Descartan que el INE frene rebase de gastos

Luis Carlos Ugalde, expresidente del IFE, asegura también que no se podrá evitar que gobernadores sigan desviando recursos a candidatos de su partido, pues esos apoyos no se detectan ni se reportan

COMPARTIR 
29/03/2014 04:42 Aurora Zepeda
Luis Carlos Ugalde afirma que la del IFE es una historia de éxito; espera lo mismo del INE. Foto: Héctor López/Archivo

CIUDAD DE MÉXICO, 29 de marzo.-  Convencido de que la reforma Constitucional 2012 no servirá para atajar las influencias de los gobernadores, el expresidente del IFE Luis Carlos Ugalde aseguró que 2006 ayudó a consolidar la democracia mediante una situación “límite” y con una elección “sumamente adversa”.

Al despedir al IFE mencionando que merece un “aplauso”, Ugalde también advierte que los consejeros del INE tendrán muchas presiones para que atraigan elecciones locales, y que el principio de inamovilidad hará falta para que puedan ser autónomos e independientes.

En adición, señala que la inequidad en la contienda sí existe y está creciendo, pero señala al PAN y al PRD que no atajaron las verdaderas causas del problema, sino que sólo se fueron a las manifestaciones.

—¿Cuáles son los momentos clave del IFE, desde su punto de vista?

—El primer momento fue 1990, pues de la nada se construye una institución a escala nacional que en 1991 es capaz de organizar con poco tiempo una elección federal con éxito, y esto de construir de la nada una institución nacional es una proeza logística política y operativa, lo que significó reclutar a personas de diversos ámbitos, incluido el gobierno, las universidades y con base en eso nombrar a los primeros vocales. El segundo momento clave es 1996, por la autonomía constitucional y las nuevas atribuciones en materia de financiamiento público que contribuirán a generar independencia institucional y propiciar condiciones de mayor competencia. El tercer momento simbólico relevante es 2000, por el simbolismo de la alternancia que en la percepción de los mexicanos consolida al IFE como la institución de la democracia mexicana. El cuarto momento viene en 2006, porque por primera vez en su historia el IFE arbitró una elección compleja en condiciones sumamente adversas. Me parece que una institución se consolida no cuando las cosas salen muy bien, cuando los actores aceptan el juego, como fue en 2000. Me parece que las instituciones se consolidan en situaciones límite de la mayor adversidad, y aunque en su momento el IFE fue sumamente cuestionado, creo que en el largo plazo esta experiencia ayudará a la fortaleza de la institución, a pesar de que en su momento y aun ahora ha sido muy controvertido. El otro momento clave es 2014, porque es el tránsito de una institución a otra; yo creo que será sobre las bases del IFE que se construirán más pisos. Soy muy cuestionador de esta decisión política del Congreso, pero es una decisión asumida y será importante ver qué pasa.

—¿Con la reforma se garantizará que no haya injerencia de los gobernadores?

—Por supuesto que no, yo comparto la preocupación de muchos actores políticos, entre ellos el PAN, de que es urgente contener el papel que algunos gobernadores, de todos los partidos incluido el PAN, han jugado en desequilibrar las condiciones locales de la competencia porque muchos gobernadores han desviado recursos públicos, han usado su influencia política regional y han hecho otras cosas para favorecer a los candidatos de su partido, ése es un hecho preocupante y creciente. La pregunta es si el INE es una garantía de que eso deje de ocurrir y mi respuesta es no. Creo que aparte el PAN, que es el que ha denunciado esto, se quedará ahora sin argumentos para usar esa situación; ¿por qué?, por dos cosas: primero porque que el INE organice las elecciones locales no va a impedir que algunos gobernadores, incluidos del PAN, desvíen recursos públicos o que hagan apoyos políticos diversos; ciertamente el control que tendrán sobre los consejeros de los institutos estatales será menor porque ahora serán nombrados por el INE, eso es cierto, pero el apoyo fundamental que los gobernadores han dado a los candidatos de sus partidos ha sido económico, y eso no va a dejar de ocurrir. O bien, muchos candidatos se fondean a través de contratistas constructores, empresarios locales y éstos no van a dejar de dar ese dinero en efectivo para poder tener contratos con el candidato una vez que sea gobernador, eso no va a cambiar, entonces esta idea del INE no va a limitar estas aportaciones ilegales, no va a limitar a los gobernadores en sus apoyos materiales y sí, en cambio, le va a quitar al PAN justificación para seguir reclamando esto en el futuro, porque en 2015 quien quiera reclamar que algún gobernador metió mano le van a contestar: PAN, hicimos una reforma que pediste, hicimos un INE que pediste y sin embargo te sigues quejando. Entonces yo creo que para el PAN es una mala noticia porque no va a impedir que pase lo que ha pasado.

