Indocumentados montan fábrica de armas en Estados Unidos

Se trata de dos hermanos mexicanos que tenían un taller de fusiles de asalto en California

COMPARTIR 
09/03/2014 08:06 Manuel Ocaño/Especial

CIUDAD DE MÉXICO, 9 de marzo.- Autoridades estadunidenses detuvieron a dos indocumentados mexicanos que habían montado en California una fábrica ilegal que produjo cientos de fusiles de asalto y rifles, sin marca ni registros, que eran vendidos únicamente por dinero en efectivo.

Al detener a los hermanos Luis y Emiliano Cortez García, de 44 y 37 años, las autoridades recuperaron 345 armas, incluidos fusiles de asalto, rifles de repetición y silenciadores.

Las armas que fabricaban los hermanos Cortez eran similares a los fusiles R-15 y los podían modificar según instrucciones de sus consumidores, de acuerdo con las acusaciones del Gran Jurado Federal.

La administración federal para el control de Alcohol, Tabaco y Armas de Fuego (ATF) obtuvo de manera encubierta siete fusiles de salto que manufacturaron los hermanos.

La dependencia informó que son armas imposibles de rastrear porque carecen de número de serie y se vendieron sin registros.

La ATF trata de averiguar cuántas armas fabricaron y vendieron los hermanos Cortés García antes de que fueran detenidos y si las armas que distribuyeron ilegalmente fueron utilizadas en delitos y crímenes en Estados Unidos.

La ATF identificó a un exconvicto que compró “tres docenas de armas de fuego a uno de estos hermanos”, dijo el jefe regional de la ATF en el norte de California, Joseph Riehl.

Si una arma de ese tipo fuera recuperada en una escena de un homicidio “representa un enorme reto para las autoridades; no hay idea de dónde procede, no tiene ningún registro ni seña particular”, insistió Riehl.

Según la ATF, los Cortés García vendían las armas que fabricaban en dos mil dólares en promedio cada una, pero aumentaban el precio si los compradores eran personas que tienen prohibido poseerlas por antecedentes delictivos o médicos.

Relacionadas

Comentarios