorio cuando exista oportunidad de que el congreso actúe. Los republicanos han advertido que cualquier acción unitateral de Obama terminaría con todo tipo de posibilidad de cooperación en la materia. 

Los republicanos quieren primero sellar la frontera, pero según Huerta, “eso nunca va a pasar” ya que no es factible. “Ponen eso como pretexto”, sostuvo.  
 
La ley aprobada en el Senado, de mayoría demócrata, propone una mayor seguridad fronteriza, así como vías para la naturalización de muchos de los aproximadamente 11.5 millones de inmigrantes que viven en Estados Unidos sin autorización.
 

Es cuestión política, porque saben que los latinos votamos demócrata, por eso no quieren ceder", dijo la activista, que también resaltó que entre el mismo partido republicano hay divisiones.

El llamado Tea Party lo ha dicho cínicamente, que van a postular candidatos en contra de los republicanos que promuevan una reforma inmigratoria”, sostuvo.

Huerta afirmó que si no se aprueba una reforma inmigratoria, se ejercerá presión sobre corporaciones, tal como se hizo en semanas recientes en Arizona, cuando los legisladores locales aprobaron una ley que permitía a los negocios negarles servicios a los homosexuales.

La ley fue rechazada por la gobernadora Jan Brewer luego de que las corporaciones ejercieran presión, algo que podría hacerse también en el caso de los 18 legisladores republicanos que se niegan a aprobar la reforma inmigratoria en comisiones, sostuvo.

Hay que levantar el teléfono, decirles a esas corporaciones que no estamos de acuerdo con lo que están haciendo los republicanos, quienes agarran dinero de ellos. Si no lo hacen, hay que llamar a un boicot contra esas empresas”, dijo

Activistas han dado de plazo hasta el 28 de junio a la cámara baja para que apruebe una reforma inmigratoria, o de lo contrario aumentarán las protestas en diferentes puntos del país.

'César Chávez', una inspiración para los latinos

La película César Chávez, dirigida por Diego Luna, y que relata la lucha del líder activista en favor de los derechos campesinos en Estados Unidos, debe de servir como inspiración para las personas en dificultades, dijo Huerta.

La cinta retrata cómo "la gente pobre, la gente del campo tuvo ese valor para pasar sobre cualquier obstáculo, sin importar quien se encuentre en el gobierno", dijo Huerta, quien es encarnada en la cinta por la actriz Rosario Dawson.

La película, que se estrenó en marzo pasado en Estados Unidos, llegará a la pantalla grande en México el 1 de mayo.

Comentarios

Lo que pasa en la red