“El instituto tendrá sello particular”: Lorenzo Córdova, presidente del INE

Rechaza buscar ser un hito, como José Woldenberg en el IFE, y se dice convencido del trabajo colegiado

COMPARTIR 
05/04/2014 05:58 Aurora Zepeda y Atalo Mata

CIUDAD DE MÉXICO, 5 de abril.- El consejero presidente del INE, Lorenzo Córdova, lamentó que la exconsejera María Marván no haya sido elegida para continuar en esa nueva institución, al tiempo que destacó que, ahora sí, podrán asesorar a los legisladores en materia de leyes secundarias, sin que pudiera interpretarse su participación como un “conflicto de intereses,” pues los nombramientos están hechos y consumados.

Córdova descartó pretender ser recordado como un referente en el Instituto Nacional Electora (INE), tal como lo es José Woldenberg para el extinto Instituto Federal Electoral (IFE), puesto que, dijo, al INE le tocará construir un “sello” propio, pero no a su presidente, sino al Consejo General.

Entre las decisiones importantes a tomar en los próximos días y semanas, mencionó la construcción del presupuesto para 2015, la instalación de comisiones, seguir con el proceso de creación de nuevos partidos, y reformar los 22 reglamentos del instituto para alinearlos con la Reforma Electoral y leyes secundarias.

—¿Qué tan importante es para el INE lo que sucedió ayer, una decisión adelantada y con amplio consenso?

—Lo importantes es que con esto nació el INE, se cumplieron los plazos de la convocatoria y una vez que los consejeros del otrora IFE decidimos participar en la convocatoria para el INE, resultaba muy complicado porque podíamos ser acusados de conflicto de intereses, al asesorar al Legislativo, contribuir con el Legislativo, para que pudiera hacer la reforma secundaria. Ahora podemos, con toda tranquilidad, ofrecer esta asistencia de carácter técnico que el IFE había prometido y que hoy ya está en  concurso en el análisis de las iniciativas que ya presentaron los partidos.

—No estará la exconsejera Marván.

—Déjame decirlo así, nos va a acompañar permanentemente, no como consejera ahora,
desafortunadamente, pero sí digamos con las enseñanzas como funcionaria pública ejemplar. Es una de las personas más capacitadas, que mejor conoce la problemática electoral como alguien que acompañó el proceso de análisis de la reforma y sabe muy bien dónde están los problemas y cuáles pueden ser las vías de atención de sus problemas, que inevitablemente traen consigo la Reforma Electoral, más que problemas las preocupaciones, como hemos insistido, que tienen la reforma y, sobre todo, la exconsejera Marván se ha vuelto a la vida académica y desde esa trinchera será un referente de consulta obligada para quienes continuamos en la encomienda de conducir esta nueva institución, así que lamento que la exconsejera Marván no nos acompañe, soy deferente con el proceso de decisión política que supuso que no fuera nombrada como consejera del INE, pero su entereza como funcionaria pública, su conocimiento como profesional de la transparencia y de lo electoral y, sobre todo, digámoslo así, la imagen que hoy mismo pudimos constatar proyectó como una servidora pública basada, como ella lo dijo, en toda su actuación con la ética de la responsabilidad, pues es un ejemplo a seguir para nosotros.

—Estás marcado con el grupo de José Woldenberg, y él está muy posicionado con el IFE ciudadano que nació. Ahora tú eres el primer consejero presidente del INE, ¿cómo quieres que te recuerden?

—José Woldenberg no es solamente un amigo, alguien con quien tuve el privilegio de colaborar tanto en el IFE como en el ámbito académico, y es una figura de gran referencia y relevancia pública; es muy presuntuoso y no pretendería decir que aspiraría a ser al final del día de mi encomienda recordado o alguien que haya logrado concretar un prestigio público, pero, sobre todo, traducir ese prestigio en prestigio institucional, como José Woldenberg lo hizo con el IFE de 1996 a 2003, no tengo esas pretensiones, por supuesto que creo que su enseñanza como funcionario público es una enseñanza de la que muchos abrevamos, creo que la ética de la responsabilidad encuentra en José Woldenberg uno de los funcionarios más emblemáticos, pero ésta es una etapa muy distinta con desafíos distintos.

“Aquel IFE es un IFE radicalmente distinto al INE que hoy ha nacido, en sus atribuciones, en responsabilidades, no así en su vocación de autonomía, por un lado de compromiso con la legalidad y de compromiso con la construcción de la certeza como ancla de estabilidad de los procesos políticos electorales. Creo que las referencias del viejo IFE y de José Woldenberg son inspiradoras para este nuevo INE y para quienes lo integramos. Esta institución tendrá que tener un sello particular, por supuesto que no pretendo que sea el sello de mi presidencia, es un sello que tiene que proporcionarle el Consejo, soy un convencido del trabajo colegiado.”

