Los juegos y paseos se vuelven realidad en los sueños de los perros

Sueñan para fijar expectativas de lo aprendido en el día, pero aun cuando no se pueden evitar las pesadillas, una caricia los ayuda a calmarse

COMPARTIR 
15/04/2014 05:26 Miriam Paredes
Etapas Las fases rápidas y lentas del descanso del perro se entremezclan en las horas de sueño, según expertos.
Etapas. Las fases rápidas y lentas del descanso del perro se entremezclan en las horas de sueño, según expertos.

CIUDAD DE MÉXICO, 15 de abril.- Sobresaltos, sollozos, gruñidos, quejidos e incluso suspiros son algunos comportamientos que tienen los perros cuando comienzan a dormir. Eso se debe a que, igual que los humanos, ellos también sueñan.

La diferencia es que el sueño es utilizado por los canes para fijar sus expectativas de lo que han aprendido durante el día, según especialistas.

Joyce Riveroll, veterinaria zootecnista de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), explicó que tras diversos estudios un número importante de científicos ha aceptado que estos animales sueñan.

Comentó que al estudiar el cerebro del perro y del humano se han dado cuenta que a nivel estructural existen varias similitudes entre los dos. También se ha visto que las ondas cerebrales del perro son muy parecidas y presentan cambios en la actividad eléctrica como sucede en los humanos cuando están dormidos. Esto hace factible la hipótesis de que sueñan.

Destacó que un perro tarda mas o menos 20 minutos en presentar lo que en humanos se conoce como fase REM (Rapid Eye Movement) y los científicos coinciden que es durante este periodo cuando se sueña más.

La también maestra en etología clínica por la Universidad de Barcelona señaló que sin importar la raza, todos los canes sueñan.

Riveroll puntualizó que algunos investigadores creen que aquellos de talla grande sueñan menos veces pero con una duración mayor a los de talla pequeña que suelen tener sueños más veces a los largo de la noche pero son más breves.

“Soñar es una función biológica normal, por lo que no es bueno ni malo, pero sería interesante para las personas saber si los perros aprenden o recuerdan algo de esos sueños. Si algo les hizo daño y sueñan con ese evento, o bien si al día siguiente se seguirán acordando del mismo”, comentó.

La especialista indicó que no se puede evitar que tengan pesadillas, así como los humanos tampoco pueden hacerlo en sus propios sueños.

Sin embargo, es recomendable no despertar a la mascota si se encuentra dormida y está exaltada.

“Si tratamos de despertar al perro de manera abrupta pueden pasar dos cosas, la primera que el perro redirija la conducta de su sueño hacia nosotros, es decir, si estaba soñando con que era mordido o que mordía y lo despertamos, la mascota podría trasladar esa conducta que está por realizar en el sueño hacia lo más cercano, nuestra mano, otro perro, el gato, etcétera”.

Mientras que la segunda es que al despertarlo de manera brusca podríamos provocar un sobresalto que puede ocasionar una especie de temor en el perro (con taquicardia y algunas veces orina por pérdida de control del esfínter).

Si hacemos esto, nuestro perro puede asociarnos con este evento de temor y la relación dueño-mascota se podría ver afectada, comentó.

Déjelos dormir

Según la experta, aunque se escuche a las mascotas angustiadas, lo mejor es dejar que sueñen, se muevan y gruñan.

“Si como dueños nos angustia lo que pueda estar sufriendo nuestra mascota a causa de una pesadilla, lo que podemos hacer es acariciarle de forma suave la cabeza o el cuello para tratar de calmarlo, pero sin despertarlo”, puntualizó.

El perro suele despertarse con frecuencia durante el descanso y como su ancestro el lobo, alterna el sueño con los ratos de desvelo.

Comentarios

Lo que pasa en la red