Especial Colosio: oposición ahonda el diferendo priista

Mientras Luis Donaldo toma un respiro, Cuauhtémoc Cárdenas dice que Carlos Salinas prepara un segundo dedazo; el Jefe Diego afirma que tiene respeto por la postura de Manuel Camacho Solís

COMPARTIR 
13/03/2014 05:43 Andrés Becerril
Si bien Luis Donaldo Colosio se tomó el sábado para preparar su gira por Nuevo León, en los días previos no dejó de tener acercamientos con la gente de todas las condiciones sociales.
Si bien Luis Donaldo Colosio se tomó el sábado para preparar su gira por Nuevo León, en los días previos no dejó de tener acercamientos con la gente de todas las condiciones sociales.

CIUDAD DE MÉXICO, 13 de marzo.- Luis Donaldo Colosio se tomó el sábado para preparar su gira por Nuevo León, lo que permitió que el domingo 13 de marzo de 1994 la declaración de Cuauhtémoc Cárdenas, candidato del PRD a la Presidencia, sobre un nuevo dedazo del presidente Salinas impactara de lleno en la línea de flotación del candidato presidencial del PRI.

“A lo mejor Salinas decide cambiarlo, dar otro dedazo para echar fuera a Colosio, y dar otro dedazo para meter a Camacho como candidato”, dijo en Matamoros el ingeniero Cárdenas, en virtud de que consideró que la campaña de Colosio “ni calienta ni levanta”.

Según Cárdenas, quien cumplía su último día de gira por tres estados del norte del país, con su declaración de no entorpecer la vida de los candidatos, Camacho seguía teniendo vida política. “Yo lo que veo es que Salinas lo sigue dejando vivo como posible candidato del PRI. Quien debe andar muy inquieto es el licenciado Colosio. Veo que (a Camacho) le siguen dando alientos y que posiblemente nos están preparando la sorpresa, digo sorpresa, pero al final de cuentas ya no será tanta, de que va a ser el candidato que contienda por los colores del partido del Estado. A nosotros nos da igual: el que pongan por delante no ganará la elección”.

Además de esas declaraciones del perredista, los medios amanecieron hoy hace 20 años con la noticia del registro ante el IFE del panista Diego Fernández de Cevallos, y su declaración de apoyo a Manuel Camacho, cuando éste dijo que no renunciaría a sus derechos ciudadanos.

“La declaración del señor Camacho me merece respeto”, dijo El Jefe Diego.

También se registraron los primeros pronunciamientos de autonomía indígena en Los Altos de Chiapas y la declaración del presidente Salinas de la necesidad de tener una prensa libre para el fortalecimiento de la democracia.

A una semana del discurso en el Monumento a la Revolución, los analistas políticos, como Miguel Ángel Granados Chapa, seguían sobre éste. En su Plaza Pública del 13 de marzo de 1994, que el periodista tituló “Camacho contra Colosio”, escribió:

“En vez de postularse como candidato presidencial ahora, Manuel Camacho prefirió aplazar su decisión. No difirió, sin embargo, la aceptación del desafío que le propuso su antiguo compañero de gabinete, Luis Donaldo Colosio. Desde el viernes, de modo abierto, aunque no hubiera pronunciado su nombre, Camacho contiende contra Colosio, por ahora al margen de la disputa electoral.

“La primera semana completa de marzo de este año electoral se llenó de importantes definiciones. La más relevante es la que puede echar a rodar las conversaciones de paz en Chiapas. Los campos se han acotado y ha corrido la primera sangre en un proceso de pacificación (...) si no la necesaria reforma que, acepten o no los zapatistas, debe ser emprendida con urgencia. También se deslindaron los campos dentro del PRI. Colosio se impacientó y al descalificar a Camacho se colocó de modo objetivo, aunque sus intenciones sean claramente otras, del lado de quienes al petardear al comisionado para la paz quieren que aborte su esfuerzo en Chiapas, para no otorgar concesiones a quienes demandan justicia con las armas en la mano.”

Granados Chapa se refiere en su columna que desde el domingo 6 de marzo, Colosio se había distanciado del gobierno al que ha pertenecido y cuyo jefe lo puso en la situación en que se encuentra.

