Especial Colosio: abre PRD la puerta a Camacho Solís

De visita en la Autónoma de Nuevo León, Luis Donaldo ofrece apoyo para las universidades públicas

COMPARTIR 
15/03/2014 04:59  Andrés Becerril
Luis Donaldo Colosio, candidato del PRI a la Presidencia de la República, visitó el campus de la Universidad Autónoma de Nuevo León. La víspera estuvo en las instalaciones del Tecnológico de Monterrey, su alma mater. Foto: Archivo/Excélsior

CIUDAD DE MÉXICO, 15 de marzo.- En un intento casi desesperado para que Manuel Camacho Solís no fuera un factor de fractura en el PRI, a cinco meses de la elección presidencial, los líderes de ese partido no tuvieron más que apapachos para el comisionado para la Paz en Chiapas.

En las notas informativas que aparecieron publicadas el 15 de marzo de 1994 se reflejan esos mimos hacia el excanciller. Fernando Ortiz Arana, líder nacional del PRI, y Fidel Velázquez, dirigente de la CTM, se expresaban conciliadoramente de Camacho. Mientras que en Monterrey, en su segundo día de gira proselitista, Luis Donaldo Colosio hablaba de apoyo para la universidad pública.

El CEN priista, por medio de Ortiz Arana, reconoció y respaldó la labor del comisionado de la Paz y la Reconciliación en Chiapas, Manuel Camacho Solís, a quién reiteró como miembro activo del priismo.

En un comunicado de prensa, se indicó que “Ortiz Arana sostuvo que para el Revolucionario Institucional constituye una satisfacción que un miembro de su organización política esté realizando tan importante y tan delicada tarea”, al referirse a la negociaciones desarrolladas en Chiapas con el Ejército Zapatista de Liberación Nacional.

En ese boletín, el PRI manifestó su respaldo en favor del comisionado para la Paz y la Reconciliación en Chiapas. Ortiz Arana, indica el documento, dijo que Camacho está realizando una importante labor en Chiapas en favor de la paz por encomienda del Presidente de la República, Carlos Salinas de Gortari, y que esta labor contribuye a la estabilidad del país.

Fidel Velázquez, por su parte, apuntaba que Manuel Camacho “no violará las reglas que rigen al PRI, porque es un político disciplinado. E indicó que “ningún individuo por sí solo y en forma aislada puede crear la democracia, ésta es una tarea de toda la sociedad”, dijo el líder de la CTM y presidente del Congreso del Trabajo, ante la posibilidad de que Camacho dejara el PRI y se lanzara como candidato presidencial.

En Monterrey, luego de que la víspera había estado en el Tec de Monterrey, escuela en donde Colosio cursó la licenciatura de economía con una beca pagada con su salario de prefecto en la institución, estuvo en la Universidad Autónoma de Nuevo León.

Ahí, además de comprometerse a trabajar porque la universidad pública tuviese un mayor presupuesto, el candidato del PRI a la Presidencia ofreció revisar las participaciones fiscales con el fin de que la Federación aporte más recursos hacia los estados y los municipios.

El gobierno federal, dijo Colosio, debe tener una nueva relación con las diferentes entidades federativas, así como con los municipios, la cual se traduzca en una revisión del pacto federal con una visión eminentemente municipalista.

“Donde aportemos desde la Federación más hacia los estados, más hacia los municipios, para que con mayor fortaleza económica los municipios puedan enfrentar los retos ahí donde se encuentran y así le pongamos un hasta aquí a la visión centralista del desarrollo”, dijo el sonorense.

Ante las amenazas veladas de que junto con Camacho se irían del PRI muchos de sus integrantes, Jorge Gamiño Ambriz, presidente del Comité de Atención Ciudadana de la Asamblea de Representantes y coordinador de la gira de Colosio en la Ciudad de México, salió en defensa de la unidad priista.

“Creo que no debemos fincar nuestras actividades políticas en las derrotas de los demás; si el PRD está apostando a la desbandada del PRI o a los errores del PRI que se puedan cometer está autoflagelando su propio destino, está teniendo la posibilidad de un mayor fracaso”, dijo Gamiño hoy hace 20 años.

Ramón Sosamontes, quien salió del PRD hace diez años, en 1994 le abría las puertas de ese partido al exregente. El actual funcionario federal sin partido dijo que las puertas del PRD estaban abiertas para Camacho si éste se decide a romper definitivamente con el sistema, aunque descartó que pudiera tomar el lugar de Cuauhtémoc Cárdenas como candidato presidencial.

En las páginas editoriales de Excélsior, Sergio de la Peña escribió un artículo que tituló La hora de Camacho.

El intelectual escribió que el apetito por la Presidencia es legítimo en todo mexicano, pero nada tiene que ver con las dimensiones formidables que alcanza entre quienes compiten en la pelea implacable por ser candidato del PRI cada seis años. Es el caso de Camacho con las docenas de precandidatos priistas que ha habido en lo que lleva de existencia el presidencialismo ilustrado mexicano. Para empezar, violó el voto de silencio que caracteriza a la orden priista. Dio un espectáculo que abochornó al PRI cuando el famoso dedo inexistente señaló a Colosio heredero por seis años de todo el poder en México.

Porque en vez de disciplinarse —sigue el artículo de De la Peña— y aceptar con dignidad patricia la derrota, renunció al cargo de jefe del Departamento del Distrito Federal y protestó por no haber sido el seleccionado. En beneficio de los espectadores, enumeró sus méritos para el puesto. Lo que, por cierto, dio lugar a sabrosos rumores acerca de la existencia de pactos secretos, ya viejos para entonces, en cuanto a la secuencia en la sucesión.

Según se decía, dicho pacto aseguraba su candidatura. De aquí lo grande de la ofensa del ofendido. Tal vez.

Relacionadas

Comentarios