Colosio se pronuncia contra la pasividad

El candidato convocó a los priistas a buscar nuevas soluciones a los problemas; advirtió que el centralismo ya no era viable

COMPARTIR 
17/03/2014 05:04 Andrés Becerril

CIUDAD DE MÉXICO, 17 de marzo.- Feroz opositor a todo lo que oliera a PRI, el comediante de sátira política Jesús Martínez Palillo no dejó títere sin cabeza en el show que ofreció en el Teatro Blanquita, en el marco por la contienda electoral por dos carteras en la ANDA, que se empalmó con los comicios presidenciales.

Ese mismo 17 de marzo de 1994 la información del día fue el anuncio oficial en la Comisión Permanente del Congreso de la Unión para realizar un periodo extraordinario, a realizarse entre el 22 y 24 de marzo de 1994, y realizar una reforma electoral de cara a las elecciones del 21 de agosto y merced a los planteamiento hechos por el EZLN en las negociaciones con Manuel Camacho en San Cristóbal de las Casas.

Hoy hace 20 años se publicó la información sobre el espectáculo del comediante, quien de entrada vaticinó que el próximo Presidente de México no se sentaría en la grande, sino en la silla eléctrica.

Los medios dieron cuenta de que Palillo durante su show a favor de los candidatos Aarón Hernán y Juan Imperio, quienes competían por la Secretaría del Interior y Exterior y la Secretaría del Trabajo y Conflictos, respectivamente, de la Asociación Nacional de Actores, dijo: “Existen malos presagios en esta contienda electoral porque hay mucha ambición, pero ni Colosio ni Camacho saben que quien gane en las elecciones no se va a sentar en la grande sino en la silla eléctrica por los problemas económicos y sociales en el país y el mundo.”

Durante su presentación, Palillo habló de las críticas que Colosio hizo al programa Hoy no circula, implementado por Camacho en la Ciudad de México y el protagonismo del comisionado para la paz en Chiapas, lo que, dijo el comediante, muestra división en el PRI.

“Es la evidencia más grande de que hay división en el mismo partido oficial, por eso yo lo calificaría que sería hasta el título de una revista que se llame: La perra es brava, que hasta a los de casa muerde.”

Y mientras eso decía Palillo en el escenario del Blanquita, en Toluca el candidato Colosio manifestó su total rechazo a la pasividad. Convocó a los priistas a dejar la pasividad, a encontrar nuevas soluciones para dar respuesta a los problemas, porque de otra forma no se podrá mantener la cohesión. “Por eso, nuestra propuesta de cambios con rumbo y responsabilidad para fortalecer la unidad de la nación”.

 “Vengo a decirles que estoy comprometido a trabajar incasablemente por encontrar nuevas soluciones a sus problemas, para así fortalecer la unidad de la nación.”

Frente a una plaza totalmente atiborrada de gente, la de los Mártires, en el corazón de la capital del Estado de México, el sonorense se refirió a que la unidad y el abandono no pueden coexistir, la unidad y en centralismo no es una forma viable, la unidad no se puede mantener cuando existe extrema pobreza. Para mantenerla, dijo, se requiere una economía y un gobierno de servicio de los mexicanos.

En simultáneo, Camacho Solís, que seguía en San Cristóbal de las Casas, aprovechó una entrevista banquetera para fijar su posición sobre la política económica de México. Tal era la importancia que le dio a esa entrevista, que su oficina de comunicación social distribuyó un comunicado sobre el tema.

“En economía hay dos cosas importantes: primero, sin una conducción fiscal y monetaria responsable, ninguna política puede tener éxito, es un asunto de claridad en la política económica, de instituciones y de personas, de ahí la importancia del nuevo estatus legal del Banco de México, del nombramiento de Miguel Mancera y del equipo de economistas que encabeza Pedro Aspe.

“Segundo, deben mediarse los resultados por su efecto sobre el bienestar de la sociedad, para ello es decisivo el diseño de una política industrial, agrícola, de formación de recursos humanos y de apoyo a las empresas, regiones y sectores sociales de menores ingresos”.

En las páginas editoriales de Excélsior, Edmundo González Llaca escribió un artículo titulado “Colosio: la separación”, que inicia así:

“Algunos amigos míos que militan en partidos de oposición me han manifestado su escepticismo en relación con el posible cumplimiento de Colosio con algunos de sus compromisos de campaña. Sin entrar en mayores discusiones, les he señalado que hay una promesa del candidato que, estoy seguro, se realizará plenamente, sobre viento, marea y dinosaurios: la separación del gobierno y el PRI. ¿Cuáles son mis razones?

“… Además de que la inveterada relación del PRI con el gobierno es muy difícil de sostener ante una sociedad más crítica y una oposición más vigilante, lo cierto también es que esta unión de fuerzas, burocracia y partido ya no es una suma de poder, sino una asociación que resta. Esta separación no implica desgarrarse las vestiduras y buscar culpables.”

En esas mismas páginas editoriales, Luis Pazos escribió una colaboración que tituló “LDC y Cárdenas: romper con el pasado”. En ésta, 11 días después del discurso de Colosio en el Monumento a la Revolución, seguía dando de qué escribir.

Son varias las interpretaciones sobre el discurso de Luis Donaldo Colosio al celebrar el 65 aniversario del PRI. Según algunos analistas de izquierda, lo dicho por Colosio significa un alejamiento de Salinas, pues tratan de meterle a LDC el complejo de que debe romper con el salinismo para poder considerarlo a él con personalidad propia.

Video Recomendado

Comentarios

Lo que pasa en la red