Carlota, última hija de Emiliano Zapata muere a los 100 años

Carlota Zapata Sánchez, última hija reconocida del general falleció este lunes, en Jiutepec Morelos a causa de un paro cardiaco

COMPARTIR 
22/04/2014 14:28 Pedro Tonantzin/Corresponsal

JIUTEPEC, Mor. 22 de abril.- La hija del general Emiliano Zapata Salazar, Carlota Zapata Sánchez murió a los 100 años de edad en el municipio de Jiutepec este pasado lunes. Ella era la última hija reconocida del Caudillo del Sur que sobrevivía y había conocido en vida a su padre.

Carlota Zapata fue hija de Agapita Sánchez a quien conoció el general Zapata, en el campamento revolucionario de Huitzilac, poco antes de que estallara formalmente el movimiento armado de 1910, y en 1913 nació su hija a quien reconoció plenamente mientras vivió el líder de la Revolución Agraria.

Itzel Ulloa, nieta del General, aseguró que su abuela murió víctima de un paro cardiaco, “ella nunca quiso inmiscuirse en la política, siempre decía que el gobierno había matado a su padre, y por esa razón nunca quiso recibir ninguna ayuda de ningún tipo de partido. Se parecía mucho al general su forma de pensar, nunca quiso nada, nada del gobierno, ni estar en la política”.

Su nieta Itzel aseguró que ella murió como vivió, sin inmiscuirse en la política, porque siempre aseguró que el gobierno había matado a su padre, desde entonces se refugiaron junto con su madre en las calles del Centro Histórico de Cuernavaca, sin hacer público su parentesco con el general.

A pesar de que conoció brevemente a su padre, Doña Carlota guardaba recuerdos de su padre, “siempre nos platicaba que el general le daba un beso en la frente, era muy cariñoso se despedía, siempre se oían muchos balazos, los escondían. De las comidas que le hacía mi bisabuela Agapita al general, el mole, le gustaba mucho el mole”.

Siempre nos platicaba que el general le daba un beso en la frente, era muy cariñoso se despedía, siempre se oían muchos balazos, los escondían. De las comidas que le hacía mi bisabuela Agapita al general, el mole, le gustaba mucho el mole”, relató una de las nietas de Carlota.

Los documentos que acreditaban el registró de su nacimiento, fueron quemados en el incendio de la Presidencia Municipal de Huitzilac, la cual sirvió de cuartel zapatista durante la revolución y fue quemado en dos ocasiones por soldados porfiristas.

Pues la familia, los tíos, sabían quién era Carlota Zapata, a ella la respetaron en no querer estar frente a los medios, ni ser reconocida, decía que su mayor reconocimiento era que ella era hija del General Emiliano Zapata, y todos como familia pues un orgullo”, agregó.

A doña Carlota le sobreviven 7 hijos de los 14 hijos que tuvo con su esposo Evaristo Martínez. Toda su vida fue ama de hogar y nunca le interesó participar en la vida política de la entidad a diferencia de sus medios hermanos, Anita, Diego, Mateo y Nicolás.

De acuerdo al historiador Edgar Zapata, bisnieto del general, Agapita Sánchez fue una de las 28 mujeres con las que tuvo relaciones sentimentales el Caudillo del Sur, entre todas procrearon 30 hijos, sin embargo sólo 10 llegaron a la edad adulta, entre ellos Carlota Zapata.

Muchos de sus hijos vivieron una etapa muy difícil a la muerte del general, ya que fueron escondidos para evitar represalias del gobierno, incluso producto de esta vida errante los dos hijos que tuvo con su esposa Josefa Espejo Sánchez, murieron por picadura de alacrán.

jgl

Relacionadas

Comentarios