Somos ajenos a los intereses de los partidos: Rafael Martínez, titular del SPE

El reto consiste en trasladar a los estados la experiencia en la organización de comicios, afirma

COMPARTIR 
25/03/2014 05:31 Aurora Zepeda
Rafael Martínez relató cómo fue el avance del Servicio Profesional Electoral.

CIUDAD DE MÉXICO, 25 de marzo.- El IFE heredará al INE más de dos mil funcionarios profesionales y especializados en organizar elecciones, que además constituyen un cuerpo a prueba de intereses de partidos, gobernadores, presidentes municipales y legisladores.

Así lo consideró el director del Servicio Profesional Electoral (SPE) del IFE, Rafael Martínez, quien narró a Excélsior los momentos determinantes para lograr que fuera calificado por la Auditoría Superior como uno de los primeros órganos en su tipo más fuertes y eficientes del país.

Recordó que una vez que el IFE nació en 1991, dos años después se consideró imprescindible la creación de ese servicio, que tuviera a su cargo la organización de las elecciones, pero que fuera a prueba de la presión de partidos y gobernantes.

–¿Cuáles fueron los momentos más importantes en la construcción del Servicio Profesional Electoral?

–Su origen y nacimiento va de la mano del origen y espíritu de la creación del IFE. Antes del 90 las elecciones estaban a cargo de la Comisión Federal Electoral de la Secretaría de Gobernación (Segob), y todo este personal era temporal. Se le llamaba para hacer elecciones, pero no existía un cuerpo de funcionarios estable, especializado, que se abocara a hacer esta tarea.

“Cuando hablo del espíritu de la construcción del instituto, hablo de elementos tan importantes como la objetividad, la imparcialidad y que los partidos políticos no estén ni haciendo valer sus intereses, en este caso en la construcción de las elecciones, de modo que en estos primeros años, sobre todo de 1990 a 1996, usted recordará que caminábamos a la autonomía del instituto y se piensa en la idea de tener un Servicio Profesional Electoral, que tendrá la tarea de organizar las elecciones, pero sobre todo que no fueran rehenes de los intereses de los partidos políticos.”

–¿Cuál ha sido la mayor contribución que ha dado el tener un Servicio Profesional Electoral a la vida democrática del país?

–Creo que el resultado más palpable, digamos, es que técnicamente hablando las elecciones han ido de menos a más. De hecho, por más que se pueda decir del año 2006, con toda la controversia que hubo en el proceso electoral, ha sido una de las elecciones mejor logradas en los últimos años y yo creo que la sofisticación técnica y la forma en que se han realizado creo que habla de un instituto, en ese sentido, sólido, que garantiza que la elección se haga adecuadamente.

“Pero, obviamente, las elecciones no se hacen por sí solas, se hacen a partir de la experiencia, de la capacidad en este caso, de los funcionarios del Servicio Profesional Electoral.”

–¿Se puede considerar que este Servicio está protegido ante influencias, tentaciones, que pudieran presentar los partidos políticos y los gobernadores en los estados?

–Yo me atrevo a decir que ahora más que nunca sí. Yo tendría mis dudas si en sus inicios, en sus comienzos, en los que, en efecto, estábamos en una etapa de construcción y que mucha gente de la Segob, de la Comisión Federal Electoral, se mantuvo en las filas del servicio en los primeros años, pero ahora después de 21 años de funcionamiento, diría yo que tenemos un servicio sólido y totalmente ajeno a lo que sucede con los intereses de los partidos y de algunos políticos que quisieran tener alguna injerencia en el mismo.

“Cuáles son las razones de este posible blindaje, pues todos los procesos que están ahí presentes: el concurso público cuyos exámenes realiza el Ceneval,  los programas de formación, los procedimientos disciplinarios, hay un elemento fundamental que es la estabilidad en el cargo. Esa estabilidad permite que no se distraigan en cuanto a que estén inquietos a que, hoy mismo lo vamos a notar, en que vamos a tener cambio total en el Consejo General, y los que más tranquilos están, en este caso, son los servidores profesionales porque no están sometidos a estos vaivenes.”

–Hablando del futuro, el INE va a tener que crear un Servicio Profesional Nacional y tendrá la base actual, pero ¿qué retos se vislumbran para esta construcción que incorporará a los funcionarios de los estados?

–Uno de los retos más importantes es que no todos los estados de la República cuentan con un Servicio Profesional parecido a éste, esto lo tengo que decir abiertamente. Normativamente hablando está prevista esta figura, de hecho hay 24 estados de los 32 cuyas normas la consideran, y hay solamente 17 estados que cuentan con un estatuto del servicio profesional electoral.

“Sin embargo, ésa es la buena noticia, la mala noticia es que no ha habido en los últimos años una implementación plena, ha habido cuatro o cinco estados que se han dado a la tarea de implementar procesos para la incorporación de vacantes vía concurso público, o tener un programa de formación sólido, como lo es por ejemplo el Estado de México, el Distrito Federal, Zacatecas, pero en términos generales el servicio profesional es un bien escaso en los estados.”

–¿Hay algunas estimaciones de cuántos años se podría tardar en construir esto a nivel local para que sea confiable?

–Obviamente no se podría tardar 20 años como en el IFE, tendríamos que buscar un periodo de tres a cinco, creo que sería lo más adecuado. Todo lo que tiene que ver con los concursos, todos los contenidos, el programa de formación, el modelo de evaluación y desempeño con el que contamos, el sistema de estímulos; creo que me parece que eso es parte de lo que reconoce la Auditoría Superior, es que toda esta capacidad instalada puede ser de carácter exportable, se puede transferir a los estados y compartir mucho de ello.

Comentarios

Lo que pasa en la red