Revientan la negociación con policías de Tabasco

Agentes de Seguridad Pública y Tránsito exigen incremento de 100 por ciento

COMPARTIR 
29/03/2014 04:47 Fabiola Xicoténcatl/Corresponsal
Foto: Cuartoscuro/Archivo

VILLAHERMOSA, 29 de marzo.— En vísperas de ajustar 15 días de paro laboral, los policías de Tabasco que ayer se habían sentado en la mesa de diálogo a negociar un acuerdo que le pusiera fin al conflicto, reventaron la reunión al recular en la demanda de incremento salarial que anoche habían aceptado por parte del gobierno, a través del secretario de Gobierno, Raúl Ojeda, de 50 por ciento.

Los paristas volvieron a  su postura de 100 por ciento de incremento a su sueldo y la renuncia del secretario de Seguridad, general Audomaro Martínez Zapata. Además de que pretenden que el gobernador Arturo Núñez se siente con ellos en la mesa de negociación, ya que refieren que Raúl Ojeda no les ha aceptado sus exigencias.

En Villahermosa se cumplieron ayer 13 días sin policías ni agentes de tránsito, y sólo con el patrullaje y la vigilancia de las fuerzas federales que comprenden el Ejército y la Policía Federal.

Ojeda, al salir esta tarde de la negociación –la sexta que se realiza para intentar destrabar el conflicto, y que se realizó en las instalaciones del Planetario de Tabasco 2000– advirtió que al pueblo de Tabasco “se le está acabando la paciencia” y les demandó a los efectivos paristas que regresen a sus labores.

Indicó que tras la reunión celebrada anoche, se tenían avances importantes en el diálogo, sin embargo, indicó que “hoy llegaron con una nueva posición de exigir el 100 por ciento de incremento al salario”.

Ojeda expuso que en la reunión previa se dijo que la propuesta tendría que ser analizada y que ante un acto de responsabilidad se habían planteado avances importantes de mejoras como en vales de despensa, comida, dotación complementaria y otras prestaciones.

El secretario de Gobierno dijo que había puntos por revisar, como las demandas que planteaban en el caso del cese de los mandos medios, para lo cual se planteó la creación de una comisión laboral, donde participarían la Contraloría, la Secretaría de Finanzas, la de Administración y la de Gobierno.

Además de que, aseguró, se incorporaría la Comisión Estatal de Derechos Humanos para revisar a fondo los señalamientos sobre las ilegalidades de los mandos medios que aseguran existen.

“Y de repente ya no quisieron seguir adelante”, comentó.

Dijo que el gobierno agotará todas las herramientas que estén a su alcance para lograr el diálogo, “pese a que están violando muchos cuestionamientos legales”.

En tanto, el gobernador de Tabasco, Arturo Núñez, aseguró que en esta crisis policiaca su administración cuenta con el respaldo total del gobierno federal.

Comentarios

Lo que pasa en la red