Buscaré entrevistarme con Barack Obama: Jersey

La niña de origen mexicano buscará hablar con el Presidente de EU para expresarle lo injusto que es que cientos de niños pierdan a sus padres al ser deportados

COMPARTIR 
02/04/2014 05:32 Redacción
Jersey Vargas, de diez años, aseguró que buscará hablar con el Presidente de EU para abordar el tema de la reforma migratoria.
Jersey Vargas, de diez años, aseguró que buscará hablar con el Presidente de EU para abordar el tema de la reforma migratoria.

CIUDAD DE MÉXICO, 2 de abril.- Jersey Vargas, la menor que sorprendió al mundo al pedirle el miércoles de la semana pasada al papa Francisco que intercediera para detener las deportaciones de migrantes indocumentados, afirmó que ahora buscará encontrarse con el presidente Barack Obama.

Entrevistada por Pascal Beltrán del Río para Excélsior Televisión, la pequeña de diez años, que reside en Panorama City, California, dijo que contó con el apoyo de dos organizaciones de migrantes para acudir al Vaticano y tener la oportunidad de acercarse al Papa para expresarle su preocupación por la detención de su padre por parte de autoridades estadunidenses, por no tener la documentación que acreditara su estancia legal en ese país.

Gracias a este acercamiento, el papa Francisco pudo enviarle el mensaje al mandatario estadunidense en el encuentro que ambos tuvieron al día siguiente, y el señor Mario Vargas fue liberado el viernes pasado, razón por la que Jersey dijo sentirse “muy feliz y emocionada, porque ya estoy con mi papá otra vez y ya mi familia está unida otra vez”.

En la primera entrevista que le da a un diario mexicano, la niña expresó que hacía dos años que no veía a su padre, pues el señor Vargas dejó su casa en California para ir a otros estados en busca de trabajo para enviarle dinero a su familia.

Contó que su papá llegó al estado de Tennessee, donde fue detenido en septiembre del año pasado y luego enviado a Louisiana para iniciar su proceso de extradición.

La pequeña dijo que cuando se dio a conocer a través de los medios de comunicación el encuentro que tuvo con el Papa, y la petición que le hizo antes de que el sumo pontífice se reuniera con el presidente Obama, las autoridades accedieron a liberar a su padre.

Relató que en el diálogo que sostuvo con Francisco tuvo la oportunidad de exponerle la situación que padece, porque ella es ciudadana estadunidense, pero su padre no.

“Yo le dije, papa Francisco, por favor ayuda a mi familia, porque andamos sufriendo porque mi papá está en proceso de deportación y es injusto que millones de niños pasen por esta misma situación.”

Dijo que el Papa primeramente la bendijo, le besó la frente y le respondió que haría llegar su petición al presidente Obama.

Afirmó que este suceso es para ella un verdadero milagro, pues desde que su papá fue detenido no dejó de rezar para que fuera liberado.

“Me siento la niña más feliz del mundo, porque por fin se cumplió mi sueño de tener a mi papá conmigo, en mi casa, es un milagro porque cada noche rezaba por mi papá.”

Contó que, incluso, se metía a rezar por su papá en el baño, porque era el lugar donde podía concentrarse mejor.

Jersey tiene cuatro hermanos, dos estadunidenses y dos mexicanos. Contó que sus padres tienen diez años de residir en Estados Unidos. Su papá, Mario, es del Estado de México y su mamá, Lola, nació en Pachuca, Hidalgo.

Tiene diez años. Cursa el cuarto grado y se dice muy contenta porque es muy aplicada y saca buenas calificaciones.

Dijo que, por ello, no pierde las esperanzas de que el presidente Barack Obama la reciba en la Casa Blanca para externarle su petición de que se apruebe una reforma migratoria y que ya no haya más familias separadas a causa de su estatus migratorio.

“Yo quiero hablar con él (Obama), porque yo ya hablé con el papa Francisco, yo quiero hablar con el Presidente porque él tiene el poder para hacer una reforma migratoria ahorita”, agregó.

Comentarios

Lo que pasa en la red