Elaboran atlas de riesgo a todo vapor

La Semarnat prevé un año difícil por posibles fenómenos naturales debido al calentamiento global. El titular de la dependencia, Juan José Guerra Abud, estima presentar el documento en abril

COMPARTIR 
09/03/2014 08:08 Ernesto Méndez

CIUDAD DE MÉXICO, 9 de marzo.- Convencido de que los efectos del cambio climático son una realidad en México, donde los fenómenos meteorológicos son cada vez más intensos y más frecuentes, Juan José Guerra Abud, titular de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), reconoció que 2014 será un año difícil para la población, por lo que se trabaja de manera intensa en la elaboración del Atlas Nacional de Riesgos, que podría ser presentado en abril.

Destacó que bajo el liderazgo de la Secretaría de Gobernación (Segob), la Semarnat aporta estudios sobre riesgos hidrometeorológicos, químico-tecnológicos y sanitario-ecológicos.

Indicó que el objetivo es que cada dependencia entregue datos de su competencia para poder tener una información mucho más sólida, que le permita al país medir los peligros potenciales y tener planes de contingencia.

Comentó que en el caso particular del sector ambiental, las alertas se refieren a la presencia de huracanes, inundaciones, granizadas, nevadas, frentes fríos, tornados, sequías, incendios forestales y erosión, así como la generación, almacenamiento y transporte de residuos o sustancias peligrosas.

Yo creo que quien dude o quien siga dudando que el calentamiento global es una realidad, lamentablemente está equivocado, y hoy por hoy no sólo nuestro país, sino toda la humanidad tiene que estar preparada”, sentenció.

Entrevistado en sus oficinas del Ajusco, Guerra Abud recordó que aunque México es de los pequeños emisores de gases de efecto invernadero —responsables del cambio climático— es de las naciones más afectadas a escala mundial, como quedó demostrado el año pasado con el paso devastador de la tormenta tropical Manuel y el huracán Ingrid.

Emitimos apenas 1.4 por ciento del total de gases de efecto invernadero, pero como ya vimos somos de los países más afectados, ya que los huracanes nos pueden llegar por el Atlántico y por el Pacífico, inclusive por el Mar Caribe”, manifestó.

El titular de la Semarnat dijo que, desde su punto de vista, en la actualidad no hay una prioridad más importante que el calentamiento global, porque de lo que haga o deje de hacer la humanidad en los próximos años dependerá el futuro de las nuevas generaciones.

El pasado 27 de septiembre, el Panel Intergubernamental de Cambio Climático, un grupo de mil especialistas coordinados por Naciones Unidas, publicó su 5 Informe de Evaluación, en donde, por primera vez, la ciencia reconoce que el planeta se está calentando por causas antropogénicas, o sea, que los humanos estamos calentando el planeta y que los fenómenos meteorológicos cada día van a ser más intensos y mas frecuentes”, subrayó.

La amenaza que viene

Guerra Abud señaló que la Comisión Nacional Forestal (Conafor) se encuentra en alerta ante la presencia de incendios en nuestro territorio, porque existen bases para anticipar que esta temporada será crítica, debido a que la abundancia de lluvias en 2013 generó el crecimiento de hierbas, ramas y arbustos, que con el calor se convierten en combustible para el fuego.

Según estadísticas de la Conafor, 2013 fue el año más lluvioso desde 1970, por lo que se espera que en 2014 se registren más incendios que los ocurridos el año pasado, cuando se presentaron diez mil 450 conflagraciones, mismas que ocasionaron daños a 413 mil hectáreas.

Hay ciertas condiciones que permiten anticipar que 2014 podría ser un año de incendios forestales, sobre todo si hay altas temperaturas y el estiaje se prolonga”, comentó.

Aseguró que se tomaron previsiones para evitar que la situación se salga de control, como la creación de seis Centros Regionales para la Atención de Emergencias en Sonora, Chihuahua, Coahuila, Jalisco, Puebla y Campeche, “donde estamos acopiando equipo y capacitando a los brigadistas”. En total, la Federación cuenta con un presupuesto de mil 19 millones 394 mil pesos para hacer frente a la temporada de incendios, lo que representa 42% más que el año pasado.

El rubro con mayor crecimiento fue el de equipamiento, porque se adquirió herramienta para 14 mil 288 brigadistas, con una inversión superior a los 100 millones de pesos, que incluyó la compra de 66 vehículos de coordinación y patrullaje de incendios, carros motobomba, 23 remolques pipa, tanques pipa, 38 tanques colapsables y cuatrimotos, así como recursos para la renta de aviones cisterna.

Del 1 de enero al 6 de marzo de 2014, la Conafor reportó 756 incendios forestales en 23 estados del país, que afectaron una superficie de tres mil 822 hectáreas, 95.99 por ciento de arbustos y 4.1 por ciento de zona arbolada.