—¿Cómo le va a hacer para llevar la experiencia de consenso y dirección colegiada que lograron en el IFE los cuatro últimos consejeros, ahora que encabezarás un INE con diez integrantes más?

—El trabajo colegiado no es sencillo, pero implica una gran tolerancia, una gran disposición de escuchar, una gran disposición a tener interlocución, a convencer con argumentos, pero también a no enredarse en discusiones internas que impidan la toma de las decisiones y ésa fue la gran lección que nos deja como aprendizaje institucional los últimos cinco meses y días del IFE, cuando desde el 31 de octubre nos enfrascamos en esta vida profundamente mermada en la integración del Consejo General y que se enriqueció de la presidencia colegiada. Nos funcionó muy bien, los consejeros del IFE que estamos aquí estamos en buena medida porque ese ejercicio de la toma de decisiones se tradujo públicamente como un acto de responsabilidad.

“Hoy tenemos una integración distinta, estamos en una situación de normalidad frente a la de excepcionalidad que tuvo el IFE en sus últimos días, pero creo que hay que rescatar mucho de cómo logramos aceitar los circuitos de decisión; a qué me refiero, hay una coordinación que tiene un mandato y recae en un servidor, yo ocupo el cargo de Presidente y, sin embargo, creo que los espacios de interlocución y procesamiento de decisiones en ese espacio que llamamos ‘mesa de consejeros’, es un espacio privilegiado que tiene que mantenerse, que nos funcionó de manera óptima y hoy tiene que seguir siendo espacio donde, en primera instancia, logran procesarse las
desavenencias, lograr enfatizar las coincidencias y empezar a generar los consensos que tienen que pasar por el Consejo General.”

—¿Cuáles serían las primeras decisiones importantes que le urge tomar al INE?

—Hoy no están integradas las comisiones y la primera decisión que vamos a tener que tomar es muy probable que tengamos una sesión de Consejo General; la próxima semana es, precisamente, el nombramiento de quienes integrarán las comisiones permanentes y temporales, que son indispensable para que podamos enfrentar los retos que nos trae la reforma y la leyes secundarias.

“La construcción del presupuesto para 2015 ya está en marcha, hay una comisión instalada, pero que hoy rápidamente tiene que tomar las riendas para no interrumpir el proceso de construcción de un presupuesto que va a ser muy complejo, porque todavía hoy no tenemos claras todas las dimensiones de las atribuciones que se le encomendarán al INE y que vendrán de la legislación secundaria; en segundo lugar, necesitamos que se instalen rápidamente las comisiones que tienen que ver con el proceso electoral, tenemos que procesar los nombramientos de los consejeros de los órganos locales. Éstas, creo, son las decisiones en lo inmediato más importantes.

“Hay otras que ya están en curso, que tienen que ver con las estrategias de transición institucional de IFE a INE. Hay procesos que ya están en curso, como el de constitución de partidos políticos que no puede interrumpirse, en breve tendremos, como INE, que resolver el otorgamiento o no de registros a nuevos partidos y tenemos que tomar decisiones clave que tampoco podemos postergar, por ejemplo, aprobar el nuevo modelo de la credencial; hoy el INE sigue todavía fabricando credenciales que dicen IFE, y que son válidas y lo seguirán siendo hasta la caducidad de su vigencia, pero tenemos que instrumentar la nueva imagen institucional, el nuevo nombre de este organismo en la credencial para votar, no en la papelería, hemos tomado la decisión de que la papelería que dice IFE tendrá valor legal hasta agotar las existencias.”

—¿Será fácil armonizar reformas secundarias con los reglamentos internos?

—No, tenemos 22 reglamentos que ha emitido el IFE, que están vigentes y que rigen la vida interna del INE. Por ejemplo, el reglamento que rige las sesiones de las comisiones, el que rige a las sesiones del consejo y otros muy complejos técnicamente que implican decisiones graves, como por ejemplo el de fiscalización o el de radio y televisión, que si atendemos a lo que ha ordenado el Tribunal Electoral es una norma que no puede modificarse sin hacer una consulta antes a los sujetos regulados, es decir a los concesionarios.

“Todavía no tenemos la ley reglamentaria en telecomunicaciones y la legislación electoral, por lo que hace a eventuales implicaciones en el modelo de comunicación político-electoral, entonces que la legislación electoral, la secundaria, a cargo de los legisladores esté bien hecha y pronto, (porque) es indispensable para que también en el INE podamos detonar en las semanas, meses próximos, la modificación reglamentaria correspondiente que creo es indispensable esté lista, pero además firme antes de que arranque el proceso electoral, porque estamos hablando de las reglas con las cuales las próximas elecciones se van a llevar a cabo.”

Relacionadas

Comentarios