—¿No ve en los cambios de fiscalización los candados para evitar estos desvíos?

—No, ninguno, es una fantasía pensar que a través de amenazas retóricas o legales tú vas a poder atacar un problema estructural. Lo que hace esta reforma electoral es decir que si rebasas el tope de 5% te van a anular la elección. ¿Acaso creemos que un contratista de obra pública o un constructor en la entidad le va a dejar de dar dinero al candidato, dinero en efectivo en una bolsa de pan a la una de la mañana?, ¿o acaso un candidato a gobernador va a dejar ir 5 millones de pesos una semana antes de su elección porque el INE lo amenaza, o la ley lo amenaza de que le pueden anular la elección? Por supuesto que no, porque el rebase de topes de campaña sí existe, y no es de 5%, es de 50 o 100% o más. No se detecta, no se registra, no se reporta, no se observa, y por lo tanto aunque exista en la ley electoral la cláusula que establece anulación de campañas por rebase de 5% más, como no es comprobable jurídicamente, lo que estás generando son expectativas, pero no hay medios de comprobación legal, entonces todos los que queden en segundo lugar van a pedir anulación de elección con base en rebase de topes de campaña. Por supuesto que el rebase habrá ocurrido, pero será indemostrable ante las cortes, ante el INE, y por lo tanto lo que vas a estimular son estridencias sin resolver el problema, entonces no es una solución, por eso yo he cuestionado esta reforma, porque genera expectativa pero no soluciones.

—¿De qué manera se puede garantizar la autonomía de los consejeros del INE en facultades como atraer elecciones o nombrar a los consejeros estatales?

—La mejor garantía de la independencia de cualquier consejero, comisionado, ministro de la Corte o cualquier regulador es respetar el principio de inamovilidad, pero ese principio se ha violado una y otra vez. En este proceso los consejeros actuales afortunadamente van a permanecer en el cargo, pero no porque se vaya a respetar su inamovilidad, no, ésta fue vulnerada en la reforma electoral; lo que se hizo es que después los diputados reflexionaron y dijeron no, los invitamos a que se inscriban y les garantizamos que repitan. Pero eso es otra historia, el hecho es que se generó otra vez, el removerlos anticipadamente. Ahora los consejeros son más poderosos y eso los hace más susceptibles de controversia, entonces qué hacer, pues hay que proteger el principio de inamovilidad. Ojalá los consejeros resistan, porque la presión será enorme.

—Hoy hay una costumbre de solicitar anulación de elecciones, ahora, con la reforma, ¿se le añadirá la de pedir la atracción de elecciones? ¿Cuáles serían los verdaderos cambios que pueden romper los círculos viciosos en el sistema electoral?

—Atacar las causas de los problemas y no las manifestaciones. Primer elemento fundamental: pasar de un enfoque punitivo sobrerregulatorio a un enfoque simplificador. Atacar causas y no manifestaciones es lo más importante. Castigar el comportamiento al final del juego es una mala medida. Lo que debes evitar es que antes de que empiece el partido los jugadores quieran hacer trampa. Quiere decir que si quieres castigar excesos de gastos en las campañas, en lugar de amenazar con la anulación si lo descubres, mejor analiza por qué pueden gastar tanto, y pueden gastar tanto por la capacidad de los gobernadores de desviar recursos públicos, que no tiene nada que ver con el sistema electoral, tiene que ver con el sistema hacendario.

—¿De qué manera deberíamos despedir al Instituto Federal Electoral?

—Con un aplauso, como ha sido el caso. Con una sonrisa, con un reconocimiento, porque lo ha hecho bien, ha sorteado bien, ha construido confianza a pesar de las quejas de los partidos. Al IFE hay que despedirlo de pie y con aplausos. México requiere historias de éxito y la historia del IFE es exitosa, y espero que la del INE lo sea también.

 

 

 

Video Recomendado

Comentarios

Lo que pasa en la red