Mueren dos trabajadores en accidente en mina de Coahuila

En sólo cuatro años han fallecido 10 trabajadores de la empresa Remsa, propiedad del ex alcalde de Progreso Federico Quintanilla Riojas

COMPARTIR 
27/03/2014 14:37 Alma Gudiño, corresponsal / Fotos: Cortesía de la organización Familia Pasta de Conchos

SALTILLO, 27 de marzo.- Un nuevo accidente en la región carbonífera de Coahuila enlutó a dos familias, luego de que falleciera igual número de mineros en un pocito de carbón ubicado en el municipio de Múzquiz.

Cristina Auerbach, directora de la organización Familia Pasta de Conchos, informó que el pocito es propiedad de la empresa Refacciones y Materiales de Sabinas, Remsa, propiedad del ex alcalde de Progreso Federico Quintanilla Riojas.

En tan sólo cuatro años, esta empresa ha causado la muerte de 10 mineros.

Las personas fallecidas son Misael Amaya Ibarra, quien no se encontraba registrado ante el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), y Leonardo Francisco Vargas García, ambos de 20 años de edad y originarios de los poblados La Florida y Palaú.

Cristina Auerbach puntualizó que ella había comprobado que el pocito cumplía con todas las normas de seguridad establecidas por la Secretaría del Trabajo y Previsión Social, pero la falta de mantenimiento  ha originado los desastres.

“Aunque la Secretaría del Trabajo haga su chamba, son incontrolables éstos, porque lo único que quieren es carbón”, sostuvo la directora de la organización de Pasta de Conchos.

Ellos pagan la multa y siguen trabajando, matan a un minero y pagan 180 mil pesos como reparación del daño y no pasa nada.”

Las familias no fueron informadas del accidente por parte de la empresa, llegaron solas porque se fue corriendo la voz del percance.

De acuerdo con los reportes, el accidente que cobró la vida de dos jóvenes mineros se registró al filo de las 7:30 horas de este jueves.

Los mineros fallecieron luego de que se rompiera el malacate con el que subían y bajaban parados en un tambo.

La Secretaría del Trabajo y Previsión Social prohíbe los pozos de carbón con una profundidad de 100 metros, y éste superaba la norma establecida.

“Queremos formas dignas de trabajar donde no se saque el carbón a costa de la sangre de los mineros”, sostuvo la directora de Familia Pasta de Conchos.

dgp

Relacionadas

Comentarios