Especial: Medios extranjeros voltean hacia Colosio

Diarios como el Financial Times y The Wall Street Journal publicaron artículos sobre las tensiones dentro del PRI entre políticos de línea dura

COMPARTIR 
09/03/2014 03:44  Andrés Becerril

CIUDAD DE MÉXICO, 9 de marzo.- Dos meses después de haber arrancado su campaña política en Huejutla, estado de Hidalgo, gobernado por Jesús Murillo Karam, la figura de Colosio empezaba a abrir espacios cada vez más importantes en los medios internacionales, a raíz de su discurso en el Monumento a la Revolución.

El 9 de marzo de hace 20 años, el diario británico Financial Times publicó un artículo en el que afirmaba que el candidato del PRI a la Presidencia iniciaba la tarea difícil de distanciarse del presidente Carlos Salinas.

Ese mismo día de marzo, cuando Colosio apareció en los medios nacionales con la propuesta de poner diques a la arrogancia, al influyentismo, al burocratismo, a la prepotencia y a la visión centralista del poder, porque, dijo Colosio, es hora de darle una dimensión humana a nuestra política, el candidato del PAN a la Presidencia, Diego Fernández de Cevallos, le echaba gasolina a la fogata. En su gira por Pachuca dijo: “No tengo ninguna duda de que Manuel Camacho podría ser candidato, o podría no serlo; depende de lo que diga él como ciudadano, o de si el Presidente insiste en que sea el señor Colosio o cambie de decisión”.

Después de la reunión con los gobernadores, Colosio se fue a Xochimilco, donde tuvo un encuentro con mujeres. El sonorense les ofreció a las mujeres duplicar su presencia en el Congreso de la Unión.

The Wall Street Journal publicó hace 20 años una nota fechada en la Ciudad de México que planteaba la posibilidad de que las candentes tensiones dentro del PRI, entre los políticos de línea dura y las fuerzas que demandan reformas democráticas más amplias, mantengan inquieto el escenario político hasta que estén muy cerca las elecciones presidenciales de agosto.

“Se había esperado que una de las fuentes de incertidumbre desapareciera cuando Manuel Camacho Solís  —quien se ha convertido en un símbolo nacional para aquellos que demandan un sistema social y político más abierto— se decidiera a lanzarse como candidato presidencial para las elecciones del 21 de agosto o formalmente dijera que no se lanzaría. Aunque Camacho ha estado tratando que la gente siga especulando, para incrementar su influencia dentro del gobierno mexicano, la creencia había sido que tendría que decidirse el próximo martes, último día para registrar las candidaturas”, dice la nota del diario de Estados Unidos.

El rotativo especializado en finanzas citaba a algunos analistas políticos y partidarios de Camacho, que indican que éste podría mantener vivas sus expectativas hasta el 21 de julio, asumiendo que no sea declarado candidato el martes siguiente (ese 9 de marzo era miércoles).

Personas allegadas a Camacho dijeron a los periodistas de The Wall Street Journal que, debido a que él presenta la única amenaza real para Colosio, han estado enfrentando intimidaciones para que mantengan a Camacho fuera de la contienda. Dicen que las intimidaciones vienen de parte de los políticos de línea dura dentro del PRI y de otros que han podido hacer fortuna comerciando con sus influencias y quienes tienen un obvio interés por asegurar que el PRI siga en el control, como lo ha sido desde hace más de seis décadas.

Los aliados de Camacho —sigue la nota del rotativo estadunidense— dicen que sus oponentes de línea dura han, entre otras cosas, iniciado auditorías en casi todos los proyectos en los que él y sus socios estuvieron involucrados cuando éste fue regente de la Ciudad de México. También dicen que los opositores de Camacho se las han arreglado para despedir a muchos de los gerentes que dejó Camacho cuando renunció a la regencia a fines del año pasado. Además, afirman que algunos de sus allegados han recibido amenazas de muerte. El grupo de Camacho también tomó como una amenaza el hecho de que, durante el fin de semana, apareciera una columna en primera plana atacando a una de sus principales colaboradoras, Alejandra Moreno, y se le tildaba de ser una gastadora e irresponsable al conceder contratos. En el mundo del periodismo mexicano es relativamente fácil colocar columnas, así que las fuerzas de Camacho —quienes dicen que la reputación de Moreno es intachable— tomaron la columna como una señal de que muchos de ellos podrían enfrentar ataques personales si Camacho se postulaba para presidente.

En el artículo de León García Soler, que publicaba entonces en Excélsior, afirmaba que el discurso de Colosio “va a provocar desmentidos feroces de sus opositores y seguramente va a generar un conflicto emocional entre la directiva de su partido y los militantes. O, si se quiere, aquellos que forman en las filas priistas y defienden intereses concretos que trascienden la relación clientelar por mucho que se apoyen en ella”.

García Soler, en ese artículo titulado “Acotar poderes, acatar el mandato”, escribió que ese discurso de Colosio hablaba de reformar el poder. Acotar los metapoderes y acatar el mandato de la norma que nos declara República federal, democrática y representativa. No parece demasiado. No dice lo que sino hace años, décadas, es imperativo de la realidad a contrapelo del presidencialismo omnímodo que, a querer o no, hace efectivo el dicho colosista del 6 de marzo: “Cuando el gobierno ha pretendido concertar la iniciativa política, ha debilitado al PRI”.

La información sobre el conflicto en Chiapas seguía viva, no le quitaba la atención, pero no igual de candente que durante los primeros días de enero o cuando hubo negociación en San Cristóbal de Las Casas. Salvo porque los llamados Auténticos Coletos, es decir, los originarios de San Cristóbal, empezaron a manifestarse en contra del obispo Samuel Ruiz García.

Video Recomendado

Comentarios

Lo que pasa en la red