Las entidades donde se concentró 88.89% de las emergencias fueron el Estado de México, Puebla, Michoacán, Oaxaca, Veracruz, Tlaxcala, Hidalgo, Jalisco, Morelos y Distrito Federal.

 

Alertan por déficit de infraestructura ante inundaciones

Una lluvia como la que se presentó el año pasado en Guerrero inundaría cualquier parte del país, porque no hay ninguna obra de infraestructura que se pueda construir capaz de desfogar tal cantidad de agua, advirtió David Korenfeld Federman, director general de la Comisión Nacional del Agua (Conagua).

En entrevista con Excélsior, resaltó que ante los retos que impone el cambio climático sólo queda establecer un adecuado programa de evacuación y hacer que las ciudades y municipios sean más resilientes, es decir, que tengan mejor capacidad de respuesta para recuperarse del impacto de un fenómeno meteorológico, “y eso depende de cómo funciona su sistema de cárcamos”.

Explicó que con los efectos del calentamientos global vamos a tener “sistemáticamente” acumulaciones de agua en el territorio nacional, porque aunque lo ocurrido en Guerrero fue un fenómeno múltiple y atípico, con el huracán Ingrid y la tormenta tropical Manuel debemos estar listos y no confiarnos de que no sucederán eventos tan severos en distintas partes de la República Mexicana.

Si se volviera a presentar una lluvia como la que tuvo Guerrero el año pasado no tendríamos ninguna posibilidad de ninguna obra que la pudiera detener, solamente un proyecto adecuado de evacuación, que le toca a otra dependencia del gobierno”, atajó el responsable de la política hídrica del país.

Recalcó que las tragedias se evitan aplicando protocolos, no solamente construyendo infraestructura, donde la ciudadanía juega un papel fundamental, atendiendo los llamados de Protección Civil.

Dijo que el cambio climático es un ingrediente que se debe incorporar a la toma de decisiones, “porque está trayendo cantidades de agua superiores a las que cualquier infraestructura en este momento puede soportar”.

Según datos de la Conagua, septiembre de 2013 se convirtió en el mes con más lluvias de los últimos 125 años, que fue cuando se iniciaron los registros pluviales en México.

Las precipitaciones lograron un acumulado de 162 mil millones de metros cúbicos de agua, una cantidad similar a la que fluye en todo un año en los tres ríos más caudalosos del país: Papaloapan, Usumacinta y Grijalva.

Korenfeld Federman dijo que ante la magnitud del problema es muy importante que las ciudades, municipios y estados inviertan en obras que permitan “tener más armas de defensa contra las lluvias” para aminorar los impactos, sobre todo donde existe mayor vulnerabilidad y las familias están en riesgo.

Reveló que la Conagua tiene este año un programa muy agresivo de delimitación de zonas inundables, lo que dará certeza a la población y aportará información valiosa a los gobiernos locales para regular, en el ámbito de su competencia, el crecimiento urbano en los próximos años.

Detalló que los focos de alerta son prácticamente todas las localidades que tienen salida al mar o que se encuentran rodeadas de cuerpos de agua.

Desde el norte del territorio nacional estamos hablando de Tampico, Altamira y Ciudad Madero; en la parte del Pánuco, todo lo que es Veracruz, Campeche, Tabasco y los demás litorales de los estados que están desde Chiapas, Oaxaca, Guerrero, Nayarit, Jalisco, Sinaloa y Baja California”, enumeró.

Alerta temprana

El director general de la Comisión Nacional del Agua adelantó que el Sistema de Alerta Temprana (SIAT) seguirá funcionando como hasta ahora, a pesar de que en los primeros días de la tragedia ocurrida en Guerrero se desató una polémica, porque aparentemente la población no fue informada sobre la magnitud de la tormenta tropical que se acercaba a la costa.

No hubo ningún fenómeno de ninguna intensidad que no fuera alertado tempranamente a los gobiernos de los estados y a los gobiernos municipales. Nuestra labor es alertar del clima, de ahí en adelante viene el tema fundamental de dar aviso a las ciudades, que es responsabilidad de Protección civil”, precisó.

David Korenfeld Federman aseguró que el Sistema de Alerta Temprana opera desde el año pasado de acuerdo a estándares internacionales, por lo que únicamente será reforzado con más estaciones de monitoreo, para tener una mayor capacidad de medición en el país.

El protocolo de alerta que funcionó el año pasado lo vamos a seguir operando, como lo hacemos en nuestra página de internet y en todos lados”, puntualizó.

Desde el inicio de la temporada de lluvias 2013 y antes de la presencia de los fenómenos meteorológicos Manuel e Ingrid se emitieron 214 boletines de alerta temprana por ciclones tropicales y comunicación con las entidades federativas.

Para el océano Pacífico se dieron a conocer 140 avisos sobre la evolución de 13 ciclones; mientras que para el océano Atlántico, Mar Caribe y Golfo de México se distribuyeron 74 boletines sobre la presencia de diez meteoros.

Video Recomendado

Comentarios

Lo que pasa en la red