En la parte final de su columna, el periodista hidalguense retoma el pronunciamiento de Camacho sobre el PRI y Colosio. “Y trazó un jardín de senderos que se bifurcan en relación con su destino, con el PRI y Colosio. Y trazó un jardín de senderos que se bifurcan en relación con su destino personal. Si Colosio lo retó, al llamar demagógica la instauración del programa anticontaminante Hoy No Circula, Camacho le contestó descalificando su campaña.

“Tras asegurar que esa medida sigue teniendo apoyo de los capitalinos, Camacho se negó a aceptar ‘que algunos me quieran convertir en el factor que explique las ineficiencias de otros’. Insistió en aludir al bajo perfil de la campaña de Colosio y aseguró que él no será problema para que las candidaturas cumplan las campañas y demostrar su efectividad a los ojos del pueblo.”

En la sede del IFE, Carlos Castillo Peraza, presidente nacional del PAN, fue consultado por los representantes de los medios sobre los dichos de Camacho Solís, a lo que el político yucateco respondió: “Pregúnteselo al PRI. No es crisis nuestra. Cuando se pelean los cristianos, los musulmanes no tenemos nada que decir”.

A pregunta expresa de si el pleito en el PRI, por la candidatura de Colosio o su relevo por Camacho, beneficiaría el Fernández de Cevallos y al PAN, Castillo Pereza dijo que desde luego, al mismo tiempo que desechó la posibilidad de una alianza de su partido con el PRI, porque “proponer coaliciones es proponer sencillamente la confusión al electorado y una posibilidad de manipulación política”.

En el mismo acto de inscripción de Fernández de Cevallos como candidato presidencial, Luis H. Álvarez, exlíder nacional panista, comentó sobre el caso Camacho-Colosio que esos eran “temas de familia que suelen ocurrir en ese tipo de familias. Los mexicanos todos debemos contribuir a dar ya cristiana sepultura a una organización que ha pesado mucho sobre el pueblo y sus intereses”, dijo Álvarez en referencia directa al PRI.

“¿Por qué me hace esto el Presidente?”

De acuerdo con la novela sin ficción, como la describe su autor, La tragedia de Colosio, de Héctor Aguilar Camín, el candidato del PRI a la Presidencia en 1994 se sintió traicionado por el presidente Carlos Salinas de Gortari.

Los testimonios recogidos en el grueso expediente del caso por el escritor quintanarroense exhiben la soledad en que, presuntamente, se sintió el político sonorense en los días previos a su asesinato.

Fernando Gamboa (secretario particular de Diana Laura): (Colosio) le había preguntado (a Diana Laura) qué opinión tendría de él si renunciaba a la candidatura. Esto, un mes antes de su asesinato. Ella le contestó que eso no importaba, que lo importante era qué opinión iba a tener de él mismo.

“(...) Por el ambiente que se sentía con las actividades y actitudes de Manuel Camacho, el licenciado Colosio le comenta al de la voz entre los meses de febrero y marzo:

Colosio: ¿Qué le he hecho yo al señor Presidente?

Gamboa: No entendía por qué se dejaba actuar así a Camacho.

“(...) Rafael Reséndiz (entonces vicepresidente de Televisa): Le manifestó (Colosio) al llegar a sus oficinas particulares, por primera vez, algo que escuchó en una segunda ocasión: 

Colosio: ¿Por qué me hace esto el presidente Salinas?

Reséndiz: Era finales de febrero o principios de marzo de 1994.

“(...) Dalia Fartuk Sofer (amiga personal de Colosio): (...) lo notó muy abatido, le dijo que iba a perder...

Colosio: Sabes, estoy hasta la madre de esto. Me están presionando, ya estoy harto. Tengo ganas de dejar todo esto.

“(...) Colosio: ¿Viste lo que me hizo mi mejor amigo, Dalia, mi mejor amigo, el que me apoyó en toda mi carrera hasta ahorita en el puesto en que estoy, mi mejor amigo?

Fartuk: Las palabras ‘mi mejor amigo’ las repitió tres veces y cuando decía esto le salían las lágrimas, preguntándole la de la voz qué le hicieron, contestándole Colosio que después le platicaba.

Comentarios

Lo que pasa en la red